Nace en Novelda un sensor que mide en tiempo real las necesidades de agua de los cultivos

Un grupo de noveldenses se han unido para crear el «Proyecto PRISMAB», un sensor que se instala en los campos y mide en tiempo real las necesidades de los cultivos para ahorrar agua y minimizar los costes para el productor.

El «Proyecto PRISMAB» nace con el objetivo de mejorar las producciones agrícolas. Se trata de una red de sensores autónomos que mapean en tiempo real el cultivo a través del suelo para que el agricultor pueda tomar mejores decisiones y mejorar la eficacia del riego. El funcionamiento es muy sencillo. Los agricultores solo tendrán que introducir el prismab en el suelo de su cultivo y automáticamente los datos se sincronizan con una aplicación web gracias a una nueva tecnología inalámbrica. A partir de ese momento, este sensor se encargará de medir diferentes parámetros como la humedad, avisando en tiempo real al agricultor de las necesidades que tienen las plantas para aplicarles agua.

Cada uno de estos sensores abarcan un sector de riego, lo que equivale a una hectárea de cultivo dependiendo del tipo de plantación, y el agricultor tendrá la opción de pagar un alquiler mensual, lo que conseguirá «que cualquier productor o PYME tenga acceso a esta tecnología», destacaba Antonio Pastor, uno de los integrantes de este proyecto. Y es que el principal objetivo para ellos es la «democratización» de este tipo de elementos, consiguiendo así ahorros importantes para las pequeñas explotaciones.

«Cada año se desperdician millones de hectómetros cúbicos en el subsuelo, lo que representa miles de euros de pérdidas para el pequeño productor a final de año», explicaba Pastor, que es ingeniero industrial y ha dedicado los últimos años a lo que se denomina «el Internet de las cosas», es decir, aplicar la tecnología web a la vida cotidiana de las personas.

De momento cuentan ya con algunos clientes de la zona de Novelda y pueblos de alrededores, aunque su intención es empezar a comercializarlo en los próximos meses. De hecho, el proyecto se encuentra en una fase de ampliación, y el próximo paso será conseguir que tenga una autonomía de 10 años gracias a un sistema de células fototovoltaicas.

En esta fase inicial han contabilizado ya un ahorro de entorno al 10 o 15% para los productores de la uva de mesa, lo que demuestra la viabilidad del proyecto. «Es muy positivo para los agricultores, ya que dejan de regar a ciegas y además minimizan los desplazamientos al campo, ya que el sensor avisa de cualquier cambio en tiempo real», señalaba Antonio Pastor.

«Nuestro objetivo es que todos lo prueben y sepan cómo funciona», continuaba Pastor, porque «una vez lo prueban, rara vez pueden dejar de depender de este sistema».

Este proyecto se inició gracias a una iniciativa de Raquel Iñesta de la empresa Alfredo Iñesta SL, que permitió conocer al equipo de primera mano el estado del sector agrotec en Almería. Allí hablaron con diferentes agricultores que les explicaron las dificultades para acceder a este tipo de tecnología, por lo que «nos dimos cuenta de la necesidad de sacar adelante este servicio», según Pastor.

 En el equipo cuenta con Israel Miguel, Javier Ortuño, Amador Amorós y Fernando Cazorla, lo que supone «un equipo ganador», según Pastor, porque «tenemos cubiertas muchas áreas desde la ingeniería agrónoma hasta el marketing digital».

Aunque ya hay muchos agricultores que están disfrutando de esta tecnología, esperan que esté al alcance de todo el mundo en unos seis meses.

Más información:

www.prismab.com

antonio@prismab.com

1 COMENTARIO

  1. Enhorabuena y congratulaciones al equipo que está desarrollando tan interesante y necesario proyecto. Soy de Colombia, vivo en Novelda desde el año 2001 y me siento muy orgulloso de vivir acá. Felicitaciones

Responder a Nersy Valencia Cardona Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí