Editorial de octubre

Reivindicamos el derecho a no tener opinión de todo

Nunca llueve a gusto de todos y, por extensión, antes de llover chispea. Eso es lo que pasó este lunes en el transcurso de la celebración del 9 de octubre en el patio de columnas del Gómez Tortosa. Todo transcurría según lo previsto, hasta que tomó la palabra el alcalde Armando Esteve. En un punto del discurso, derivó su oratoria al asunto catalán y esto no gustó a algunos de los ediles participantes, por lo que Silvia Anna y Carles Sala de Compromís tomaron las de Villadiego y abandonaron el acto, sumándose a esta retirada Maje Agües de Guanyar Novelda y Mado Abad del PSOE, a la que algún compañero suyo le recriminó dicha acción. Buena cuenta de todo lo que allí sucedió lo tienen ustedes en este periódico impreso y en la edición digital con los vídeos de las declaraciones de todos los protagonistas para que saquen sus propias opiniones. Nosotros, como hemos dicho en el encabezado, «reivindicamos el derecho de no tener opinión de todo», no nos vayamos a morir de un ataque de razón.


Ha nacido un «Verso Suelto»

No comparto lo que dices pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo». Esto es lo que debió pensar el alcalde en el pasado pleno, donde una de sus concejalas lo dejó con «el culo al aire» cuando rompió la disciplina de voto y apoyó junto a PSOE y Compromís una moción presentada por Guanyar Novelda que el equipo de gobierno no quería aprobar. La concejala díscola se llama Maribel Becerra (UPyD), que aparte de «traicionar» a sus compañeros de gobierno sin previo aviso y nocturnidad, luego no da la cara ni responde a ninguna de las llamadas y whatsapp que se le han hecho desde este periódico, despreciando así el derecho que tienen los ciudadanos de Novelda de que se les explique el por qué de su conducta anómala. Con esta actitud la susodicha debió pensar aquel dicho de que «A veces es mejor mantener la boca cerrada y que la gente piense que eres tonta, que abrirla y despejar toda duda».


Si acaso, id empezando que ahora voy yo…

Ya venimos diciendo desde hace tiempo que nuestros admirados y, a veces hasta queridos, concejales de este nuestro pueblo hacen muchas «pellas» a los actos institucionales y sociales. Sin ir más lejos, el pasado lunes en el acto del 9 de octubre brillaron por su ausencia los concejales Rafa Sáez, Iván Ñíguez, Maribel Becerra, Vicent López y Lourdes Abad. De los que llegaron tarde no diremos nada, pero dos jóvenes mozos llegaron con el tiempo raspao y a la carrera. El otro día en una rueda de prensa que ofreció Oasis Salud Mental, la pobre María Salud Navarro que, en principio dijo que iba a estar flanqueada por las concejalas Bienvenida Algarra y Kary Crespo, tuvo que enfrentarse a la «horda» de periodistas ella sola porque las otras dos, por los motivos que fuere, no acudieron. Y, no digamos a la gala del deporte. Menos mal que acudió el alcalde a respaldar al «solitario»  Jordi Miralles, que se vio más solo que la una. Y, ya que estamos puestos, decir también que ni Hortensia, como concejal de Fiestas, ni Rafa, como concejal de Cultura, acudieron a su cita como jurado del Concurso de Fotografía de la Junta Central. Con este panorama, alguna vez van a coincidir todos los concejales en un acto y la frase más oída va a ser «Tu cara me suena» o «Parece que te quiero conocer». Venga chicos, «Mutatis Mutandis» y vamos a hacer un esfuerzo y a ir a todos los actos, que esto no es poner ladrillo cara vista en una fachada a 40 grados.


Un chute de adrenalina

Y no es para menos. Baja el paro, se congela el IBI, se grava a las viviendas vacías de los bancos, los ciudadanos pasamos de deberle al ayuntamiento 1.320 euros a deberle «solo» 1.183, el balance de situación del ayuntamiento se incrementa en 100 millones, la deuda a proveedores baja en casi 3, se compran cuatro coches nuevos para el ayuntamiento y otro más para Protección Civil. No me dirán ustedes… Fíjate si me dio un subidón cuando leí todo esto, que estaba en el bar con unos amigos y me apresuré a decirle al camarero ¡Yeeee… Aixó ho pague jo! Si acaso, una petición: ya que el alcalde no cumple su promesa de finalizar los plenos a las 00:00 h., para soportar esas sesiones infumables de seis horas y media, que ponga uno de los dos desfibriladores que ha comprado la concejala Bienve en el salón de plenos y que instruyan a los concejales a utilizarlos en caso de emergencia. A algún periodista le puede hacer falta el día menos pensado. 

Por cierto, cuánto alegra ver novelderos fuera de casa. El jueves nos encontramos con Valentín y Lorena en Madrid viendo a nuestro paisano José Boyer, Coronel músico, dirigiendo por última vez a la Banda Sinfónica de Infantería de Marina en el desfile militar del día de la Hispanidad.

En fin. «En un mundo lleno de mentiras, la boca que se atreve a decir verdades se convierte en el arma más perseguida» (Robin Willians).

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,565FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,830SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES