Presentación del proyecto Puerto Seco

2 COMENTARIOS

  1. Al niño que todos llevamos dentro:

    Hay un niño a bordo de un navío de interior, que ostenta el grado de Capitán de fragata por sufragio universal. El niño, aun no teniendo puerto ni mar, ni opción a tenerlos, y preso de una pataleta, obliga a su tripulación a construir un puerto seco, al que en lugar de llegarle olas, le arribarán trenes de espuma cargados de los desvaríos propios del clima subdesértico, que rodea su derroche de genialidad.
    ¿Cuándo acabará el tiempo de las obras faraónicas, cuyo único destino seguro, es y será: que acabarán convertidas en ruinas a medio hacer?, ¿Cuándo aprenderá el Capitán, que remar sobre tierras ajenas, traerán aguas revueltas, y que estas serán las únicas que bañarán la sequedad de su puerto?

    Enrique José

  2. ¿Es necesaria una causa por la que dejar tu piel en la brega?, hela pues aquí:

    Rodeado de escombros se hunde un decrépito velódromo, que antes de ver la luz del túnel, se perdió en la muda dialéctica de la demagogia del aquí no pasa nada. ¿Por qué se empeña el pasado en dar vueltas al entierro del primer gran pelotazo a la vista de todos…, y todas las personas de bien que lo circundan?

    Propiamente hablo de lo ocurrido, en aras de no cometer errores que supusieron el lento y progresivo endeudamiento del erario público… Otra vez, estamos ante los sueños grandilocuentes de la mente que empobrece por la avaricia, que en lugar de ayudar al medioambiente, restaurándolo a su perdido verdor, lo vende a piezas a cambio de nada…, vamos…, de poca cosa.

    Hace falta recordar que se cae a pedazos el Instituto tecnológico del mármol, sometido a la vorágine del sálvese quien pueda, y que las consecuencias penales que deriven de la causa las page Dios… ¿Hace falta recordarlo, o, basta con pasar por el abandono del Xorro l´Azud para constatar una vez más el empeño en no proteger el patrimonio natural, histórico y cultural del valle de las Uvas?

    ¿Es menester arar la tierra de punta a punta, para satisfacer el ego de la irresponsabilidad?, y digo más: ¿Sobre qué recae la responsabilidad de velar por el bienestar y la salud natural de la biodiversidad de este valle? Me refiero a todo el valle, no sólo a los dos o tres rincones que muestran las acostumbradas fotos de rigor.

    Enrique José

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí