Opinión de Fran Martínez, PSOE Novelda.- Edición Impresa

Caretas fuera

Como decía la canción: “Cómo hemos cambiado”. Porque hubo un tiempo, no tan lejano, en el que el ahora alcalde, el Sr. Esteve, era oposición. Más en concreto el estilete, el abanderado, el adalid, el (póngale usted el adjetivo que más le guste). Y precisamente él fue quien mejor supo usar los plenos, retransmitidos por los medios de comunicación, algo que, por cierto, ahora tampoco le gusta, para darse a conocer ante la opinión pública de nuestra querida ciudad. Una persona que, en su labor de fiscalizador del equipo de gobierno era muy peculiar, hay quien diría cansino, otros incisivo, lo cual le valía para acaparar mucha atención y llevarse muchas llamadas al orden, pleno tras pleno por exceder del tiempo permitido. También era conocido por sus tediosas intervenciones en cualquiera de los puntos del orden del día. O por sus mociones que poco tenían que ver con Novelda.

Y es que nadie personificó mejor la frase: “estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”. Esa misma persona otrora oposición ostenta el cargo de alcalde. moción de censura mediante y apoyado, no lo olvidemos, por los que tanto y tanto criticó, y ahora decide cargarse los plenos porque “se hacen muy largos y no es normal”. Será que lo normal para él es prohibir a la oposición que pregunte a la vista de todos, en un ejercicio de máxima transparencia. Será que ahora lo normal para él sea que la oposición no haga de voz del pueblo para indagar en asuntos que preocupan, en asuntos que interesan o en los que piden que pregunten por ellos, dejando de este modo muy claro que lo que diga el pueblo, lo que diga la gente, a él le trae sin cuidado.

Porque como decía el dicho “si quieres conocer a fulanito, dale un carguito” y vaya si se le está conociendo, tanto que el Sr. Esteve se ha creído que el ayuntamiento es su corralito particular. Un sitio donde poder hacer lo que le venga en gana por encima de todo y de todos. Lo cual denota muy a las claras quién es la persona que ostenta actualmente el sillón de la alcaldía, una persona con ínfulas caciquiles, que no tiene empacho en saltarse a todos y a todas con tal de salirse con la suya y burlarse de todas las personas de este pueblo.

Porque una persona, ya sea alcalde u otro cargo, no puede secuestrar la democracia, no puede callar al pueblo de la manera en que lo ha hecho. Y ni mucho menos puede creerse que el ayuntamiento es su cortijo particular, que aquí se hace lo que él diga, como él diga y cuando a él se le antoje. Porque lo del pleno es solo una más de sus cacicadas, recuerden: moción de censura, transfuguismo, intento de cobrar su sueldo aunque no le corresponda, faltas de respeto constantes, mala gestión, obras sin ton ni son, dejadez para con el pueblo, etc.Todas ellas, acciones, que dejan muy a las claras que el cargo que ostenta le queda muy grande, demasiado.

Sin embargo, me gustaría finalizar este artículo del mismo modo que el mes pasado porque dicen que siempre hay que ver el lado positivo a las cosas, y es cierto, en unos pocos meses decide Novelda y nos podrán engañar una vez, dos ya no.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí