Luis Bagué Quílez: “Calcar la perfección fue siempre una quimera”

El doctor en Filología Hispánica, quien ha sido galardonado por los poemarios “Telón de sombras” con el premio Antonio Carvajal (2002) y, “El rencor de la luz” con el premio Joaquín Benito de Lucas (2006), ha escrito un nuevo libro de poesía, “Un jardín olvidado”, que ha recibido recientemente el premio Hiperión de Poesía. Luis Bagué ha presentado su última obra en la librería “La Farándula”

. En esta obra el autor refleja la distancia que existe entre la memoria de lo soñado y lo vivido, a través de una ciudad que “abre el cofre del tiempo”, ha comentado Bagué, quien ha añadido que el libro recoge “el recorrido de lugares vinculados a experiencias propias y ajenas”.

Asimismo, el autor ha hecho referencia a una anécdota que ha motivado algunos versos. Le sucedió en el museo del Prado, al contemplar un cuadro de Juan de Juanes que era una réplica del que él estaba acostumbrado a ver desde su niñez en casa de su abuela. Fue su abuela quien imitó al artista; sin embargo, Luis Bagué se percató que prefería ese al original porque sobre el de su abuela incidía el recuerdo, conjugaba el sentido del tiempo y lo evocaba con la necesidad de recuperar esa propia memoria, pese a ser consciente de la idealización con la que se obsequia al pasado. Así, Bagué ha declarado que “calcar la perfección fue siempre una quimera”, al mismo tiempo que en “Un jardín olvidado” ha optado por sustituir “las certezas por los espejismos de la memoria”.

El amigo y poeta, Joaquín Juan Penalva, ha afirmado de Bagué que posee una “voz propia y templada de la que consta la materia de los sueños basados en experiencias”. El poemario está constituido por 25 poemas distribuidos en cinco partes. La primera de éstas habla del regreso cotidiano de la amada. En ese sentido, Juan Penalva ha insistido en que “el viaje no se realiza en el espacio sino en el tiempo”, aludiendo a la segunda parte “Cartografía” basada en una “geografía lírica”.

La tercera parte ha sido definida por el escritor de “La tristeza de los sabios” como “un edén doméstico” y la última, “homenajea a los libros de juventud con la “road poem” (poesía de carretera), destacando los últimos versos como “cancionero amoroso” que evoca la feria antigua de Alicante. Se trata de un regreso al paraíso literario en el que en busca de lo particular encuentra lo eterno”. Así, Penalva ha citado a Homero para centrar sus comentarios, haciendo referencia al viaje emprendido por Ulises, quien, al igual que Luis Bagué, al final del camino ya de regreso a Ítaca, se encuentra a sí mismo. Joaquín Juan Penalva ha concluido diciendo “Un jardín olvidado” es un recuerdo imborrable.

Al acto han acudido el concejal de Turismo, Sergio Mira, y el concejal de Nuevas Tecnologías, Francisco Cantó.

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,612FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,890SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES