El sector de la uva de mesa embolsada del Vinalopó firma un manifiesto reivindicativo para defenderse

El documento ha sido respaldado por los alcaldes de los municipios de la Denominación de Origen Protegida Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó y por el Consejo Regulador, organizaciones profesionales, cooperativas y la Federación Provincial de Empresarios Hortofrutículas

La cooperativa agraria de Monforte del Cid ha presenciado la firma del manifiesto reivindicativo que pretende poner en valor y defender el sector de la uva de mesa embolsada. Un documento que ha sido firmado por los alcaldes de Novelda, Fran Martínez; Aspe, Antonio Puerto; Monforte del Cid, Mª Dolores Berenguer; La Romana, Nelson Romero; Agost, Juan José Castelló; Hondón de las Nieves, Carmen Sellés y Hondón de los Frailes, Eleuterio Jover. El documento también cuenta con el apoyo de Pepe Bernabéu, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen, Eladio Aniorte, presidente de ASAJA Alicante, Carles Peris, secretario general de La Unió de Llauradors i Ramaders, así como por representantes de las cooperativas y de la Federación Provincial de Empresarios Hortofrutícolas.

Todos ellos conforman la Mesa de Crisis Sectorial de la Uva de Mesa del Medio Vinalopó y pretenden visibilizar y reivindicar soluciones para la complicada situación que atraviesa la uva de mesa embolsada en el valle del Vinalopó, cuyos elevados costes de producción, incrementados sobremanera por las continuadas subidas en los precios de los seguros y agravados por la carestía y escasez del agua, están poniendo en peligro la permanencia y viabilidad de un cultivo histórico y artesanal en la zona.

La producción representa casi el 80% del total de la Comunidad Valenciana y de ella dependen doce mil puestos de trabajo, de los que diez mil son directos (agricultores, manipuladores y exportadores) y alrededor de dos mil indirectos (empresas de maquinaria, sistemas de riego, fitosanitarios, etc) que, en caso de desaparecer, causaría en la comarca un daño económico, social y medioambiental irreparable que podría afectar, incluso, a la pervivencia de los pueblos.

En el manifiesto solicitan la intervención del Ministerio de Agricultura ante la subida “inasumible y desproporcionada” del precio del seguro agrario por parte de Agroseguro, que en 2020 se incrementa en casi un 9% en una escalada alcista que se suma al diez por ciento de aumento del pasado año. Por ello, realizan las siguientes exigencias:

1. Seguro agrario viable y accesible para todos los productores. que desde ENESA e impulse reglamentariamente instrumentos legales que limiten el aumento de las primas que puedan ser asumidas por el sector.

2. Aprobar por arte de ENESA una subvención adicional para compensar el extraordinario e inaccesible incremento de las primas del seguro de uva de mesa. Estableciendo nuevos criterios para su concesión y que sirvan para apoyar la nueva contratación.

3. Que se estudie la posibilidad de corregir las medidas en el plan anual 2020 y aplicar las condiciones y normativa del plan 2018, considerando únicamente la limitación de daños por parcela el siniestro de lluvia persistente del 70% para ratios de siniestralidad superiores al 250%.

4. Que se estudie la posibilidad de reducir el incremento de tarifas y que no se apliquen los incrementos previstos de forma generalizada para el plan 2020

5. Que establezca una nueva tabla de bonificaciones y recargos que sea justa y coherente con la siniestralidad, de manera que partiendo de la tabla del plan 2018 incrementen 10 puntos básicos los tramos de siniestralidad a partir del 100%.

Además de estos puntos relacionados con el Agroseguro, la Mesa de Crisis reivindica igualmente el desbloqueo de la ejecución del trasvase Júcar-Vinalopó, paralizado desde hace 14 años, como única solución para acabar con la “inseguridad e incertidumbre” del sector con respecto a la disponibilidad de recursos hídricos para el riego y la necesidad de “reducir de forma permanente” de 0,32 a 0,20 el módulo de tributación del IRPF para acabar con el “agravio comparativo” que padecen las técnicas de cultivo tradicionales amparadas por la Denominación de Origen Protegida, que “son las que aseguran la calidad del producto”, comentaba Pepe Bernabéu, presidente de la DOP.

Este documento, que harán llegar a ENESA (Entidad Estatal de Seguros Agrarios dependiente del Ministerio de Agricultura), supone el punto de partida hacia una batería de movilizaciones que arrancarán en Alicante el próximo 28 de febrero (la tipología de protesta se determinará la próxima semana) y que pretenden denunciar los motivos que han llevado a la uva del Vinalopó a una crisis estructural sin precedentes.

Durante la firma del manifiesto, el alcalde de Novelda, Fran Martínez, comentaba que en el caso de que el sector caiga, el porcentaje de población afectada será muy alto “porque se trata de un sector productivo de todo el valle del Vinalopó”. El alcalde señala la incidencia muy negativa que supondría porque, actualmente, “la situación de la industria en la comarca no es la mejor y no solo es una decisión que afectará única y exclusivamente a la agricultura, sino que al final se extenderá debido al volumen de personas implicadas”.

Por parte del presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, destacaba que “es el momento de elevar el tono para que se escuchen los problemas que nos han llevado a esta situación y evitar que se sigan arrancando plantaciones, muchas de ellas de jóvenes empresarios que están hartos de perder dinero”.

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,610FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,890SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES