Buenas expectativas para la campaña de la Uva de Mesa

La Unió de Llauraors ha anunciado un buen proceso de embolsado pese al pedrisco del pasado mes de mayo. Desde la DO las expectativas son positivas y se espera una producción entre los 45 y los 46 millones de kilos de uva de mesa.

Durante el mes de mayo se produjo un nuevo pedrisco en la comarca que se llevó por delante entre 6 y 8 millones de kilos de uva de mesa, afectando a alrededor de 1.000 hectáreas de campo. Aún así, solo el 25% de la superficie cultivada de Novelda presentó daños severos. En otro 25% del terreno los daños se situaron entre el 40 y el 80%. Y solo un 25% no presenta ningún daño, mientras que en el resto, la afección oscila entre el 15 y el 30%.

Desde el sindicato agrario La Unión de Llauraors, han anunciado que “los daños por el pedrisco no han resultado en general tan relevantes como se temía en un inicio y por tanto ahora hay que esperar que la evolución climatológica sea adecuada a las necesidades del cultivo una vez se ha iniciado ya el proceso de embolsado”.

Según los datos que maneja la DO Uva de Mesa del Vinalopó, la cosecha de este año oscilará entre los 45 y los 46 millones de kilos, algo menos que en la campaña anterior (48 millones), pero con buenas expectativas en cuanto a la creación de puestos de trabajo. El presidente de la DO, Pepe Bernabéu, calcula que se dará trabajo a unas 11 mil personas entre el mes de junio –cuando empieza el proceso de embolsado- hasta finales de diciembre –cuando termina la recogida de la uva de mesa-. Además, apuntaba que esta cifra se encuentra al alza al estar aumentando la plantación de viñas en los últimos años.

Por otro lado, no hay que olvidar que los agricultores todavía hoy se están recuperando de los daños de hace tres años y siguen esperando la subvención de la Consellería de Medio Ambiente, que les prometía 400 euros por hectárea dañada en concepto de ayuda a las mermas de la cosecha siguiente y otras cantidades para el tratamiento de la madera de la viña, fuertemente dañado también en algunos puntos de los campos de Novelda. A esto hay que añadir que durante esta campaña la prima de los seguros ha supuesto un mayor esfuerzo para los agricultores. ENESA, organismo estatal encargado de subvencionar parte de estos seguros ha reducido considerablemente sus ayudas, y la Conselleria de Medio Ambiente, que subvencionaba el 50% de lo que aportaba ENESA, ha disminuido, por ende, también su aportación. Este ha llevado a que muchos agricultores hayan decidido “arriesgarse” y no pagar sus seguros, algo muy peligroso por las condiciones climatológicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí