Javier Sala Candela elegido nuevo presidente del Casino

¡Queremos abrir el Casino a la sociedad noveldense!

El Casino de Novelda toma nuevo impulso con la entrada de la nueva junta directiva. El pasado 26 de diciembre se cerró un ciclo de seis años bajo la presidencia de Atala Crespo, primera mujer en ocupar dicho cargo. Ahora, y tras la elección de una nueva junta directiva, muchos son los proyectos que hay sobre la mesa, pero sobre todo uno, es el que ocupa y preocupa a los actuales dirigentes de la entidad, la recuperación de socios. El Casino ha pasado en los últimos diez años de tener alrededor de 2.800 socios a los 1.150 actuales. Esta es la clave que demuestra que la institución tiene que abrir nuevos caminos que fidelicen a los socios actuales y abran una puerta con ofertas atractivas para la captación de nuevos socios. El Casino de Novelda siempre mantuvo su esplendor como centro de reunión, ocio y cultura, sobre todo en sus primeros cien años, es en los últimos veinticinco años, a raíz de nuevas alternativas sociales, como las comparsas festeras, locales de moda, diferentes alternativas de ocio para los jóvenes y más facilidad en los desplazamientos de una ciudad a otra, cuando la entidad comienza su progresiva recesión. Hace un mes, un grupo de nueve personas han asumido la responsabilidad de intentar parar esta recesión e imprimir a la institución un nuevo rumbo para que se adapte a la demanda de la sociedad y el Casino de Novelda vuelva a recuperar el esplendor que durante tantos años tuvo esta institución con mucha historia y por la que han pasado muchas generaciones de noveldenses. Nos reunimos con la nueva junta directiva y su presidente, quién nos informó de alguno de los proyectos que tienen sobre la mesa.

Entrevista al nuevo presidente

Pregunta.- ¿Qué es el casino para usted?
Respuesta.-
El casino es un lugar muy entrañable para mi, en él pase mi infancia, en sus jardines tuve las primeras experiencias como adolescente, aquí nos reuníamos los amigos de la juventud y luego también era el lugar donde venir a pasear con mis hijos, y ahora con mis nietos.

P.- ¿Qué le impulsó a aceptar la presidencia del Casino?
R.-
Sobre todas las cosas, una: al entrar al Casino me preocupa ver en el tablón de anuncios las bajas de socios que se ocasionan constantemente, y lo que pretendo, junto con todos mis compañeros de la junta directiva, es aportar nuevas ideas y alternativas que, primero paren esta pérdida de socios y luego podamos recuperar el número máximo de socios.

P.- ¿Puede venir la perdida de socios por la cuota que se paga?
R.-
Efectivamente la crisis afecta, pero ese no es el único problema.
Hay que plantear una alternativa de ocio y cultural, atractiva y que dé respuesta a la demanda actual, sobre todo de los jóvenes. Lo ideal es poder llegar a conseguir un lugar donde se puedan compaginar jóvenes y mayores. El casino tiene unas instalaciones muy grandes y se puede dar una oferta para todos los públicos: Para que los mayores puedan disfrutar de ellas, que los jóvenes puedan reunirse con sus amigos, que se pueda venir a tomar una copa, jugar una partida o a hablar de negocios y que las parejas con niños pequeños puedan traerlos a jugar al jardín.

P.- ¿Están realizando alguna campaña de captación de socios?
R.-
Si, en estos momentos hemos puesto en marcha la campaña de “Socio X Socio”, quiere decir que un socio que traiga un nuevo socio, en vez de pagar 25 euros, pagan ambos 15 durante todo este año. No queremos que al Casino se le considere un sitio elitista, sino una institución abierta a la sociedad, y cuantos más socios tengamos, más se podrá ajustar la cuota.

P.- ¿Qué presupuesto anual tiene el Casino?
R.-
En estos momentos el presupuesto es de 400.000 euros y ahora mismo contamos con 16 empleados.

P.- Ha hablado usted de nuevas alternativas de ocio y cultura, ¿Cuáles son?
R.-
Tenemos previsto encaminar nuestras actividades hacia la gente joven y la cultura. Ahora mismo hay encima de la mesa la organización de exposiciones, algunas actuaciones de música en directo, conferencias – debate, etc. Tenemos intención de aprovechar al máximo el jardín tan bonito que tenemos, proponiendo actividades con periodicidad semanal que ahora tenemos encima de la mesa y que estamos estudiando. El edificio también ofrece unos salones de gran belleza que pueden ser alquilados, al igual que el jardín o la Bruja, para realizar cualquier evento cultural, de ocio o profesional. También queremos potenciar en colaboración con la concejalía de cultura que el Casino se incluya en las visitas turísticas a nuestra ciudad.

P.- El casino cuenta con un segundo espacio que lo conocemos como “La Bruja” ¿Van a hacer algo con él?
R.-
Sí, vamos a acondicionarlo para que se puedan realizar actividades que cuadran mejor en ese entorno que en el edificio central. También queremos abrir la puerta lateral del jardín para dar acceso a la Bruja sin tener que entrar por la puerta principal. Precisamente es en la Bruja donde tenemos un campo de futbito y vamos a confeccionar un equipo alevín para competir en la liga escolar de Novelda y hacer nuestro propio torneo.

P.- A parte de acondicionar la Bruja, ¿tienen en mente acondicionar alguna otra parte del Casino?
R.-
Sí, tenemos en la mesa los presupuestos y el proyecto para cumplir con la accesibilidad de minusválidos mediante una rampa que da acceso desde el jardín a la planta baja del Casino y la realización de un aseo en dicha planta. Otra cosa que hemos puesto en marcha es el Wifi tanto en el edificio como en el jardín. Y hablando de tecnologías, decir que desde primero de año hemos puesto en marcha nuestra página Web, junto con Twitter y Facebook, para abrir una vía de información y contacto entre las personas y la institución (http://casinonovelda.wordpress.com/) . Para nosotros la comunicación en las redes sociales es muy importante.

P.- El 1 de julio se cumple el 125 aniversario del Casino, ¿Están preparando algo?
R.-
2013 es un año importante para el Casino y queremos celebrarlo como se merece. Se va a hacer una revista conmemorativa dirigida por el profesor y escritor noveldense Joaquín Juan. También hemos hecho un logotipo del 125 aniversario y tenemos otras actividades en mente pero que aún no están cerradas, como es aprovechar el jardín en primavera / verano para que colegios y colectivos participen en concursos de dibujo o fotografía relacionados con el Casino de Novelda, jornadas de puertas abiertas, etc.

P.- ¿Quiere decir usted alguna otra cosa para finalizar?
R.-
Sí, que la gente venga y conozca el Casino, sus instalaciones y todos los servicios de los que pueden disfrutar y así se animen a darse de alta como socios de una institución emblemática de Novelda y abierta a la sociedad noveldense.

Os esperamos.

Nueva Junta Directiva

Presidente Javier Sala
Vicepresidenta Sonia Segura
Secretaria Belén Máñez
Tesorera Ascen Martínez
Vocal Miguel Segura
Vocal José Pérez
Vocal Bartolomé Ubeda
Vocal J.J. Pastor
Vocal Juan Román Ruiz

4 COMENTARIOS

  1. Pues yo recuerdo perfectamente el ambentazo que había en el casino, en las fiestas patronales y el resto del año. A mií me parecía formidable pasar las tardes de domingo, en el salón verde, como yo lo llamaba.
    El que la gente joven,no tenga demasiado interés en hacerse socio del casino, no es porque no sea un lugar aburrido y lleno de viejos como dicen algunos. Los «viejos» jóvenes también tienen o, tenemos nuestro espacio. De más joven no había muchos lugares donde ir, exceptuando que sí, teníamos cines. Hoy en día todo el mundo tiene coche y se «larga» fuera de Novelda por esnobismo, según dicen algunos quedarse en el pueblo es hacerte viejo antes de hora.
    En resumidas cuentas..¡ Viva el casino de Novelda! un edificio emblemáticio ubicado en la mejor zona de Novelda. ¡ Vamos a darle el auge que se merece!!!!

  2. Javier te deseo suerte a tí y a la nueva directiva, porque lo tenéis difícil.
    Cuando yo era joven era impensable para mí unas fiestas de Novelda sin las verbenas del casino. Mi grupo de amigos éramos de los primeros en llegar y de los últimos en irnos. Lo pasábamos como no lo he pasado nunca más. Y era fijo, año tras año!!

    Yo me he ido con un tremendo enfado cuando mis padres no me dejaban quedarme hasta el final. Y cuando tuve edad para hacerlo, me iba cuando terminaba la verbena, casi cogeando hasta mi casa de tanto bailar. Y el resto de mis amig@s también.
    Solo por esos tres días, y las verbenas que los precedían con diversos motivos, y más para los que no pertenecíamos a ninguna comparsa, valía la pena pagar todo el año. Eran lo mejor de las fiestas!!!

    Recuerdo cuando habían dos orquestas, que se alternaban, y que ponían música de todo tipo. Un rato para los más jóvenes, un rato para los más mayores. Y la pista llena todo el rato, las mesas llenas, consumiendo, y el casino a rebosar. Gente apoyada en la verja, por fuera viendo el ambiente y oyendo la mágnifica música. Lo recuerdas? Tú eres un poco mayor que yo, así que lo que te cuento lo has vivido igual que yo.

    Recuerdo un año, con una tormenta tremenda, sobre las 5 de la mañana, los incombustibles, pegados todos al pequeño aleron que sobresalía del templete, bailando a pesar de la lluvia y los truenos. Al final nos hicieron entrar al salón… y no nos íbamos a casa porque estábamos esperando que escampara para volver a salir!!!

    Pero un día cambió la dirección, más o menos a mediados de los noventa, no te podría decir que año… Y empezaron a traer orquestas que solo satisfacían los gustos de los mayores. Un año tras otro esperábamos volver a tener verbenas como las anteriores, y año tras año nos salíamos mosqueados porque solo se ponía música «carca».

    Según mi opinión ese fue el pricipio del declive del casino. La vida de hoy en día ya nos llevaba por otras cosas. Trabajos fuera de Novelda, otras obligaciones… Al casino ya no íbamos como antes cuando éramos jóvenes y todas las tardes estábamos allí. De hecho apenas íbamos. Y las fiestas que hasta entonces habían sido el catalizador, donde todos los amigos nos volvíamos a reunir, cogíamos mesas y lo pasábamos de maravilla… eran algo del pasado.

    Así que poco a poco la mayoría nos fuimos dando de baja.
    No nos compensaba pagar todo el año, para no ir ni a las verbenas… y si íbamos… mosquearnos. Yo pasé de desear que llegaran las fiestas, a marcharme de Novelda… al día siguiente de bajar la Santa. Si no voy a las comparsas y tampoco me gustan las verbenas del casino (de lo que organiza el ayto ya ni hablamos!!!) pues aprovecho para irme con mi familia a descansar fuera.

    Y así, la directiva de entonces… y las posteriores que no enmendaron el error… fueron desterrando la juventud del casino. Ahora pasas por la calle una noche como el 23, 24 y 25 de julio… y da pena. Me da una tristeza enorme!!!

    Te deseo suerte, pero ahora los jóvenes ya no tienen cultura de «casino» como la tuvimos los de nuestra generación. Y sin juventud… no hay futuro. Todos esos niños que hay ahora ahí en el jardín, porque los llevan sus padres, no estarán el en casino cuando tengan 15 años.

    En su momento debieron pensar en el futuro, y no pensar solo en ellos como hicieron las sucesivas directivas. Ellos tuvieron las verbenas que deseaban… pero los demás nos fuímos para siempre.
    Suerte Javier!!!

  3. a ver si teneis memoles para llevar a cabo una buena reconversión del casino que sea atractiva a la ciudadanía, joven o menos joven porque instalaciones y local hay de sobra. Suerte en esta nueva andadura

  4. Pues yo opino (y lo he dicho, a veces, por escrito y de palabra a algún que otro presidente/a) que, hace ya muchos años, se debía haber hecho algo con el edificio de la Bruja, para los jóvenes. Pues, en efecto, el Casino por dentro sólo se ven «viejos» en su mayoría. Ya he llegado yo también a esta edad y cuando voy por algún motivo (conferencias o similares, o enseñarlo a algún/a forastero/a).
    En la época de las «vacas gordas» (ahora es practicamente imposible) se debió buscar la financiación y afrontar ese edificio para convertirlo en un club social, con su hemeroteca, incluso con su discoteca particular, debídamente insonorizada.
    Mis hijos, ahora superan los 30 años, los llevaba allí en su infancia y no se salían de los columpios. Y fueron llegando a la pubertad. Su sitio eran los futbolines y billares del sótano. Pero, a partir de los 12 ó 13 años, ya no iban «ni a cañasos».
    En cuanto a mi esposa y a mí, no nos llegaba a satisfacer estar sentado toda la tarde y tomando algo, aunque conlleve charlar con alguien. Total, que hablé de dejarlo y me pidieron que siguiera, pero poco después, hacia el año 2000, me di de baja. Incluso nunca fui a las reuniones de la Junta Directiva a las que, tengo entendido, tuve derecho por ser propietario de 4 «acciones» (aquellos documentos editados en el año 1941) que su anterior propietario, mi suegro, me transfirió. Otras tantas «acciones» poseía mi cuñado, quie nunca fue ni siquiera socio, pues vive en Cataluña y el año que está por aquí, en fiestas, eso dos o tres días está viendo a sus amigos de la infancia.
    Resumo, o hacen algo para los jóvenes (sea como sea, aunque sea empeñándose hasta las cejas) o el Casino irá quedando desierto de socios, en algunos años. Y cuando los ingresos ya no sean suficientes, empezará aquello a ser menos atractivo incluso para los que se consideran «casineros de toda la vida». Y esto hay que evitarlo.
    Por tanto, mis mejores saludos para la nueva Directiva. Ojalá sepan enderezar aquello para HCERLO ATRACTIVO A TODA LA POBLACION DE NOVELDA. Ánimo y suerte, directivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí