Los ciudadanos de Novelda han pagado un 35% más por el agua potable en los últimos 20 años

El Ayuntamiento ha realizado una auditoría a Aqualia que ha dado que ha dado como resultado que las tarifas están sobreincrementadas en, al menos, un 35% desde que se adjudicó este servicio en 1998 por un fallo en la aplicación del pliego de condiciones.

La auditoría realizada por el Ayuntamiento de Novelda sobre  el contrato de abastecimiento de agua potable y alcantarillado, cuya concesión ostenta Aqualia desde 1998, considera que las tarifas actuales están sobreincrementadas en un 35% y que existe un saldo favorable al consistorio de unos 650 mil euros por inversiones no ejecutadas por parte de la concesionaria responsable de la gestión de las infraestructuras hidráulicas municipales para el abastecimiento y distribución de agua, así como de la recogida y evacuación de aguas residuales.

El concejal de Contratación, Ricardo Moreno, ha calificado de «sorprendentes» y «muy llamativas» las conclusiones de la auditoría que su departamento encargó meses atrás a una empresa externa con el fin de «defender los intereses de los ciudadanos» tras la exigencia por parte de la concesionaria de incrementar las tarifas para, argumentaba, recuperar el equilibrio económico y las pérdidas en la concesión, por lo que presentó una demanda judicial contra el Ayuntamiento por importe de casi 800.000 euros. Y es que, según Moreno, la «responsabilidad de vigilar y controlar los servicios sigue siendo de este Ayuntamiento, aunque estén externalizados en cualquier empresa».  

El resultado de esta inspección sobre la prestación del servicio de agua potable y alcantarillado, que también afirma que el Ayuntamiento y la concesionaria han estado «aplicando e interpretando mal» el pliego de condiciones  por el que se realizó la adjudicación hace más de 20 años, ha sido abordado en la segunda reunión mantenida por la Comisión de Seguimiento de esta contrata, que se constituyó el pasado mes de enero a instancias de la concejalía de Contratación a pesar de que debía haberse creado cuando se adjudicó el servicio en 1998 para supervisar el correcto desarrollo  y cumplimiento del mismo.

Asimismo la comisión también estudia y evalúa una revisión de precios unitarios y materiales, que es lo que cobra la concesionaria a los usuarios por derechos de enganche, acometidas y demás y que, en palabras de del concejal «a pesar de ser unos precios aprobados por el Ayuntamiento en el año 2007, hace más de 10 años, nos siguen pareciendo bastante altos según los precios de mercado, por lo que pretendemos que  esos precios sean más ajustados y razonables».

Esta mala aplicación es ahora «difícil de reclamar», según Ricardo Moreno, por el tiempo transcurrido, pero el resultado de la auditoría dice claramente que las tarifas de agua potable y alcantarillado deberían rebajarse en un 35%. Todo esto se ha conocido mientras el Ayuntamiento de Novelda sigue a la espera del  resultado del recurso presentado contra la sentencia que el pasado mayo daba la razón a Aqualia en su reclamación al consistorio noveldense de cuatro millones de euros más intereses que la concesionaria abonó al Ayuntamiento en 2009 cuando el gobierno de entonces, integrado por Partido Socialista, Compromís y Verds-EU, prorrogó, cuatro años antes de su finalización, la concesión del servicio, cantidad que  el Ayuntamiento tendría que devolver a través del incremento de las tarifas a los usuarios cuantificado en torno al 20%.

En este caso la sentencia considera que la negociación de la prórroga llevó aparejada la modificación de los términos del contrato inicial por lo que el montante abonado por la empresa no lo fue en concepto de canon sino de préstamo, con sus correspondientes intereses, que el Ayuntamiento tendría que devolver a través del incremento de  tarifas a los ciudadanos.

La Comisión de Seguimiento también ha estudiado las alegaciones presentadas por la concesionaria al resultado de la auditoría, en las que mantiene la corrección de las tarifas y argumenta además que cada subida que se ha aplicado en las mismas durante los últimos veinte años ha contado con la aprobación y ratificación por parte del Ayuntamiento. En este sentido, el concejal comparaba la relación entre el consistorio y la empresa como «un matrimonio mal avenido que ha además ha tenido problemas desde el primer día».

Se modificarán cuando haya sentencia

Ante esta situación el consistorio noveldense ha optado por no modificar de momento las tarifas del servicio de agua potable y alcantarillado y solicitar los informes técnicos necesarios que, como comentaba el concejal de Contratación, «aclaren si la auditoría tiene razón y, en caso afirmativo, qué propuesta debería aplicarse. Todo ello mientras esperamos una sentencia que determine si el canon de cuatro millones que el Ayuntamiento recibió en 2009 debe devolverse subiendo las tarifas a los ciudadanos».

La complejidad del asunto ha llevado a Moreno a afirmar que el equipo de gobierno «ha cumplido con su obligación y compromiso» realizando una auditoría del contrato para «vigilar y ser responsables con un servicio fundamental que está externalizado, y hemos creado y convocado una comisión de seguimiento que, de haberse creado y puesto en funcionamiento cuando correspondía, hace más de 20 años, quizá habría evitado esta situación». Asimismo ha reprochado a los anteriores gestores municipales el haber pasado de «puntillas» sobre este asunto para «no crearse enemigos» en vez de «defender el interés público de forma responsable».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí