Nº 162) Escuela de Judo de Novelda (artes marciales).-

Artículo de opinión de Vicente Díez sobre deportistas noveldenses

Me atiende Dani en su amplia casa del barrio de la Estación, orientada al Sur y con sol desde la mañana hasta media tarde. Charlamos y veo instrumentos de otros deportes que también practica, como son la bici de montaña y de carretera, una mesa plegable para el tenis de mesa, pesas, gomas elásticas y el tatami de judo donde entrena con su hijo Xavi hasta que se reanuden las clases suspendidas desde Marzo/2020 por el Covid-19. Paciencia. También habita en la casa un perro macho blanco, “Rey”, juguetón y hospitalario, se me ponía encima mientras tomaba notas para mis apuntes.

   Acerca del personaje, Daniel Deltell Nieto «Dani», ya se publicó su biografía nº 115 con fecha 31/01/2015 como judoca, alpinista, ciclista, etc. Actualmente tiene 60 años y sigue siendo el mismo de siempre, no ya uno de tantos que practican varios deportes, sino que se esfuerza en divulgar y enseñar esas actividades a quien quiera aprenderlas. Alguien así es muy positivo para el deporte de base en general, en cualquier ciudad.

   Una de las actividades a las que dedicó más tiempo durante su vida deportiva es el judo. De hecho, fue uno de los alumnos del club de judo Kiai, que dirigía Paco Falcó (ver biografía nº 3, de fecha 02/12/2011). Tras cerrarse aquel gimnasio histórico y con el paso del tiempo, nuestro protagonista de hoy, Dani, comenzó a impartir clases de judo en algunos colegios de la localidad, por lo que al aumentar el número de alumnos, pensó en fundar un club y buscar un lugar donde se pudiesen reunir todos los judocas de cualquier colegio y edad e impartir las clases en mejores instalaciones y con todas las medidas de seguridad para sus alumnos. El primer colegio al que se lo propuso fue el Jesús Navarro y a su directora Marisa, donde pusieron a su disposición todo lo que tenían, dentro de lo posible, pero pronto se quedó pequeño. Y así, poco después, observó que el colegio Alfonso el Sabio era el mejor dotado en instalaciones para estas prácticas, debido a que disponían de un gimnasio con vestuarios. Sólo hubo que conseguir el material necesario, como es el tatami, por ejemplo. Las prácticas eran extra escolares, tras las horas de clase.

   Presentó el proyecto a la entonces directora del centro educativo, Macu, y al AMPA; les encantó la idea y colaboraron en todo lo que pudieron  para que aprendieran judo todos los niños y niñas de Novelda. Se consiguió una evidente mejora en cuanto a instalaciones y espacio. El número de alumnos y judocas en general aumentó sin cesar durante dos años. A continuación, tras la clase de judo para los colegiales inscritos, venía la de adultos.

   Se puso el nuevo nombre de Escuela de Judo Alfonso X el Sabio y desde ese instante, aquello despegó, pues la Escuela ya tenía todos los niveles de alumnos, desde los 4 años hasta la clase de adultos y algunos de estos últimos habían sido judocas previamente, con Paco Falcó. Se hicieron el ánimo de ponerse de nuevo, tras años sin hacerlo, el judogi o kimono que suelen vestir para practicar. Paco Falcó vino a colaborar inicialmente en este bello proyecto.

   Hasta entonces, estos anteriores judocas adultos iban a entrenar a Petrer, por falta de instalaciones en funcionamiento aquí, en la ciudad del mármol. Ya en el CP Alfonso el Sabio todo fue mejor y casi perfecto; de hecho, Dani afirma que tiene ya instalaciones para poder practicar el judo, adultos con todas las necesarias garantías de necesidad, así como poder realizar entrenamientos y competiciones contra otros clubes y colegios de la provincia.

   Transcurridos 10 años desde su fundación, la Escuela de Judo Novelda ha conseguido 4 cinturones negros: Xavi, hijo de Dani; Alfredo Pérez; Jorge y otro. También han obtenido su título de monitores y técnicos, 3 integrantes: el propio Xavi de 20 años; José Campos y Dani, al que habría que aplicar el refrán de «donde hubo, siempre queda», o el de «genio y figura hasta…».

    Propusieron al Ayuntamiento y se aprobó, dar clases de defensa personal para féminas de cualquier edad; desde niñas ante el posible acoso escolar; o chicas y adolescentes por el problema del acoso en general, así como a mujeres adultas frente a la violencia de género. Estas clases especiales se impartieron tanto en el propio colegio como en el Casal de la Joventut.

   Incluso Dani amplió su radio de acción y en la vecina ciudad de Aspe, por mediación del Ayuntamiento, se comenzó 2 años antes y aún siguen allí con 2 horas los viernes por la mañana, no ya como curso sino también como talleres deportivos, anunciados y apoyados por el consistorio aspense.

   Volviendo a la actividad en Novelda, se hacen competiciones contra otros colegios, así como ante otras ciudades, con campeonatos provinciales y autonómicos de escolares. Y se podría clasificar alguno incluso para el Campeonato Nacional, tras superar los dos peldaños anteriores. Todos ellos están federados y con seguro de accidentes (todo deporte conlleva cierto riego de lesiones), pues cada año se les hace un examen para pasar de cinturón, que va desde el blanco para los que se inician, hasta el negro para los mejores y más destacados.

   Su hijo Xavi, de 20 años, por el Covid-19 ha tenido que dejar de lado su progresión, estando incluido en el equipo universitario de Alicante para campeonatos autonómicos y posteriores nacionales.

   El judo tiene unos valores educativos por los exámenes y se acaba aceptando la disciplina y el respeto al rival y al árbitro; así como también al instructor. El esfuerzo es muy instructivo y positivo para la juventud.

   No obstante, tras consolidar este deporte en Novelda, su deseo no logrado hasta ahora es no haber conseguido unas instalaciones municipales, a pesar de haberlo intentado en muchas ocasiones con el concejal de Deportes de turno, a lo largo de los años.

   Dani fue uno de los fundadores del Club de Muntanyisme, diseñando nuevas sendas entonces desconocidas; uno de los creadores de la carrera por montaña Cerro de La Mola y aún sigue practicando el montañismo, con el senderismo entre otras especialidades montañeras. Actualmente practica a veces la bici de montaña (BTT) y sale con amigos del club de Muntanyisme, habiendo recorrido con las alforjas, entre otros el Cabo de Gata y el Desierto de Tabernes, ambos en Almería; o por la sierra de Cazorla y la sierra de Siles, ambas en Jaén.

   Pide más ayuda para los deportes minoritarios o menos conocidos en Novelda. En cuanto a sus clases de judo, están paradas debido al Covid-19 y a las obras de reforma que se están haciendo en el gimnasio del colegio; a ver si se pueden reanudar para Septiembre. Su hijo Xavi se prepara para tomar el relevo generacional, tras sus titulaciones como monitor y cinturón negro en las clases de judo.

   Suerte en vuestros proyectos y que se hagan realidad. 

Artículo anterior¡Ánimo!
Artículo siguienteRepresión y recorte de libertades en pandemia

Otras noticias de interés

7 COMENTARIOS

  1. El judo y todas las artes marciales son lo mejor para la infancia, porque llevan respeto y meditación

  2. Yo también practiqué judo y otras artes marciales. Felicidades para Dani y me gusta que se acuerden de nosotros

  3. GRAN DEPORTISTA DANI. Un autentico enamorado del JUDO y el MONTAÑISMO de toda la vida.
    Y otro excelente articulo del Sr Diez. Mi mas sincera enhorabuena para ambos.

  4. Enhorabuena, a Dani y a Xavi por su labor. Ahora falta que saquen algún capítulo sobre otras artes marciales, que las hay.

  5. Como es habitual, agradezco tanto a los lectores como a los que aportan su opinión a mis escritos. A continuación, viene sobre baloncesto. Hasta entonces

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,605FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,880SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES