El inspector José Francisco Doménech se jubila tras más de 36 años en la Policía Local de Novelda

Ingresó como Guardia, junto a tres compañeros más, en la entonces Policía Municipal de Novelda, por oposición libre el 1 de julio de 1985 con 23 años. En diciembre de 1990, ascendía a Cabo por concurso-oposición y en enero de 2003 a Inspector, también por concurso-oposición.


Su primer destino en la policía fue en la conocida brigadilla nocturna, una vez disuelta la brigadilla en enero de 1986, pasó a los grupos operativos, desempeñando la función de motorista con la Sanglas 500 durante más de tres años.

Cuando ascendió a Cabo tuvo como función la dirección de un grupo operativo. A partir del 2003, ya en el cargo de Inspector, las funciones fueron más de organización, administración, coordinación y las demás propias del cargo.


Ha sido durante muchos años delegado sindical en el Ayuntamiento, tratando de mejorar las condiciones de los trabajadores municipales.


Desde 1995 hasta el 2018, ha desempeñado la sub-jefatura del Cuerpo de la Policía Local, realizando las sustituciones de Jefatura.

PREGUNTA. – ¿Cuándo y por qué decidió entrar en la Policía Local?


RESPUESTA.-La decisión no fue para nada premeditada, de hecho, presenté la instancia para participar en el proceso selectivo en el último día de plazo, una hora antes de cerrar el registro del Ayuntamiento.


A continuación, compré un temario de una Academia de Policía de Alicante. A los seis meses, después de las pruebas selectivas,el 1 de julio de 1985 tomé posesión como Guardia de la Policía Municipal de Novelda.

P.- En ese momento, ¿Quién era el alcalde, el concejal de seguridad y el jefe de la Policía Local en Novelda?


R.- En julio de 1985 el alcalde de Novelda era Salvador Sánchez Arnaldos.
La concejala de Policía era Caridad Fenoll y el jefe era José Luis Cremades que ostentaba el cargo de Sargento.

P. – ¿Cómo era la Policía de aquellos años? ¿Qué diferencias hay con el cuerpo de seguridad actual?


R.- Era una policía que apenas tenía marco jurídico alguno, todo se reducía a siete artículos del Reglamento de Funcionarios de Administración Local de 1952 y a un escueto Decreto de 1975 que confería a las Policías Municipales la condición de auxiliares de las Fuerzas de Seguridad estatales en materia de Orden Público.

Los medios eran precarios y los funcionarios solo teníamos la formación que proporcionaba la calle. Afortunadamente a partir de la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de 1986, del desarrollo normativo de la Generalitat Valenciana que se inició en 1990 con la primera Ley de Coordinación de Policías Locales y del proceso formativo que se inició con la Escuela de Policías y Bomberos de la Generalitat, todo cambió.


Hoy en día la Policía Local es un cuerpo que ha cumplido la mayoría de edad.

Cuenta con un marco jurídico extenso y unos funcionarios con la formación y preparación adecuada al tiempo que se vive y a las demandas y retos actuales, si bien la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, hoy obsoleta, debería darle el lugar que le corresponde a las policías locales.

P. ¿Ha sido difícil trabajar en Novelda como policía?

R.- Ser policía en el mismo pueblo en el que vives tiene sus cosas buenas y malas, como es lógico. El papel del policía en muchas ocasiones no es entendido, sobre todo en la labor correctora, y también tiene el inconveniente de que no desconectas nunca, pero por otra parte el conocer el entorno y a la gente también te da ciertas ventajas.

Como en todo, con la experiencia se van corrigiendo ciertas cosas y se va llevando mejor.

Doménech junto a Marín y Pacheco, dos compañeros de promoción.

P.- ¿Qué tareas realiza la Policía Local en Novelda?

R.- Las policías locales tienen un marco competencial muy exhaustivo, lo que diversifica mucho las funciones y no permite a veces dedicar el tiempo y los medios necesarios en algunas de ellas.

En Novelda se trabaja en tráfico, control y vigilancia de establecimientos, hay una unidad específica de violencia de género, otra unidad de policía rural y de medio ambiente.

Se realiza mucha mediación en conflictos de todo tipo, se trabaja mucho en seguridad ciudadana pura y dura, se realizan informes y actividades de apoyo a la gestión del Ayuntamiento en vados, padrón, infraestructuras y otras.

Además, la preparación y organización de eventos y actos en la vía pública es una actividad que requiere mucho personal y esfuerzo, aunque desde marzo del 2020 hayan disminuido radicalmente este trabajo, por las circunstancias que todos conocemos.

P. – ¿Puede mejorar el servicio actual del cuerpo de seguridad?

R.- Siempre se puede mejorar, y siempre debe ser un objetivo constante el progresar en el trabajo.


En el caso concreto de Novelda, urge la incorporación de policías en plazas fijas. Dar estabilidad a la plantilla es imprescindible para poder tener proyecto de futuro.

P.- Tras una extensa carrera, ¿cuál ha sido su peor momento como policía? ¿Y el mejor?

R.- En más de treinta y seis años como policía evidentemente ha habido de todo. Las actuaciones más frustrantes son las que tienen que ver con las personas, cuando ves escaparse la vida de alguien sin poder hacer nada por evitarlo. Las más gratificantes, aquellas en las que tu trabajo sí ha servido para ayudar a alguien.

Me siento especialmente orgulloso del trabajo realizado en la preparación y coordinación de dispositivos para actos deportivos y eventos culturales y festivos en los que he disfrutado mucho, en especial el Cross de la Subida al Santuario, que lo he trabajado casi desde su nacimiento y siempre ha sido un reto de organización, y el dispositivo del día de la bajada de la Santa, a la que como noveldero tengo una especial devoción y he tenido el orgullo de recibir en el Paseo de los Molinos durante casi todos los años de mi carrea profesional y portarla entrando a la Plaza Mayor durante veinticinco años.

P. – La Policía realiza su trabajo, pero cuál es el papel que debe realizar el ciudadano en materia de seguridad ciudadana.

R.- La labor policial, por desarrollarse fundamentalmente en lugares públicos, está muy expuesta a la crítica social. Esto no es malo, siempre que se haga desde la buena fe y el objeto de mejorar.

Debemos creer y confiar en nuestra policía.

Hay gente que quiere saber de todo y más que los profesionales y están siempre en busca del fallo y de la crítica mal intencionada y esto es malo en general para la sociedad, más que para la policía. La sociedad debe confiar en su policía y la policía debe sentirse arropada por la sociedad para poder protegerla.

P.- En el mes de noviembre compañeros de trabajo junto a su familia organizaron una despedida sorpresa en el que reconocieron su labor en estos años de trabajo. ¿Qué sintió al ver a compañeros de diferentes etapas de su vida laboral?

R.- Pues sentí mucho cariño y mucho respeto hacia mi persona. El trabajo del policía es un trabajo fundamentalmente de equipo y yo he tenido muy buenos compañeros en la Policía Local de Novelda.

Por Novelda han pasado grandes profesionales, algunos de ellos se fueron a otras plantillas a continuar su carrera profesional y otros se quedaron aquí realizando su trabajo.

De todos ellos, desde los primeros compañeros que tuve cuando ingresé, a los últimos que se incorporaron recientemente, he aprendido mucho y he compartido mucho, lo que me ha enriquecido como persona.


Quiero agradecer a todos y cada uno de ellos su colaboración durante mi trayectoria profesional y el respeto que han tenido conmigo. A mi familia, y en especial a mi mujer y a mis hijos el apoyo y la comprensión. Fue algo muy especial que quedará indeleble en mi memoria y sobre todo en mi corazón.


Y aprovecho la oportunidad que me dais, para darle las gracias a todas aquellas personas de las asociaciones, clubs deportivos, colectivos, prensa, centros educativos, empresas, etc., con las que he colaborado y trabajado durante toda mi trayectoria profesional.

Ha sido un honor y un orgullo haber trabajado por y para el pueblo en que nací y en el que vivo.

P.- ¿Cómo quiere que sea su vida en esta nueva etapa?

R.- En este nuevo ciclo, principalmente voy a disfrutar más de mi vida personal y familiar sin las limitaciones que te da el trabajo y dedicarme a enriquecerme culturalmente y a profundizar y seguir formándome en el campo de la Heráldica, que ha sido mi gran pasión en los últimos años.

Doménech en el Casino durante una charla sobre Heráldica (2019).

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,740SeguidoresSeguir
3,490SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES