La credencial de peregrino de Santiago por dos caras, por Pedro Mora Morote

El día 4 de Mayo de presente año, Paco Serra (Presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago. Caminos del Sureste y de la Lana en Novelda) y un servidor, ambientados con los atuendos de peregrino (bordón, vieira, mochila, credencial, etc.) llegamos al C.E.I.P. “Jorge Juan” de nuestra localidad para impartir una charla divulgativa con imágenes de contenido jacobeo para los alumnos/as de 5º y 6º de Primaria.

Finalizada la parte teórica, todo el alumnado (educación infantil y primaria), caminamos por el recinto del edificio realizando el Camino de Santiago con la colaboración de todo el profesorado. Al final se hizo entrega de diplomas y vieras de recuerdo para cada clase. Esta es la cara positiva, viendo la enorme satisfacción y alegría que reinó en los escolares. Fue una mañana de entrega total a los alumnos con objeto de difundir, y entusiasmar directamente a los alumnos e indirectamente a sus padres, de las ventajas de “hacer” el Camino de Santiago

La cara negativa fue la pérdida de mi credencial sellada del último Camino de la Lana realizado en septiembre del año pasado. La búsqueda por las calles y establecimientos por donde antes había transitado fueron estériles. Llegado a casa, mi familia insinuó: “Ya tienes motivo para hacer este camino”.

El dicho popular dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Y creo que tiene razón. Como animal racional que soy pensé que había muchas razones de peso (personales, familiares, paisajísticas, artísticas, deportivas, religiosas, etc.) para repetir caminando el Camino de la Lana hasta la tumba del Apóstol Santiago.

La Ruta de la Lana es la ruta ganadera que seguían los esquiladores, ganaderos y comerciantes de la Mancha con Burgos, capital comercial de la lana durante los siglos XVI y XVII. Tradicionalmente, la peregrinación comenzaba en la localidad conquense de Monteagudo de las Salinas, enlazando con el Camino de Santiago Francés en Burgos. En la actualidad se considera la ciudad de Alicante el inicio de la ruta principal, coincidiendo en su trazado entre esta ciudad y la de Caudete con el Camino de Santiago del Sureste. Pasa por pueblos y ciudades de las provincias de Alicante, Albacete, Cuenca, Guadalajara, Soria y Burgos.

Me prepararé física y mentalmente. El día 10 de septiembre comencé mi nueva andadura. Salí caminando desde la cueva de San Pascual en Orito (Monforte del Cid) y llegué a Burgos el día 2 de octubre. Desde Alicante a Burgos hay 650 km de distancia. Al día siguiente y acabado el Camino de la Lana me trasladaba a Oviedo para reiniciar el Camino Primitivo.

Así comenzaba también, mi segundo Camino Primitivo que me llevaría hasta Santiago de Compostela. Es el primer camino de peregrinación del que se tiene constancia ya que el rey Alfonso II, conocido como el Casto, realizó la peregrinación partiendo desde Oviedo hasta Santiago de Compostela en el siglo IX, cuando se descubre el sepulcro del Apóstol. Dice el dicho popular: “Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado pero no a su Señor”. Hay que reseñar que la Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de San Salvador de Oviedo (Catedral de San Salvador para los amigos), es el monumento más importante de la ciudad, construida por el rey Alfonso II, el Casto (791-842). Dentro de la catedral, la talla más importante es la del Salvador, una imagen románica policromada del siglo XII, probablemente realizada para presidir el altar mayor de la catedral. Es muy venerada por los peregrinos.  

Los 321 kilómetros que separan Oviedo de Santiago se pueden realizar en 11 etapas. Algunas de estas etapas son bastante fuertes por los continuos desniveles del relieve pero compensan el esfuerzo con unos paisajes naturales maravillosos.

La llegada a Santiago fue el 13 de octubre. La repetición del Camino de la Lana y del Camino Primitivo han vuelto a llenar en mi persona una fuente inagotable de energía que espero dure todo el año. Con esta doble experiencia, ratifico lo escrito por el literato jesuita español Baltasar Gracián: “Lo bueno si breve dos veces bueno” y animo a otras personas a realizar esta grata experiencia de “hacer” el Camino de Santiago.

¡Buen Camino!

3 COMENTARIOS

  1. Don Pedro, gran maestro ( ahora se le llama profesores), y gran persona.
    Vuelve a perder la credencial, que en jubilarme nos vamos juntos ha hacer el camino.
    Un saludo.

  2. Don Pedro Mora, gran Maestro, ahora les llaman profesores, y gran persona. Para mi y para otros compañeros que fuimos alumnos en el Colegio Gómez Navarro, siempre será Don Pedro, a pesar de los años.
    PD, vuelve a perder otra credencial y así cuando me jubile, nos vamos juntos ha volver hacer el camino.
    Un fuerte abrazo.

  3. Don Pedro Mora, gran Maestro, ahora les llaman profesores, y gran persona. Para mi y para otros compañeros que fuimos alumnos en el Colegio Gómez Navarro, siempre será Don Pedro, a pesar de los años.
    Cómo ha cambiado el concepto de relación maestro-alumno, el respeto y principio de autoridad que tenían y que ahora deja mucho que desear.
    A muchos de los alumnos de hoy en día les hace falta hacer el Camino, pero ida y vuelta.
    PD, vuelve a perder otra credencial y así cuando me jubile, nos vamos juntos ha volver hacer el camino.
    Un fuerte abrazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí