Deportistas noveldenses, por Vicente Díez.- José Luis Ibáñez (baloncesto)

Nº 129) José Luis Ibáñez Tejero (jugador de baloncesto).-

Hoy publicamos la biografía de un joven que es más que una promesa del deporte. Por su progresión, se le puede catalogar como una realidad en el juego de la canasta. El protagonista de hoy nació en el año 2000 y está a punto de cumplir los 19 años; por tanto, tiene margen para demostrar lo mucho que de él se espera.

Sus padres, Maribel y José Luis, quien junto a un hermano trabaja en el taller mecánico Ibáñez y del cual soy cliente. José Luis hijo es el mayor de dos hermanos y su hermana María le ha acompañado en toda su trayectoria deportiva.

El muchacho se diría que nació para el baloncesto, pues comenzó a lanzar el esférico a la tierna edad de 5 años en el colegio Padre Dehon. Viendo su desenvoltura, le integraron en un conjunto de jugadores alumnos de 7 años. No desentonaba entre los demás; compensaba su mejor técnica incipiente con la estatura de sus compañeros.

Pasó por los diversos cursos en este colegio y su aportación al equipo fue continua, así como eficaz hasta 6º curso de Primaria (12 años). Siempre fueron campeones de la liga escolar y su nombre no pasaba desapercibido entre los rivales. Incluso antes, acudieron varias veces al campeonato autonómico de la Comunidad Valenciana, con un tercer y un cuarto puestos finales en categoría Benjamines. A los 6 años, cualquier niño/a prefiere ver los dibujos animados, pero José Luis seguía al pie del cañón, o de la canasta y logró ser merecedor del título MVP (mejor jugador en un partido o torneo) de una estancia o Campus en Xorret de Catí, donde siguió divirtiéndose y aprendiendo. El equipo local CB Jorge Juan comprobó que era un diamante por pulir y lo incorporó a su grupo de base. Allí fue aprendiendo y mejorando su técnica durante dos años, hasta 2012. Le preseleccionó la Comunidad Valenciana para la tecnificación en la categoría Alevín.

En su senda ascendente, participó en el Campeonato Nacional Alevín, en minibasket por Comunidades Autónomas, celebrado en San Fernando (Cádiz) y junto a otras promesas destacadas de la canasta, consiguiendo el bronce. Por otra parte, ya le había ojeado el equipo superior de la provincia, el Lucentum, con el que entrenaba dos veces semanales y del que le llevaron a participar en la Copa del Rey en Barcelona.

Comienza a jugar en la cantera del Lucentum en el 2013, como Infantil de primer año. Estuvo en dos Torneos: en Monzón (Huesca) finalizaron terceros y en Benidorm fueron los mejores. En la final autonómica acabaron subcampeones frente al Valencia Basket, lo que les clasificó para el Campeonato de España en Guadalajara. Y continuó su progresión técnica durante toda aquella temporada con la selección valenciana.

El año 2014 fue inolvidable para él y sus muchos admiradores, entre los que se encontraban siempre sus padres incondicionales. Siguió en el Lucentum como Infantil de segundo año; arrasaron en la Liga pues acabaron invictos, al coincidir el número de partidos con el de victorias. Igualmente se llevaron el campeonato autonómico, en el que José Luis fue el máximo anotador del equipo. Posteriormente, integrado en la selección valenciana fue a disputar el Campeonato Nacional en Zaragoza, donde repitió lo de máximo anotador de su selección. De nuevo con el Lucentum se desplazó a la ciudad gallega de Cambados para el Campeonato de España de Clubes, consiguiendo el mejor resultado de su categoría hasta entonces, con un 7º puesto.

Ascendió otro peldaño más al integrarse en la selección española; esto ya suena a palabras mayores, para un Torneo internacional con el conjunto U-14, celebrado en Sant Adriá (Barcelona) y finalizaron siendo campeones y él fue considerado por los técnicos internacionales de un reducido grupo de cuatro jóvenes entre los mejores jugadores individuales. Le invitaron después a participar en el Campus de Élite Jove, en Solsona (Lérida) y fue designado como el MVP. Con la selección española se desplazó a Eslovenia (antigua Yugoslavia) para jugar el Torneo BAM, siendo el capitán de la selección y al acabar le designaron como “integrante del quinteto ideal del Torneo”.

Contactaron con él para ficharle diversas canteras de clubes de la ACB (máximo nivel nacional) de Sevilla o Málaga; no obstante, rechazó las ofertas por seguir un año más formándose en la cantera alicantina. Total, sólo tenía 14 años y a esa edad lo mejor es estar cerca de casa y de la familia.

Año 2015; ya es Cadete de primer año en el conjunto Lucentum y jugaron el VI Torneo de Navidad en Javalambre (Teruel), siendo el máximo anotador del equipo. Sigue en contacto con la selección valenciana y fue suplente en el Campeonato Nacional por CC. AA. También se desplazaron a Hungría para el Torneo Szent Istvan, con los mayores registros de anotación en su equipo. De vuelta a “la terreta”, disputó el II Memorial Paco Pastor ante rivales de la categoría del Real Madrid o el UCAM de Murcia, acabando en lo más alto del podio y a nivel personal, fue el MVP del Torneo.

En el Campeonato Autonómico fueron terceros y asimismo, estuvo en el Campeonato Nacional de Clubes, anotando una media de 12,5 puntos por partido, enfrentándose nuestro protagonista a muchachos con un año más de edad, ya Cadetes de segundo año. Regresa al Campus de Élite Jove en Solsona y recibe el premio “al jugador más trabajador” del Campus. Tuvo la oferta del equipo malagueño Unicaja y decidió cambiar de aires, ante la irrenunciable posibilidad de integrarse en un conjunto de la máxima solera.

Año 2016. Ya en el Unicaja, integrado como Cadete. Se hace duro de conllevar la distancia con la familia; el cambio de ciudad, así como de colegio y compañeros; si bien, consigue adaptarse por su deseo e ilusión de seguir aprendiendo y colaborar en un gran club del que es el más joven, aunque con el detalle positivo de ser el jugador más valorado y máximo anotador. Este muchacho va imparable hacia el profesionalismo y figura destacada del basket. Continúa la Liga provincial malagueña con liderato final, así como en la Primera Nacional de Clubes en la que acabaron imbatidos y José Luis aportó un promedio de 13,5 puntos por partido. Consiguen el subcampeonato autonómico de Andalucía; son importantes allá donde van y los rivales les temen y respetan. De inmediato, fue elegido por la selección andaluza para el Campeonato Nacional por CC.AA., donde acabaron quintos. Viendo sus prestaciones, le integraron en la selección española para jugar un Torneo en Iscar (Valladolid), con buenos resultados individuales.

Al acabar la temporada y como recompensa a su esfuerzo y aportación, el conjunto Unicaja le ofrece hacer la postemporada con el equipo ACB, similar a la Primera División en el fútbol, algo irrenunciable para cualquier joven que sueñe con un futuro en la élite y con proyección ascendente; allí siguió ampliando su aprendizaje. Tras las vacaciones de este deporte, volvió con el equipo ACB y fue al II Torneo Encestarias, en Villagarcía de Arousa (Galicia). El debut fue sensacional; a los tres minutos dejó a todos boquiabiertos con dos triples y una canasta de dos puntos, así como un rebote y una recuperación. A estos Torneos suelen acudir ojeadores y cazatalentos de diversos equipos y le valoraron con un nueve, rozando la perfección a los 16 años.

El conjunto ACB tiene para José Luis proyectos más altos y actuó con esa camiseta frente a equipos “de otra galaxia” como son los profesionales del Real Madrid, con Rudy Fernández entre los blancos o el conjunto turco del Fenerbahçe, con los que se midió en el VI Torneo del Sol. Allí se las vio con profesionales que hemos oído y visto por televisión, como Jan Veselý; Bogdanovic; Pero Amtic; Felipe Reyes o Ayon. En el campeonato autonómico de Andalucía vencieron en la final al conjunto sevillano; otro galardón más para su vitrina de trofeos. Con un permiso especial hacia él, conllevaba dos camisetas: la del Unicaja y la del ACB, combinando las competiciones de ACB y la Eurocup, con las que se viste en numerosas ocasiones, aunque no llega a debutar en partido oficial; aun así, consiguió para su currículum una Eurocup. Acaba con ellos la temporada; se había merecido el descanso vacacional de un mes en verano, así como el reconocimiento de su clase.

La temporada 2016/17 jugó en el equipo junior en categoría EBA, siendo el jugador con más minutos de juego y máximo anotador a nivel nacional de la liga EBA, con una media de 15,8 puntos/partido. Ya se daba por seguro, como así fue, conseguir ambos campeonatos: el provincial de Málaga y el autonómico andaluz frente al Real Betis Energía Plus. En el Campeonato Nacional por Clubes en Bilbao acabaron en 4ª posición ante rivales de mucha clase como el CB Academy; el Joventut de Badalona y fue imposible superar al FC Barcelona. Asimismo, consiguieron el segundo puesto, cayendo ante el Real Madrid en el Torneo Adidas Next Generation, organizado por la Euroliga. Siguió en su proyección positiva, pues la Federación Española le convocó para el Torneo de Semana Santa en Bratislava (República Eslovaca) y a continuación con apenas 17 primaveras actuó con la elástica hispana, más conocida por “la roja”, en el Campeonato de Europa celebrado en Eslovaquia, de donde se trajeron la medalla de plata.

Nueva temporada, la 2017/18. Se confirman todos los buenos augurios precedentes, iniciando con el conjunto ACB el Torneo Costal del Sol, así como el campeonato autonómico; se da por aceptado que el campeonato provincial en Málaga “se les ha quedado pequeño”, ante la superioridad manifiesta. Repitió en la categoría EBA y volvió al Torneo de Euroliga Next Generation en Hospitalet, tras haber estado concentrado con la U18 en Ciudad Real. Se daba por hecho, como así fue, que lograrían por enésima vez tanto la Liga provincial malagueña como la autonómica andaluza; en esta última, fue el héroe al lograr la canasta decisiva en el último suspiro. De allí, al Campeonato Nacional en Cáceres. A continuación, se desplazó a Albacete para integrarse en la selección española U18 en el Torneo Semana Santa y acabó el ciclo repitiendo la postemporada con el ACB.  

Se veía venir; este joven acabaría pasando al profesionalismo. Finaliza la fase “de aprendizaje” con el Unicaja, recibiendo ofertas de varios equipos. Pero José Luis demostró tener visión de futuro, pensando en qué hará cuando acabe para él esa maravillosa fase de su vida, el deporte y eligió estudiar la carrera de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Albacete, por lo que se decantó a fichar por el equipo CB JAFEP Fundación Globalcaja La Roda, en la competición o categoría de LEB plata. Está relativamente cerca de Novelda y en esta nueva etapa, al igual que las anteriores, hay que seguir trabajando duro y mejorando el juego para poder ganar minutos en esta competición, puesto que el objetivo es intentar llegar a lo más alto.

Y por fin, llegamos a la actual temporada 2018/19 con mucha ilusión y ganas de prosperar, pero… esto se detuvo en octubre pasado debido a una lesión de rodilla sufrida durante un entrenamiento, con diagnóstico de fisura en la tibia. Se reintegró a los entrenamientos en febrero/19 y declara que “está con la moral a tope y con muchas ganas de dejarse ver”, entre los del equipo.

Sería injusto silenciar la enorme colaboración aportada por su madre, Maribel, tanto en el texto como en fotografías, lo cual agradecemos. José Luis, tienes “madera” o clase innatas. Ojalá llegues a lo más alto; desde estas líneas te lo deseamos. ¡Ánimo, campeón!

 

6 COMENTARIOS

  1. Me han dicho que salía esta historia y me gusta que se acuerden de este muchacho. Le jugar cuando era casi un niño y sabía que llegaría lejos.

  2. Como siempre, agradezco tanto a los lectores como a los que aportan sus opiniones. A mí personalmente, me gustan tanto el baloncesto como el atletismo, como espectador. Aunque mi deporte que practiqué fue el ciclismo, pero ver los saltos de los jugadores del basket o las carreras de toda distancia en el atletismo, me enganchan. He procurado seguir los datos aportados en Novelda Digital sobre este joven Ibáñez.
    Hasta la próxima biografía

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí