Opinión de Ricardo Moreno, UPyD Novelda

Tres o cuatro bajas

Dándole vueltas a cómo describir este Ayuntamiento y este pueblo, he pensado en usar la siguiente imagen. Este Ayuntamiento, desde hace al menos una década, es como un perro flaco y cansado que necesita beber, comer y recuperarse. Y ustedes habrán oído aquella frase de: «A perro flaco, todo son pulgas». Y es que a este «perro flaco» también le pasan otras cosas. Le pasa que abundan las moscas y otros parásitos se ceban en él sin compasión. La pasa que, a estas alturas y con elecciones a la vista, le empiezan ya a acechar y rondar hienas y carroñeros, a la espera de una caza y presa fácil. La vida y la naturaleza son así. A estas alturas de la película para qué nos vamos a quejar, ¿verdad? Unos lo sacrificarían, para comprarse otro. Algunos lo abandonarían. Otros pasarían de él, creyendo que sus problemas no acabarán por ser nuestros. Algunos intentarían hacer algo y se cansarían. Y los menos lo cuidarían hasta el final para intentar salvarlo. Pero, bueno, no vamos a esperar milagros ni que las cosas y las personas dejen de ser lo que son. 

Porque en este país pasan cosas muy curiosas. Pasa, por ejemplo, que la gente no suele votar a favor de algo, sino contra alguien. También pasa que hay una parte del voto que lo es por pura diversión y ganas de cambio. Y el resto es y será siempre pura inercia. Por eso, no voy a echar la culpa a nadie nunca de lo que pase. La verdad es que aquí es muy difícil saber lo que se está cociendo «detrás del telón». Es casi imposible que la gente sepa lo que realmente ocurre detrás de lo que poco que se pueda ver en los plenos y las ruedas de prensa. Además que a casi nadie le importa un pimiento nada (hasta que les llega el recibo del IBI o tienen un problema con el Ayuntamiento) y hay mucho aprovechado e interesado, intoxicando lo poco que pueda llegarles.

En fin, no quiero dejar pasar esta oportunidad de decir algo que he aprendido en estos cuatro años, por si hay alguien leyéndome al otro lado. En cuatro años, aunque al principio no lo parezca, se pueden hacer muy pocas cosas importantes. Pero muy, muy pocas. Aquí se han conseguido algunas: Sacar a este Ayuntamiento de la quiebra, que todos los proveedores cobren a tiempo, recuperar el CSAD, mejorar el servicio de recogida de basura y limpieza de las calles, desatascar y reiniciar el Plan General, etc. En fin, que un mandato da para esas tres o cuatro cosas importantes. Lo he comprobado en mis carnes. Y eso contando que uno quiera hacer algo realmente y se deje literalmente, al menos en mi caso, la piel. He acabado exhausto. Sobre todo, uno de mis mayores fallos, ha sido gastar energías en intentar resolverlo todo y a la vez, sin medir bien mis energías ni, sobre todo, ser consciente de que una administración es una lenta y pesada maquinaria que tarda mucho en ponerse en marcha y actuar. Por eso precisamente les decía que aquí hay pocas «balas» que gastar y conviene apuntar muy bien y con cuidado.

Esa es una de las cosas que he aprendido. Pero aún me queda por aprender si todo lo que se ha hecho le importará a alguien. Lo dudo. Porque una cosa es  lo que se ve y aparenta, y otra lo que se hace o se ha hecho. No lo olviden. Hay aquí algún que otro camelo, vende-motos, cobardes, inconscientes, caraduras y gandul y gandula que pasan por lo que no son.  Pero eso pasa siempre con la gente y pasa, sobre todo, con los políticos.  Para terminar, y como les decía antes, he aprendido que para un político en realidad hay muy pocas balas que gastar, para hacer algo por cambiar de verdad las cosas. Pero, ahora que lo pienso bien, ustedes en realidad tienen aún menos «balas». Tienen una sola, una sola «bala» cada cuatro años. Mi consejo: Aprovéchenla lo mejor que puedan.

4 COMENTARIOS

  1. Este tipejo cada vez que escribe es para resaltar lo negativo de la politica del Ayuntamiento y de la vida publica, y luego va se apunta a vivir de ella a no hacer nada y a decir que en cuatro años no se puede hacer nada, cuando todo/as sabemos que cuatro años dan para mucho, esta asumiendo implicitamente su propio fracaso, dice que ha sacado al Alyu7ntamiento de la quiebra, y al mismo tiempo dice que todo son pulgas y esta lleno de parasitos, se ha parado a pensar si el es un parasito que cobra y no cumple lo que prometio? se ha parado ha pensar que puede ser el trnsmisor de los parasitos el con su actitud?

  2. No entiendo nada, como dice que ha recupera al Ayuntamient y luego dice que está lleno de pulgas y parásitos, eso se pega y pasan de uno a otros, haber si es el quien contagia, no respeta lo que los ciudadanos votan, los que no piensan como el no son personas, altera resultados electorales, no sabe lo que es democracia, piensa muy mal de los políticos y del Ayuntamiento y mata por seguir viviendo de él, en su programa cantidad de cosa ha hacer, y ahora que no ha cumplido nada dice que en 4 años no da tiempo ha hacer nada. Eso sí cobrar si da tiempo y pedir más tiempo también y eso que está lleno de cobardes carroñeros, caraduras gandules, lo dice por experiencia no ha hecho nada importante en 4 años, quien vende humo camellos y demás? El mismo que quiere más tiempo y dinero. Y altera resultados del pueblo, el filósofo político eso lo hace genial. Menos palabrería y más gestionar, la gestión no sólo es lo económico es cumplir lo prometido y no alterar la voluntad del pueblo

  3. Es una verdadera lástima que este hombre tenga que desaparecer del plano político, que no haya ningún partido que se proponga recuperar para la gestión del gobierno local a este señor que al menos en los asuntos económicos ha demostrado su valía. Seguro que los siguientes que vengan no serán tan eficientes, pero claro, es que hoy priman otros intereses, los personales, los partidistas, los del pasteleo, etc.
    Asi nos va y luego dirán que trabajan para y por nosotros…

  4. Menudo concepto tiene este señor de sus colegas en el Ayuntamiento, camelo, vende motos, gandules,inconscientes,caraduras …..No sabemos a quien se dirige con estos epítetos tan ilustrativos de la condición humana, si a sus propios compañeros de gobierno o a los de la oposición, puesto que no creo que se refiera a los funcionarios y técnicos en los que este hombre se ha apoyado y confiado durante toda la legislatura para realizar sus funciones en el área económica.
    El utilizar este tipo de calificativos dice bien poco de un responsable político aunque no es nada raro en los tiempos que corren que hasta el señor Ricardo Moreno se apunte a la moda del insulto y la crispación política. De verdad me sorprende que un hombre que ha demostrado ser una persona inteligente y rigurosa en su gestión, con un nivel muy superior a sus compañeros de gobierno y una capacidad de trabajo y estudio de los asuntos inigualable, acabe su mandato con estas palabras . Y encima me dicen que es un poeta y editor de libros. Vaya por Dios!!.

Responder a Yo Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí