Desarticulada una organización criminal que importaba grandes cantidades de cocaína oculta en el plástico de bebidas y textiles

Han sido detenidas un total de 18 personas y realizadas 5 entradas y registros en las provincias de Murcia, Valencia y Alicante, siendo desmantelados dos laboratorios de cocaína

La Guardia Civil, en la denominada operación Picass 21, en colaboración con la DEA (Drug Enforcement Administration) de los Estados Unidos, así como con la DIRAN (Dirección de Antinarcóticos) de la Policía Nacional de Colombia y la Policía Nacional de Ecuador, han desarticulado una importante organización criminal dedicada a introducir cocaína en España por vía marítima, procedente de Sudamérica.

Se ha procedido a la detención de un total de 18 personas, de los cuales 16 son hombres y 2 mujeres, y a la investigación de otros 3 hombres. Los implicados tienen edades comprendidas entre 23 y 59 años, y son de nacionalidades colombiana, ecuatoriana, boliviana, española, albanesa y holandesa.

La operación policial se inició en el mes de abril del pasado año 2021, tras tener conocimiento los investigadores de un posible transporte de sustancias estupefacientes, desde las costas sudamericanas hasta nuestro país.

Las primeras pesquisas mostraron que los cabecillas de la organización, asentada en España, de origen ecuatoriano y colombiano, se encontraban ingresados en prisión al contar con antecedentes por narcotráfico, detención ilegal y uso de armas de fuego, relacionados con los conocidos como “vuelcos” (robos de droga a otros narcotraficantes), en las localidades de Petrer (Alicante) y Alfafar (Valencia).

Dirección de la organización criminal desde prisión

Desde sus correspondientes centros penitenciarios y mediante teléfonos móviles que mantenían ocultos, estas personas daban instrucciones a sus colaboradores de confianza, quienes se encontraban en libertad y ubicados tanto en la Comunidad Valenciana como en la Región de Murcia, Colombia y Ecuador, para coordinar, no sólo el transporte de cocaína a gran escala, sino también el procesado de la misma en España, su transporte en vehículos “caleteados” y hasta su venta al menudeo.

El desarrollo de la investigación, llevó a los agentes ante un inminente trasporte de cocaína desde Ecuador en un contenedor marítimo, cuya carga ilegal estaría mezclada con mercancía pantalla, por lo que se estableció un dispositivo policial de control del envío ya desde su origen en América.

Novedoso método de ocultación

Una vez que dicho contenedor llegó al Puerto de Algeciras el pasado mes de octubre, se procedió a la inspección del mismo, hallándose 22.000 kilogramos de escamas multicolor de PET (“tereflalato de polietileno”, un tipo de plástico muy usado en la fabricación de envases de bebida y textiles), distribuidos en 906 sacos de 25 kilogramos cada uno, que tras su minucioso análisis arrojaron un resultado de 87 sacos que contenían unas partículas de color rojo y verde, mezcladas con las escamas de PET, no resultando sencilla su diferenciación a simple vista pero que, tras ser sometidas a un test especializado, ofrecían resultado positivo en cocaína.

Cabe destacar la dificultad de la detección de la sustancia, no solo por el pequeño tamaño de las partículas, sino también debido a que la cocaína había sido sometida en origen a un proceso químico, que provocaba que no reaccionara al análisis de determinados test rápidos, y que tampoco fuera detectada por los canes especializados en la detección de estupefacientes.

Por todo ello y como primera fase de explotación, una vez retirada la carga ilegal, se estableció un operativo policial para la entrega controlada del contenedor inspeccionado, llevando a los agentes hasta una pedanía de la localidad Murciana de Jumilla, donde se procedió a la detención de los seis varones que se disponían a almacenar la mercancía en una nave.

Inspeccionado dicho establecimiento, se encontraron 363 sacos similares y que también contenían escamas de PET, así como documentación relativa a su importación, lo que afianzó las sospechas de los agentes de que no era el primer transporte de droga que realizaban utilizando el mismo modus operandi.

Desmantelados dos laboratorios de cocaína

Inmediatamente se sucedieron las detenciones de otros miembros de la organización criminal y la realización de 4 entradas y registros en las provincias de Murcia y Alicante, localizándose en un garaje y en un piso en el centro de Alicante, sendos laboratorios para el procesado, corte y envasado de la cocaína.

La organización había desplazado desde Colombia a España a una persona con específicos conocimientos químicos, quien se encargaría de realizar el complejo proceso de transformación de las partículas de cocaína en bloques compactos, para darle así la apariencia inicial a las sustancias, con el fin de introducirlas en el mercado.

Uno de los principales investigados, de origen colombiano, trató de huir regresando a su país, siendo detenido por agentes de la Guardia Civil del Aeropuerto Madrid-Barajas, cuando se disponía a embarcar en un avión. 

Días más tarde se realizó una nueva fase de explotación, en la que participaron efectivos de todas las unidades de la Guardia Civil implicadas en la investigación y agentes desplazados a tal efecto de la D.E.A. de Estados Unidos y la Policía Nacional de Ecuador.

En dicha fase se llevó a cabo la detención de 5 personas, entre las que figuran las 2 que ya se encontraban en prisión, así como la investigación de otras 3, todas ellas en las provincias de Alicante, Valencia y Murcia, por su relación, en distintos grados de implicación, con los supuestos delitos de organización criminal y tráfico de drogas.

Cooperación internacional

Finalmente, el pasado día 27 de enero, agentes de la DIRAN (Dirección de Antinarcóticos) de la Policía Nacional de Colombia, con el apoyo de efectivos de la Guardia Civil desplazados a dicho país, de DEA, y de INTERPOL, procedieron a la detención de uno de los investigados en Cali, sobre quien pesaba una orden internacional de detención y extradición, emitida por el Juzgado de Instrucción nº 2 de Torrevieja (Alicante).

De manera global, la operación se ha saldado con la aprehensión de 1.461 kilogramos de sustancia positiva en cocaína, 74 gramos de cocaína ya procesada, decenas de botes y barriles de sustancias susceptibles de ser empleadas para el corte de cocaína, dos básculas de precisión, una prensa hidráulica, más de 5.000 euros en metálico y un vehículo equipado con un habitáculo oculto, habilitado para el transporte de droga, comúnmente conocido como “caleta”, sumando a todo lo anterior, los dos laboratorios de cocaína desmantelados, así como la total desarticulación de la organización investigada desde su origen.

La operación ha sido desarrollada de forma conjunta por el E.D.O.A. (Equipo Delincuencia Organizada y Antidroga) de la Comandancia de Alicante, el E.D.O.A. (Equipo Delincuencia Organizada y Antidroga ) de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife y el E.C.O. (Equipo Crimen Organizado) de la UCO con sede en Galicia, que contaron con la colaboración de la Oficina de Enlace de la Guardia Civil desplegada en Colombia, la DEA de Estados Unidos, la DIRAN (Dirección de Antinarcóticos) de la Policía Nacional de Colombia y la Policía Nacional de Ecuador.

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,745SeguidoresSeguir
3,530SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES