Parkour: el reto de autosuperarse

No es vandalismo, ni intentan jugarse el cuello. Son “traceurs”, trazadores urbanos que cumplen con una filosofía de vida: el Parkour. Iniciada en la Francia de los 80, esta disciplina ha recorrido mundo sobre el boca a boca, recogiendo adeptos por contacto hasta encontrar en Internet la base más firme sobre la que saltar fronteras. Ahora llega a España y Novelda se une al reto de superar cualquier obstáculo (MÁS FOTOGRAFÍAS EN LA GALERÍA DE IMÁGENES)

Desde que hace dos décadas David Belle fuese proclamado creador del Parkour, su lema “Ser y durar” se ha convertido en la doctrina de cientos de sus seguidores por el mundo. De origen francés, esta disciplina toma su léxico de las palabras “parcours” y “traceurs” – recorrido y trazadores, respectivamente – lo que proviene del contexto militar en el que Belle la desarrolló.

Tras propagarse por las calles de Europa, el Parkour se ha difundido como el arte de desplazarse de la forma más fluida de un punto urbano a otro, superando obstáculos de forma rápida y eficaz y concienciándose de la capacidad y limitaciones del cuerpo humano. Se trata de autosuperarse, aunque el reto no está en ponerse en peligro ni dañar la propiedad privada de los demás.

Esta cultura cruzó los Pirineos hace apenas dos años. En aquel momento, España se hizo eco del fenómeno que circulaba por las grandes ciudades mediante los contactos personales y foros en Internet. Actualmente, Novelda cuenta con más de cinco grupos de jóvenes traceurs que entrenan a diario en diversos parques del municipio.

“Hacemos esto porque es algo distinto, llamativo, que nos ayuda a salir de la rutina y supone una vía de escape,” dice Miguel Ángel, de 21 años y cabeza del grupo noveldense ZigZag Traceurs. “La mala fama que tenemos es gracias a cuatro niñatos que no saben lo que hacen; saltan y rompen coches y nos dan mala reputación a los que sólo usamos el mobiliario urbano.”

Los ZigZag llevan un año en acción. Son un grupo reducido de miembros cuyas edades se comprenden entre los 13 y 21 años. Comenzaron de cero, basándose en videos obtenidos de Youtube y ahora procuran entrenar siempre que pueden, especialmente durante los días de verano.

“Se trata de pasar por caminos que nadie ve,” apuntan, mientras Pablo, de 13 años, escala un columpio y da una impresionante voltereta desde lo más alto. No obstante, saltos así se catalogan como “mortales”, una modalidad de acrobacias que busca el espectáculo y no tanto la fluidez y eficacia del Parkour.

Esta diferencia está presente en la actividad de grupos como los Soul Traceurs, que desde su iniciación, hace aproximadamente un año y medio, practican tanto la modalidad de Parkour como los distintos saltos mortales. Pese a ser un grupo de más de quince jóvenes, todos coinciden en su pasión por esta disciplina y sus ganas de progresar en técnica y destreza.

Gatos, Brazas, Grimpeos, Front Flip o Invertidas – son algunos de los muchos movimientos que estos chicos, de entre 12 y 16 años, practican a diario para mantenerse en forma y salir de su rutina. “Es sólo un hobby,” afirmaba uno de ellos, “pero nos encanta.”

Aunque el Parkour ha sido calificado en ocasiones como un “deporte”, muchos traceurs se muestran en desacuerdo con esta designación. El Parkour no busca la competitividad ni el duelo entre grupos, sino la colaboración para fomentar esta disciplina entre principiantes e interesados.

El Parkour es el arte del movimiento y la competición se reserva para desafiarse a uno mismo en el día a día.

Otras noticias de interés

4 COMENTARIOS

  1. me gustaria saber como poder contactar con alguno de estos grupos que practican parkour. Estoy preparando una exhibición de parkour y necesito a personal especializado en el mismo. Por favor, contacten con nosotros via email indicandónos su teléfono y ya me pondré en contacto yo mismo. Gracias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,608FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,880SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES