Si no vuelven las altas temperaturas, la cosecha de la Uva no correrá peligro

Tras las lluvias de los últimos días los productores consideran que, en términos generales, el daño físico de la lluvia podría ser menor del esperado.

 

Los sensores de humedad que tienen los productores para controlar que las cepas se encuentren en las condiciones adecuadas están disparados. Durante estos días los agricultores van a estar muy pendientes de la meteorología. Si viene calor y un tiempo de altas temperaturas será muy negativo para el fruto y podría perderse mucha cosecha. Sin embargo, si el tiempo viene acompañado de un viento suave, preferiblemente de poniente y seco, se sanearán los granos.

El daño más grande viene acompañado de las tareas de cosecha que no se han podido realizar, según remarcan desde ASAJA. El miércoles ya hubo cortes que tuvieron que interrumpirse por la lluvia, y no se puede entrar en muchas parcelas y en las que sí se accede el barro dificulta las tareas. A estas dificultades se suma que en muchas zonas no puede entrar la máquina y hay que realizar las labores de forma manual.

Las variedades tempranas de Red Globe, María y Moscatel son las que se han podido ver afectadas por las tormentas. Hay parcelas concretas en las que, sumando las lluvias de hace dos semanas con las actuales, el daño podría ser de hasta el 80%. Éstas se ubican, principalmente, en Monforte del Cid.

Como nos comentan desde la Denominación de Origen Uva de Mesa del Vinalopó, la zona de Novelda no se ha visto afectada directamente con el temporal, pero se lamentan de que tanta lluvia continuada, aunque no cause desastre, positiva del todo no es en esta época en la que nos encontramos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí