Editorial febrero 2018

Editorial publicada en la edición impresa de febrero.

Hay cosas que nos rompen el alma

Empezamos este editorial recordando el que hicimos en septiembre y que se titulaba «Carta abierta a un… Hijo de Puta». Aquella carta la terminamos diciendo: «No sabemos quién eres, pero lo sabremos, no te quepa la menor duda. La policía dará contigo y ese día, cuando un juez te siente en el banquillo para sentenciar que eres un asesino, ese día estaremos allí para mirarte a los ojos y decirte: Hijo de Puta, ojalá te pudras en la cárcel». Pues bien, ya lo sabemos, ya sabemos quién ha asesinado a nuestro amigo Antonio Navarro, ya le hemos visto los ojos a ese canalla, a ese «Tonto útil». Lo que no podíamos sospechar es que el asesino traía regalito y no actuaba solo. Ahora la policía tiene a buen recaudo a la parejita. Hay gente que es tan mala que se tutea con el diablo. Y, como dijimos en aquel editorial de septiembre, ¡Ojalá se pudran en la cárcel!

Con el frío que hace y lo caliente que están los ánimos en otros sitios

Acabamos de pasar una horrible ola de frío y nieve que casi deja tiritando a todos los empleados y empleadas del Gómez Tortosa. El otro día fuimos a hacer una gestión a tan insigne edificio y nos topamos con todas las empleadas bufanda en ristre, nariz escarchada de punta rojiza, con sus correspondientes mocos de una variada gama de colores y toses. Unos despachos llenos de paracetamoles y jarabes. Y todo ello, ¿por qué? Porque la temperatura ambiente estaba a 8´7 grados. Vamos, lo que viene siendo «un frío que pela». Y todo porque la máquina del aire acondicionado está rota todo el invierno. Según el concejal competente, no se puede arreglar porque nadie quiere hacer el trabajo si no está consignado y se le garantiza el pago. Qué lastimica de trabajadores y trabajadoras y qué pena nos da el concejal responsable que va llorando por las esquinas de ver que no puede darle el calor que necesitan esta gente. Pero, ¡oh, milagro! Ya está todo arreglado, ya están las máquinas nuevas funcionando, el personal calentito y el concejal descansando. Todos felices y contentos.

Pero en el pueblo han pasado otras cosas

Lo que nos alegramos de que se le ponga el nombre de «Alcalde Salvador Sánchez Arnaldos» a un nuevo parque en la avenida. Salvador, con sus aciertos y sus defectos, ha hecho mucho por Novelda. Sobre todo ha conseguido la confianza mayoritaria del pueblo durante casi tres lustros. Otro que también nos alegra es el nombramiento de Cofrade de Honor de Francisco Martínez Monerri, entre otras cosas porque es compañero nuestro del Santo Sepulcro. Y, por último, la alegría que nos conmueve por el merecidísimo nombramiento de Susi Guillén como Festera d´Honor, perteneciente a la comparsa Negres Betànics. A todos vosotros, que escribís Novelda con mayúsculas, muchas felicidades por esos galardones tan merecidos.

A otro que queremos felicitar es al socialista Iván Ñíguez, que ha demostrado la valentía suficiente para presentarse a Secretario General de su partido en el Medio y Alto Vinalpó a pesar de saber que no era el candidato elegido por el «aparato». Así y todo ganó a su contrincante en varios pueblos, incluido nuestra Novelda. En fin, estos son los sinsabores de la política. «Unas veces se gana y otras veces se aprende».

Y ya que estamos hablando de política les diremos que el otro día fuimos testigos en exclusiva del encuentro entre nuestro alcalde y Mariano Rajoy, y del cual damos cumplida cuenta en la página 3. Pero, nosotros que estábamos presentes en tan selecto corrillo, cuando se despidieron Rajoy y el alcalde, no sé si oímos «hasta luego mi presidente» o «éste, el año que viene va con nosotros». Una de las dos cosas les aseguro que oímos, lo que no nos acordamos muy a las claras es cuál. Por cierto, y al hilo del tema en cuestión. Qué desastre de Ayuntamiento a la hora de comunicarse con los medios. ¿Ustedes se pueden creer que un acto oficial del alcalde con el presidente del Gobierno, el presidente de la Generalitat y el presidente de la Diputación, no se le haya comunicado a los medios? Menos mal que nosotros, como siempre, vamos por delante y asistimos a todos los actos relevantes por nuestra cuenta y riesgo. Ellos se lo pierden, tendrían que hacérselo mirar. 

Avisamos al personal. Lleven ustedes cuidado que «Los hombres de Harrelson» o, lo que es lo mismo, nuestra eficaz y eficiente Policía Local, anda por ahí probando un radar móvil de nombre «Velolaser» conectado al Wifi que va a hacer estragos en los bolsillos de los que infringen la Ley. Avisados quedan.

Y poca cosa más, que parece que con la Ley de Memoria Histórica ya está cerca la solución del conflicto de la calle Víctor Pradera, a la que nosotros le pondríamos a partir de ahora calle «El Chato», porque es el único que se ha preocupado de poner sentido común a una calle que no aparecía en los callejeros digitales.

Y si no mandan ustedes nada más, nos vamos con el compromiso de recorrernos todos los bares que participan en la ruta de las tapas, haciendo así bueno el refrán de «¡Ay qué malo estoy, llevadme al bar!»

Otras noticias de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,566FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,830SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES