RESURRECCION

Artículo de opinión | José Penalva Navarro

Como Cristo, todos, cuando nos vamos a la otra vida, resucitamos, y por ello seguimos viviendo en otro plano de la existencia, con posibilidad de comunicarnos con nuestros seres queridos, dependiendo del adelanto espiritual de esas almas y siempre con la voluntad de Dios. 

De esa creencia nacen estas comunicaciones con mi madre que se fue al Cielo. 

Glorioso despertar 

Mi despertar fue hermoso. 

todos estaban allí, 

esperando mi venida, 

con los brazos abiertos, 

y mi Jesús fue mi guía. 

La luz es hermosa 

la tranquilidad también, 

las flores están bien puestas 

en estos caminos del Edén. 

Los hermanos y familiares, 

compartían el séquito,  

de mis acompañantes celestiales 

y ellos me guiaron 

por estos parajes 

que van a ser esenciales.. 

Gracias hijos y nietos queridos, 

habéis sido mis apoyos sustanciales 

para emprender el camino 

que Dios y Jesús me guardaban 

en este cielo glorioso, 

donde nacen las bondades. 

y donde mi espíritu tiene su luz, 

y donde vuestro padre 

de nuevo lo tengo en mi mano 

diciéndome que me quiere, 

y con sus siempre verdades. 

Gracias de nuevo os doy, 

por vuestro trato, 

y por vuestras bondades, 

sé que sufristeis 

viendo mi agonía, 

que fue muy suave. 

y que me cogísteis de la mano, 

y que me besábais de amor 

y esas caricias vuestras 

me llegaban al corazón. 

Sed buenos con vosotros mismos. 

ayudaros con tesón, 

y (LA MARE) desde aquí, 

os ayudará con fervor. 

Que Dios os acompañe, 

y que Jesús os bendiga, 

y os abrazo a todos, 

en esta despedida. 

Hasta otro momento, 

Leticia. 

A mi madre que está en el Cielo 

Hemos sabido de ti, 

nos has regalado tu sentir, 

nos has dado tu amor, 

incluso desde allí. 

Sabemos que has estado acompañada. 

en esos caminos de luz, 

y que Jesús está contigo, 

que te esperaba, 

junto a tus familiares queridos. 

Tenemos nuestros sentimientos 

enfrentados y esperanzados, 

lloramos de alegría. 

de saber que estás con él. 

sabiendo que le querías, 

y que sentías pasión por él, 

pero al mismo tiempo 

lloramos por no tenerte, 

se nota mucho tu ausencia, 

pues era hermoso verte, 

y sentir tus caricias, 

y también poder besarte. 

Sentada en tu sillón, 

recibías nuestro cariño, 

y nuestros cuidados, 

y también nuestros desvelos, 

por poder verte feliz, 

y necesitar tus besos. 

Fuiste madre ejemplar, 

estuviste siempre alerta, 

cuidando a todos los tuyos, 

y enseñándonos a ver la luz, 

la que tu ahora ves. 

desde ese Cielo hermoso. 

No te preguntamos quien es Dios, 

por que tú ya nos lo has enseñado, 

desde aquí, desde esta tierra, 

donde tú has estado, 

impartiendo tu enseñanza, 

y dándonos ejemplo, 

con tu vida consagrada 

a ese valor supremo, 

de conocer la verdad 

la que nos has entregado 

con tu infinita bondad 

Tu hijo 

Pasión de Madre 

Como os quiero, hijos, 

no lo puedo evitar, 

dirigirme a vosotros, 

es como hacerlo 

a un hermoso manantial. 

Manantial de flores 

esencia de mi vida, 

de mis desvelos 

y de mi amor celestial. 

Todo eso está en mis recuerdos, 

bellos todos ellos, 

de haber estado con vosotros 

y de haberos tenido conmigo, 

y haberos querido 

y también de haberos ofrecido, 

mi amor y todo mi cariño. 

Amores de mi vida, 

singulares flores 

de mi bello jardín, 

quiero que sepáis 

que siempre estaré cerca 

que os diré cosas hermosas, 

y procuraré estar alerta 

en vuestros desvelos 

y vuestras incertidumbres, 

y siempre ayudaré 

con el permiso de Dios, 

él es el que nos da la vida 

y él es el que nos ayuda 

a caminar por siempre. 

La Mare vos besa a tots.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí