Comienzan las IX Jornadas de la Ilustración con «Antecedentes de Lepanto (1571)»

La Asamblea Amistosa Literaria de Novelda dedicará las IX Jornadas de la ilustración a conmemorar la mítica Batalla de Lepanto en el 450 aniversario de la efeméride con una serie de videoconferencias en las que intervendrán destacados marinos, historiadores y escritores que aportarán sus vastos conocimientos sobre esta batalla que cambió el curso de la humanidad.

La conferencia inaugural ANTECEDENTES DE LEPANTO (1571) tendrá lugar el próximo 7 de octubre de 2021, a las 19 horas y será impartida por el Excmo. Sr. D.  Cristóbal Colón de Carvajal  y Gorosabel,  Duque de Veragua.

La videoconferencia podrá seguirse en el siguiente enlace:

https://us06web.zoom.us/j/86064556955

ID: 860 6455 6955

o en directo a través de la página de Facebook https://www.facebook.com/asambleaamistosaliteraria/

El Excmo. Sr.  D. CRISTÓBAL COLÓN DE CARVAJAL, duque de Veragua, es la actual cabeza de la rama principal de los descendientes del Descubridor de América. Como tal ostenta los títulos de Almirante y Adelantado Mayor de las Indias, duque de Veragua y marqués de La Jamaica.

Es Capitán de Fragata de la Armada (R). Estuvo embarcado como oficial en varios buques, fue piloto naval de helicópteros antisubmarinos en portaaviones. Después se especializó en lucha antisubmarina y regresó a los barcos. Fue Segundo Comandante de la corbeta “Vencedora”. Un año después fue nombrado Comandante del “Deva”, tras lo cual se incorporó al Estado Mayor de la Armada, en Madrid, en lo que fueron sus últimos cuatro años de servicio.

En ese momento pasó a trabajar durante quince como ejecutivo en una empresa del sector financiero. Está en posesión de varias condecoraciones nacionales y extranjeras. Entre ellas destaca la medalla “ForSelfsacrifice and Bravery” concedida por el General Jaruzelsky, Presidente de la República de Polonia en 1983, por su protagonismo en un salvamento en la mar.

En 1992, acudió a numerosos actos Conmemorativos de las celebraciones del Quinto Centenario del Descubrimiento de América en España, Estados Unidos, República Dominicana, Italia y Puerto Rico. En 2002 fue nombrado Embajador en Misión Especial. Ejerció este cargo asistiendo en representación de S.M. el Rey y del Gobierno de España a actos conmemorativos celebrados en Honduras y Costa Rica en 2002, en Jamaica en 2004 y al Centenario de la Independencia de Panamá en 2003, siendo recibido por los Presidentes y autoridades nacionales. Con ocasión de estos viajes oficiales ha sido distinguido con la entrega de numerosas llaves de ciudades, medallas, diplomas acreditativos y nombramientos como ciudadano de honor o visitante ilustre.

Es académico correspondiente de la Real Academia de la Historia, miembro de la Real Asociación de Hidalgos de España (1958), académico de honor de la Real Academia de la Mar y de la Academia de la Hispanidad, miembro del Patronato del Museo Naval, presidente de honor de la Real Sociedad Colombina Onubense y de la Asociación Cristóbal Colón de Mallorca, del Foro Iberoamericano de la Fundación Carlos III, miembro correspondiente de la Academia de Ciencias, Invención, Ingeniería e Investigación de México, socio de Honor de la Real Liga Naval Española, Hijo Adoptivo de la ciudad de Melilla, miembro honorario de los Knigths of Columbus, miembro de mérito de la Fundación Carlos III, medalla de la Academia de Ciencias, Invención, Ingeniería e Investigación de México, socio de honor de la Asociación de prensa Hispanoamericana, carnet de periodista de la Asociación de Periodistas de España y Hermano de Honor de la Ilustre Cofradía del Real Cristo del Socorro de Cartagena. Ha sido Grand Marshall del Pasadena Tournament of Roses, del desfile del Columbus Day en New York y del Festival de Globos aerostáticos de New México.

Está casado con Doña Isabel de Mandalúniz, Marquesa de Taurisano y tienen dos hijos varones. Entre sus aficiones, destaca su pasión por la Historia, en especial por el período de los descubrimientos geográficos españoles y portugueses de los siglos XV y XVI. También se interesa por el Arte y la tecnología. Sobre estos temas, ha pronunciado conferencias en universidades españolas y extranjeras y ha escrito más de 240 artículos para revistas y periódicos.

——–

Desde principios del siglo XVI, los turcos se dedicaron a saquear las costas italianas y españolas, asaltando las ciudades costeras y tomando numerosos prisioneros destinados a la esclavitud. En 1570, la isla de Chipre fue invadida por los turcos. 20.000 cristianos fueron masacrados en Nicosia. Esta noticia impulsó a los príncipes cristianos a escuchar la voz del Papa, y así formaron la Liga Santa para asegurar las costas mediterráneas.

La batalla naval de Lepanto tuvo lugar el 7 de octubre de 1571. En ella se enfrentó la flota otomana, dominante en el Mediterráneo en aquella época, a la flota de la Liga Santa, establecida por iniciativa del Papa San Pío V, y conformada por elementos españoles, venecianos, genoveses, malteses, saboyanos y pontificios.

Poco antes de la batalla, don Juan de Austria se puso de rodillas y oró a Dios pidiéndole la victoria para los suyos. Don Juan cuenta que, en ese momento, «fue el mar aquietado de tanta bonanza, cuanta se pudo desear y forzó a la armada enemiga a plegar su velas y venir a remo», lo que permitió a la Armada cristiana ponerse en orden de batalla.

Cuando las fuerzas avanzaban se toparon con un cambio en la dirección del viento, que comenzó a venir desde el oeste, lo que beneficiaba a la flota católica. Los sacerdotes de las galeras cristianas, que eran jesuitas en el caso de los Habsburgo y franciscanos en las venecianas, creyeron que aquello se debió a una intervención divina.

Don Juan ordenó cortar los grilletes de los prisioneros condenados a galeras y entregarles armas. De buena mañana, los dos bandos comenzaron a formar sus líneas de batalla en el golfo de Patras.

Sobre una pequeña barcaza, Don Juan de Austria navegó frente a algunos navíos gritando a sus hombres: «hijos a morir hemos venido, a vencer, si el cielo así lo dispone. No deis ocasión a que, con arrogancia impía, os pregunte el enemigo: ¿dónde está vuestro Dios? Pelead en su santo nombre que, muertos o victoriosos, gozaréis de la inmortalidad».

Cabrera de Córdoba describiría así la batalla:

«Jamás se vio batalla más confusa; trabadas de galeras una por una y dos o tres, como les tocaba… El aspecto era terrible por los gritos de los turcos, por los tiros, fuego, humo; por los lamentos de los que morían. Espantosa era la confusión, el temor, la esperanza, el furor, la porfía, tesón, coraje, rabia, furia; el lastimoso morir de los amigos, animar, herir, prender, quemar, echar al agua las cabezas, brazos, piernas, cuerpos, hombres miserables, parte sin ánima, parte que exhalaban el espíritu, parte gravemente heridos, rematándolos con tiros los cristianos. A otros que nadando se arrimaban a las galeras para salvar la vida a costa de su libertad, y aferrando los remos, timones, cabos, con lastimosas voces pedían misericordia, de la furia de la victoria arrebatados les cortaban las manos sin piedad, sino pocos en quien tuvo fuerza la codicia, que salvó algunos turcos».

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,741SeguidoresSeguir
3,500SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES