El centro de Novelda se llena de fotografías, nostalgia y amor con ‘Arrels’, el nuevo proyecto del fotógrafo Vicente Albero Irles

Descubre en la entrevista los detalles de esta conmemoración visual al pasado y a la vida

PREGUNTA.- ¿Cómo surgió esta idea? ¿Cuántas fotografías están expuestas en las calles de Novelda?

RESPUESTA.- La idea surgió cómo una especie de terapia en un proceso de duelo, tras la pérdida de mi madre, una manera de rendirle homenaje a mi madre a través del trabajo del archivo de mi padre, que siempre fue la persona visible y reconocida en el pueblo por su labor como fotógrafo profesional.

Siempre estuvo la figura de mi madre presente más en un segundo plano, pero que fue la que se ocupó de nosotros, sus hijos, y de sacar adelante las tareas del hogar y la educación, los valores que nos transmitió y su carácter bondadoso, siempre estuvo ahí en los momentos difíciles de nuestra familia y se entregó por los demás, sus hermanas, nuestro hogar siempre fue el punto de encuentro de toda nuestra familia materna en las festividades y reuniones familiares, las tertulias después de las comidas siempre me atrajeron, con las historias que contaban de tiempos pasados y anécdotas familiares.

El próximo año 2025 nuestra firma, Albero, cumple 70 años de actividad, era una manera de que mi padre disfrutara de este homenaje en vida, ya que al tener cierta edad el tiempo es inexorable y quería que supiese y fuese consciente de mi agradecimiento por este oficio, que mamé de pequeño y me apasionó tanto o más como a él mismo. Expuestas en las calles de momento hay no llega a medio centenar de obras hasta el día de hoy.

P.- ¿Es tu primera exploración en el arte urbano?

R.- No, antes ya había experimentado con los sprays y las plantillas, sólo que esta es mi primera vez con esta técnica, la de la cartelería, que tiene un carácter más efímero, y es una metáfora del paso del tiempo, las instalaciones desaparecerán como en su día desaparecieron muchos de los que fueron fotografiados a través de la cámara de mi padre.

P.- ¿Cómo ha sido el proceso de elaboración de este proyecto? ¿Cuánto trabajo hay detrás?

R.- Todas las imágenes parten de un libro que realicé cuando mi padre cumplió 50 años de profesión, titulado ‘Tal Cómo Éramos’, o sea que gran parte del trabajo de búsqueda en el archivo ya estaba hecho y digitalizado, pero también profundicé en los álbumes familiares, indagando sobre mis antepasados, que por parte paterna llegaron a Novelda por cuestiones de trabajo, desde el interior de la provincia, Banyeres y Yecla mi abuela.

Para el proceso de elaboración tuvimos primero que poner al día y reparar nuestro plotter de trabajo, y hacer una selección de aquellas imágenes que tuvieron que recortarse para descontextualizar el sitio donde fueron tomadas, para quedarnos con las figuras o personas que en ellas están representadas.

O sea, hay horas de postproducción fotográfica, luego buscar o encontrar esas paredes, o lienzos donde ubicarlas, tomar medidas para escalar en función de dónde iban a ser pegadas, también intentamos pedir permisos a algunos de los fotografiados, o descendientes de los fotografiados, y en ciertos muros también pedimos permisos, en otros no por ser solares donde las paredes estaban ya llenas de manchas, garabatos u otros graffitis.

En la postproducción de las imágenes, la encargada del trabajo ha sido gracias a mi compañera de trabajo, Maite Hernández, que también ha arrimado el hombro en la pegada de muchas de ellas. También voy a enviarte una foto, ver si la localizo de ambos cuando pegamos el mural de las señoras del azafrán en la boda de Lina.

P.- ¿Están relacionadas las fotografías con tu vida personal?

R.- Las primeras imágenes que se pegaron tenían relación directa con mi familia, tirando del hilo del álbum familiar, lo más antiguo que encontré fueron mis antepasados, bisabuelos maternos y paternos, luego fueron los abuelos, para más tarde pegar a los padres, a partir de ahí son fotos del archivo de mi padre que ya son gente del pueblo en sus momentos de celebración o momentos cotidianos.

Por dar sentido al trabajo, el homenaje primero fue a la familia, mis ancestros y a partir de ahí el homenaje al pueblo y la gente que confió en la profesionalidad y mirada de mi padre Vicente Albero Gil.

P.- ¿Qué historia cuentan las fotografías sobre Novelda?

R.- Como comento en la pregunta anterior, al principio es como un árbol genealógico, luego aunque esté contando la historia de mi familia, cada personaje o ciudadano de novelda tiene su propia historia, igual o más interesante que la nuestra, sólo que en este caso el legado que nos ha dejado mi padre es para mí un tesoro o memoria de un pueblo en imágenes, de una sociedad o realidad que ya no existe, pero que gracias al trabajo y el esfuerzo de nuestros antepasados, mayormente gente trabajadora y de orígenes humildes, hoy en día somos los que somos.

P.- ¿Crees que el casco histórico de Novelda necesitaba una revitalización?

R.- Bueno, no hace mucho la vida cotidiana se realizaba siempre en el centro de los cascos urbanos, una vez se han ido cambiando los sistemas o métodos de consumo, esta actividad que se realizaba en el centro, fue desplazada a la periferia, la avenida de la constitución y las nuevas zonas de habitamiento, María Cristina y más allá, hasta que llegaron los centros comerciales tipo el fondonet, y la compra on line, esto ha hecho que la vida en el centro, donde antes se concentraba la actividad comercial, haya ido desapareciendo, dejando el casco antiguo abandonado y cada día más depauperado, paredes o fachadas tapiadas, abandonadas.
Donde antes eran espacios de socialización, hoy en día quedan calles vacías, donde sí habita la gente pero las calles están vacías, estas intervenciones invitan a volver al reencuentro de estos espacios, y redescubrir nuestro pasado, nuestro casco antiguo.

P.- ¿Qué emociones buscan transmitir las fotografías seleccionadas?

R.- En el arte urbano normalmente no hay ninguna intención de protagonismo, o necesidad de alimentar egos, pero sí de generar preguntas, de asombrar al transeúnte, al encontrarse con estas instalaciones, generar expectativa, por cuál será la siguiente, obviamente, al final se descubriría al autor del la iniciativa, ya que mi padre dejó su huella y registró la memoria de muchos de los habitantes de Novelda, y era un imposible pasar desapercibido, hasta ese momento ha sido divertido en las redes sociales leer las reacciones de los espectadores, siempre habrá gente a la que no le guste pero pienso que es un proyecto que suma y hace reflexionar, otra gente, la mayoría estaba expectante, y con curiosidad y ganas de más, todo proyecto tiene un inicio pero también un final, las exposiciones suelen oscilar entre unas 50 u 80 imágenes, que es ese nuestro objetivo, también hay que decir que es una iniciativa personal y una necesidad personal y vital, donde la inversión de tiempo y costes no es baladí, todo es autofinanciado, al final al proyecto se han sumado varias empresas que nos han ayudado a minimizar costes, cómo Martínez y Cantó Especias, Saffron Spain-Verdú Cantó y Carmencita, que nos han ayudado en la compra de las colas, las tintas el papel, etc., pero siempre hay trabajo que no se cuenta, es el trabajo que se realiza desde el corazón, y un regalo a este pueblo, que es su día confió en la labor de Vicente Albero Gil, y por ende, hoy en día todavía confía en nosotros, su segunda generación, y que llevamos la fotografía en la sangre, la pasión por este medio, que con el paso del tiempo ha ido cambiando y el acto fotográfico se ha ido banalizando, hasta tal punto que la gente se conforma con guardar sus recuerdos en las memorias de los móviles, o discos duros de los ordenadores, a veces menospreciando la labor del profesional, su formación y su mirada.

En un futuro, la memoria será una nube de humo, donde lo que no esté impreso, será cómo si no existiese, o sea la deconstrucción de la memoria, gracias o desgraciadamente debido a las nuevas tecnologías.

P.- ¿Cuál es tu fotografía favorita utilizada en el proyecto?

R.- Tengo muchas favoritas, ya que la selección de cada una de ellas tiene un significado, pero para mí la foto por excelencia es la foto de mi madre, al final de la calle Valencia, con la cámara de medio formato de mi padre la Rolleiflex, esa sería el icono de toda la propuesta, pero también la de mis antepasados, y la de mis padres en el edificio de la hidroeléctrica, donde nació mi padre, vivieron mis abuelos, y donde nació la fotografía en la familia, al tomar mi padre la decisión de cambiar el oficio de electricista por su afición a la fotografía, siempre fueron trabajadores de la luz, primero echando los tendidos eléctricos, para más tarde, utilizar la luz como herramienta para construir sus imágenes a través del artefacto llamado cámara de fotos.

P.- ¿Cómo ha sido el recibimiento de este proyecto por parte de los noveldenses?

R.- Como antes explicaba, al principio hubieron opiniones dispares, siempre hay los que se quejan de cualquier cosa, pero la mayoría siempre ha apoyado la iniciativa, nos sentimos muy agradecidos por el feed de la gente, una vez Maje nos invitó a su plató a explicar el motivo de este proyecto, por lo que damos las gracias, por el feed recibido por nuestros vecinos y paisanos, que nos transmiten su gratitud y su cariño, nos sentimos queridos, y por eso queremos dar las gracias, y una manera de hacerlo es a través de esta propuesta fotográfica a través del trabajo de mi padre.

P.- ¿Vicente Albero Fotografía ya está pensando en nuevos proyectos?

R.- No suelo pensar en futuros proyectos, ya estoy inmerso en un gran proyecto que es el de la vida, el proyecto que cada uno debe imponerse, venimos a este mundo con una misión, que no sólo es la de recibir, sino también la de dar y devolver a esta sociedad lo que a lo largo de nuestras vidas nos es dado, una educación, unas amistades, una familia, el amor, en mi caso la fotografía es el medio, mi compañera de viaje, que me hace descubrir el mundo que me rodea y hacerme entender a los otros y por ende entenderme a mi mismo, por ello, aparte de ser mi medio de vida, es el medio con el que puedo expresarme y registrar el mundo, la sociedad que me toca vivir, ese es mi objetivo, mi misión, o la huella que puedo dejar para que otras generaciones, conozcan o descubran, cómo fuimos o cómo somos, gracias a mis padres y los valores que me transmitieron, hoy en día siento y hago lo que hago, es el testigo que me traspasaron, y que intento preservar e incluso elevarlo a lo más alto posible.

Dejar plasmado en forma de imágenes la sociedad que me ha tocado vivir, y la fragilidad del ser, el compromiso y registrar lo efímero de nuestras vidas. Y dar todo el amor posible, ya que sin amor, nada tiene sentido.

Otras noticias de interés

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,764SeguidoresSeguir
4,500SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES