«Perverso». Opinión de Armando Esteve, Ciudadanos Novelda

Cuando una norma, como el sistema de financiación autonómico, es sumamente malo (es complejo, opaco y politizado) y causa daño intencionadamente, no cabe duda de que se trata de un sistema perverso.


Cabe pensar que es un tema que nos afecta poco a los noveldenses, pero es de las cosas que más daño nos hace y de las que menos nos ocupamos. Sea por los calores que sufrimos, o por que es un tema que aparece y desaparece según la sequía de otras noticas más mediáticas, les propongo alguna reflexión al respecto.

Cuando todavía los noveldenses no hemos terminado de pagar la deuda municipal acumulada por los sucesivos presupuestos con ingresos ficticios de pasados mandatos, ahora, y desde que gobierna el PSOE en nuestra comunidad autónoma, se repite la jugada, pero con una bola mucho más gorda, concretamente hablamos de 11.000 millones de euros inventados, hasta hoy, de falsos ingresos para cuadrar los gastos, y que como resultado más evidente es que ya somos la comunidad con mayor deuda por habitante.


Y dado que parece imposible, reformar el sistema de financiación autonómica, poniendo de acuerdo a todos, tal vez sea conveniente abordar el problema en su totalidad, y buscar un nuevo sistema de financiación para el conjunto de administraciones, más justo, sin privilegios para nadie, y más eficaz en términos de redistribución de la riqueza, tanto interterritorial como entre personas.


En torno a este necesario cambio de sistema de financiación, alguna de las ideas que varios economistas han propuesto podrían ayudarnos a “matar varios pájaros al mismo tiempo”. Evidentemente, para abordar cada una de ellas se necesita mucho más espacio y tiempo del que ocupa este artículo, pero coinciden en avanzar hacia una mayor descentralización y corresponsabilidad fiscal de las autonomías y municipios, así cada administración habrá de cubrir con sus ingresos las competencias que le sean propias, esto equivale a extender el sistema de concierto del País Vasco al resto.


Se trata de eliminar los actuales privilegios, dando al resto de autonomías las mismas normas y oportunidades, se eliminaría el actual reparto perverso y la redistribución de la riqueza se haría a través de partidas directas desde los presupuestos generales del estado, algo similar a lo que sucede dentro de la Unión Europea.

Ciertamente aumentaría la competitividad y corresponsabilidad entre las administraciones sobre el binomio gasto-fiscalidad, algo que da buenos resultados, evitando el despilfarro y el gestionar solo pensando en recibir ayudas, o lo que es peor, inventarse ingresos ficticios cuando las cuentas no salen aplicando el actual, vigente y perverso sistema de financiación.

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,721SeguidoresSeguir
3,270SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES