El IES La Mola participa en un programa de inmersión lingüística en Reino Unido

Un total de 42 alumnos de bachillerato han participado en esta experiencia que les ha llevado a aprender a la península de Wirral.

Tal y como viene siendo habitual, el IES La Mola de Novelda ha organizado por tercer año consecutivo un viaje de inmersión lingüística y cultural a la península de Wirral en Reino Unido, en el área de Liverpool.

Durante una estancia de siete días, 42 alumnos de 1º y 2º de Bachillerato han tenido la oportunidad de poner en práctica la lengua que han estado aprendiendo en el centro, de convivir con familias británicas, conocer sus costumbres y visitar ciudades tan emblemáticas como Liverpool, Manchester, Chester, Birkenhead o Port Sunlight con todo lo que ello implica (conocer de primera mano todo lo relacionado con uno de los grupos de pop más importantes del mundo, «The Beatles», volver a la época medieval o rememorar los orígenes de la revolución industrial, sin olvidar por supuesto la gran importancia que los equipos de fútbol ingleses tienen en estas ciudades).

«El resultado ha sido muy gratificante», aseguran.  Los alumnos han sabido desenvolverse muy bien con el idioma, han aprendido no solo el idioma sino también cultura, valores y costumbres diferentes y han vuelto a casa con un magnífico recuerdo de las familias con las que han convivido.  «Sin ninguna duda, nuestro objetivo al programar este viaje se ha cumplido con creces».

Una semana inolvidable que con toda seguridad recordarán tanto ellos como las profesoras que han organizado la actividad, Nieves Abellán, Verónica Padilla y Conchi Ivorra.

6 COMENTARIOS

  1. Inmersión lingüística para los que el papi les paga 800 pavos. Luego los tratos de favor por la gente que va al viaje y las subidas de nota son lamentables.
    Los profesores van de progres y luego son unos fachas. Al final siempre tragan los mismos, los que en el patio tienen el bocata de chóped…
    Recordad que quién no paga a la entrada, lo paga todo a la salida…

  2. En primer lugar, se trata de un proyecto adicional y paralelo a las clases, por tanto opcional y nada obligatorio, si no participas no pierdes nada y si participas aprendes y pones en práctica lo aprendido a lo largo de las clases y el curso.
    En segundo lugar, los padres que gastan su dinero en este tipo de proyectos es porque deciden invertir en la educación de sus hijos sin ponerle un precio, tratándose del futuro de ellos y de un programa de inmersión lingüística en la lengua internacional por excelencia, además de una experiencia muy enriquecedora y grata para los alumnos que les hace aprender, valorar y crecer como ciudadanos.
    Y en tercer y último lugar, considero que es innecesario calificar de una forma u otra a los profesores, cuando sin ellos, generalizando, esta sociedad estaría perdida.
    Por más profesores así, más profesores implicados en su trabajo y en sus alumnos. Por más profesores que hagan las maletas y dejen a sus familias en casa por una causa así. Más profesores que crean que el aprendizaje no sólo está en el aula. Por más profesores que inviertan SU TIEMPO en proyectos como este y deciden recorrer miles de kilómetros a cargo de 40 niños con ganas de comerse el mundo.

  3. Voy a comenzar por publicar este comentario con nombre y apellido, por no continuar con el alarde de cobardía del comentario de «Voz de los cansados». ¿O es que los cansados no tienen nombre? Supongo que le resultará difícil dar la cara y mostrar su faceta de padre resentido con el sistema. Siempre es más sencillo culpar al de fuera de los fracasos propios o de nuestros hijos.
    Ni el precio es de 800 euros, ni es una condición inexorable formar parte de dicha actividad para aprobar cualquier asignatura. Tampoco se hinchan las notas. Es, sencillamente, una oportunidad que se les brinda a los alumnos de vivir una experiencia enriquecedora, a la par que mejorar en el inglés. Luego nos quejamos de que no se invierte ni dinero ni esfuerzo en educación, de que el inglés no se aprende sólo en el aula, de que los profesores se limitan a cumplir un horario, sin implicarse ni emocionarse con el arte de enseñar. Deberíamos aplaudir iniciativas como ésta, agradecer a esos profesores que, además de ser grandes profesionales, son inmejorables personas, dispuestas a acompañar a los alumnos en la aventura, compartiendo las mismas condiciones que ellos, ni más, ni menos.
    Igual a usted, «Voz de los cansados (o resentidos)» le hubiera venido bien la experiencia. Quizá no para mejorar el inglés, pero sí para embeberse de humanidad y educación.

  4. haver si no kereis no bayais pero no estís tocando las narizes si no saveis nada, apollo incondicionalmente el proyecto de la MOLA, y que mas da que sean faxas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí