La DO de la Uva de Mesa del Vinalopó convoca una «mesa de crisis» para pedir precios justos a la distribución

El sector prevé unas mermas en torno al 30% en la actual campaña por la insistencia de las lluvias, lo que aumentará los costes de producción y provocará unos precios irrisorios en algunas explotaciones que no llegarán a cubrir, en algunos casos, el 70% de los costes.

Esta mañana ha tenido lugar una reunión con carácter urgente de la «Mesa de crisis del sector de Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó», integrada por las organizaciones agrarias ASAJA Alicante, La Unió y COAG-CV, la Asociación de Exportadores de Uva, FEXPHAL, el Consejo Regulador, las Cooperativas de Monforte del Cid, Agost, La Romana y Novelda y las Comunidades de Regantes más importantes del medio Vinalopó. En ella, los diferentes actores han manifestado su «malestar y preocupación» por la situación que han calificado de «insostenible» a la que está siendo sometida el final de la campaña de la Uva Embolsada, «consecuencia de las prácticas abusivas y desleales que se quieren consolidar en la comercialización y que, de materializarse, terminarían por ahogar definitivamente al sector, agricultor y comercio en este final de cosecha», según el presidente del Consejo Regulador, José Bernabéu.

Por esta razón han acordado realizar una inspección y seguimiento, puntual, constante y activo para vigilar la transparencia, legalidad y el cumplimiento de la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria, así como denunciar al AICA (Agencia de Información y Control de Alimentos) posibles incidencias e irregularidades que se están produciendo en las relaciones comerciales.

El sector de uva de mesa reclama que el valor de los inputs repercuta sobre el precio en esta campaña tan excepcional y que «no se utilice la Uva de Mesa Embolsada como producto reclamo en los supermercados para incentivar el consumo de otros productos», según Bernabéu. Este año, esa situación sería «de una deslealtad destructiva, incalificable y con un daño irreparable», apuntaban. En consecuencia, «esperamos que los mercados y la gran distribución estén a la altura, destierren las prácticas abusivas que solo buscan su máxima rentabilidad y no nos terminen de triturar», apuntaban.

Se estima que los gastos para poder sacar adelante la presente cosecha de Uva Embolsada se han incrementado en más de 35% en campo y un 50% en gastos de almacén para la selección y envasado de la uva. Todo ello, sin obtener ningún ingreso a cambio, está siendo muy gravoso para los productores, que ya arrastran una campaña caracterizada por bajos precios en origen.

Asimismo, los empresarios agrícolas denuncian que, debido a las últimas lluvias y al clima padecido estos días, la merma de producción se ha incrementado de forma sobresaliente, alcanzando el 30% de las cosechas. Además, no se ha podido realizar conservación en cámara, por lo que toda la fruta está en el campo pendiente de recolección. En definitiva, la presente campaña de Uva Embolsada es excepcional y requiere de un mayor esfuerzo e inversión para sacar fruta de calidad a los mercados. Las condiciones de recolección y manipulación están siendo extremadamente difíciles y muy costosas, pues se está destinando la misma mano de obra en almacenes para limpiar la uva que en un año habitual, pero con unos rendimientos inferiores a los propios de una campaña normal.

La Mesa ha querido dejar patente que entre el Mercado y la Distribución debe existir conciencia y responsabilidad de que «producir un producto diferenciado y de calidad requiere un esfuerzo cada vez mayor». 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí