A Martinica, el sueño de un noveldense que se hace realidad

Marcos Alejandro Rodríguez dejó sus estudios de psicología y se fue hasta Cataluña para hacer su sueño realidad y formarse en la ESCAC (Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña). A partir de aquí comenzó su nueva y costosa vida en la que, por suerte, siempre se ha sentido apoyado.

Durante el primer ciclo en el que estuvo en Barcelona estudió las bases de lo que hoy es el cine y reconoce que “es curioso como traban en esa escuela ya que no te enseñan a grabar ni a hacer cine, te enseñan a practicar cine”. Utilizando esta metodología, con las herramientas de la escuela, con poco tiempo, mucha imaginación y contando con el apoyo del grupo que colaboró con él, dio vida a su primer corto sobre “violencia de género gay”.

Posteriormente, dejó a un lado los estudios cinematográficos y ahora mismo, se encuentra en un momento en el que “necesito profesionalizarme” y para eso, “voy a dar un paso adelante, buscar un sentido profesional a mi carrera y hacer cine para el gran público”.

A Martinica es su próximo cortometraje histórico en el que él mismo será el protagonista y a través del que viajaremos hasta los años 39/40, momento en el que los “alemanes entraron a Francia y, tras la Guerra Civil española, los exiliados comenzaron a volver a casa,” pero no encuentran en su Novelda natal lo que recordaban, sino a “militares vestidos de civil que acababan con la vida de los refugiados”. El noveldense Fran Tomás también colaborará en esta creación dado que será el segundo director y, para el resto de personajes ha contado con la colaboración de vecinos de Novelda que serán extras, y con Quique Montoya, vecino de Elda, que será el encargado de interpretar a otro de los personajes principales. Dado que necesita a 50 figurantes más, hace un llamamiento a la población para que colaboren con él y, del 28 al 30 de mayo, sobre las 16:00 horas estén por la zona del Casino y del Pasaje vestidos de época “con bastón, bufanda y traje con camisa” al estilo de los años 40. “Estaré encantado de recibir a quien quiera participar para hacer un buen cortometraje”.

Además, también busca patrocinadores que le ayuden a llevar adelante esta ilusión y costear  las “ordenanzas que piden 140€ al día por rodar cine en la calle”. Ante esta situación, Marcos Alejandro lo tiene claro: “¿No se puede crear arte en el espacio urbano sin atacar, sin hacer vandalismo, y cumpliendo unas leyes?”.

Por el momento, cuenta con el apoyo e implicación del equipo que forma parte de A Martinica y agradece a la gente que le está ayudando a sacar este proyecto adelante, “gente del pueblo sin ningún interés por el dinero, a la que le gusta el cine y quieren colaborar conmigo, con el cine español”. 

Otras noticias de interés

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,567FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,830SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES