Art. de opinión de Vicente Díez

LOS “MALETINES” EN EL FÚTBOL, UN ASUNTO MALOLIENTE

Este tema lo oímos desde que acabó la primera Liga, a principios del siglo XX. Y es algo que sigue comentándose; incluso hay quien afirma que hubo compra de un partido determinado, cuando el equipo de este aficionado salió dañado por el resultado que se dio entre dos equipos y el suyo, el de sus amores, resultó perjudicado “por el maletín” y… bla; bla; bla. Todo son conjeturas y suposiciones; pero pocas veces ha habido denuncia oficial y menos veces se ha podido demostrar que hubo “maletín”. Y así sucede que el seguidor del equipo que se salvó in extremis, salta de alegría y al que le “cargaron el muerto”, rabia para sus adentros y “se la guarda” a ambos equipos que fraguaron su descenso.

No es fácil demostrar que hubo “maletín” porque nadie es tan iluso como para creer que ambos presidentes que pactaron la trampa, se citen en un restaurante u hotel y en tal lugarNo creo que sean tan incautos, pues seguro que algún “paparazzi” o periodista disfrazado de camarero, les podría colocar oculta una cámara de vídeo. ¿Se imaginan el bombazo informativo que esto representaría? Ese periodista sólo aspira a ser el que consiguió “destapar la otra cara de la alfombra” y no se para a pensar si perjudica a ambos directivos, equipos o aficiones. Elucubrando en mi imaginación, opino que “la faenita de maletín” la pueden efectuar cualesquiera otros directivos de menor rango, en la otra punta del país; donde nadie les conozca y sean dos personas que se encuentran  para tomar café. Y ahora, vayamos a casos concretos. De antemano, quiero dejar bien claro que soy totalmente imparcial en el fútbol; no soy seguidor de ningún equipo en concreto, sino de todos y cada uno de los buenos futbolistas que aquí juegan, sin fijarme en la camiseta que lleva puesta; pues el arte lo lleva consigo el jugador, no la camiseta a la que está fichado. Seguro que tú, estimado lector, sabes de algún otro caso; o has oído nombrar algo raro al respecto. Hace ya muchos años, aproximadamente unos veinte, pues no recuerdo con exactitud  la temporada exacta, se dio un caso en la ciudad de Sevilla, en el partido final de aquella Liga, en la que se vieron implicados los dos equipos locales y eternos rivales, el Sevilla CF (“sevillista seré hasta la muerte”, reza en su himno) y el Real Betis Balompié (“massho er Beti, manque pierda”, hemos oído desde siempre). Pues bien, este fue el caso; uno de estos dos equipos estaba en la zona media de la taba y no peligraba su situación. Y el otro, en la zona de descenso, tenía ya puesta la soga al cuello. Pero mira por dónde, “el de la soga al cuello” tenía que jugar contra un rival que tenía alguna posibilidad de jugar la Copa de la Uefa, como se denominaba entonces a la competición europea de los que rozaban, sin entrar, en la Champions. Por otra parte, el otro equipo, el que estaba en mitad de la tabla vio la oportunidad de asestarle a su eterno y vecino rival, la puñalada por la espalda. Precisamente el equipo “salvado” recibía en su casa a otro equipo de la zona baja. ¿El resultado? Venció descaradamente el equipo visitante, lo que hizo que saliese de la zona de descenso y “el muerto” se lo colocaron al otro equipo andaluz, que no pudo remontar el empate inicial. Días después, oí entonces que la capital de La Giralda era un continuo campo de batalla de insultos, acusaciones y mamporros entre sevillistas y béticos.

Dando un salto geográfico, situémonos ahora en Alicante, donde hace pocos años, la última vez que el Hércules CF subió a Primera División, se comentó algo en prensa y radio; pero no se pudo demostrar hasta ahora que el equipo blanquiazul comprase algún partido para lograr el ascenso. Si algo no se demuestra, sólo queda el rencor para los perjudicados y los beneficiados intentan pasar página. Además,  recuerdo otro caso del equipo herculano, hace de esto ya más de 35 años. Este fue un caso aún más improbable que se dé y es que a ambos equipos les interese el reparto amistoso de puntos, para lograr sus objetivos. Y esta es la dificultad de coincidencia, que ambos equipos pactantes coincidan en objetivos, como sería que uno de ellos podría descender y el otro también. O que uno quiera entrar en la Champions o en la Europa League actual y el otro esté abajo. O que ambos aspiren a entrar en las competiciones europeas. Ahí no hay “maletín que valga”, pues si lo lograse uno, el otro se fastidiaría y se diría lo de que “a quien el Señor se la dé, que San Pedro se la bendiga”.

Bien, pues siguiendo el segundo caso sospechoso del Hércules, en aquella ocasión, era el último partido a celebrar en Alicante y el visitante fue el Burgos CF, allá por la Liga 1977/78. El equipo burgalés también estaba en la zona peligrosa de la tabla y ambos se encontraban “con un pie en el precipicio” ¿El resultado? Un descarado empate, hasta el punto que se oyeron cánticos como si de una boda se tratase (“Que se besen… que se besen”; y también lo de “Tongo… tongo”). Final feliz para ambos, pues consiguieron su objetivo, salvarse con un punto para cada uno.

Actualmente, se oye por la tele que están averiguando en el Juzgado si hubo amaño o compra del partido entre la UD Levante y el Zaragoza CF en el año 2012, con el resultado de cero a uno a favor del visitante. He aquí, si nos fijamos en el resultado, donde yo veo el nudo gordiano de “los maletines”. Si recuerdan, todo partido sospechoso de soborno o de venta, acaba con empate o lo más habitual,  con la diferencia mínima de un gol a favor del presunto “pagador”. Recalco; ahí está lo que huele a podrido, en que el premio de los tres puntos se obtiene igual si la diferencia es de un solo gol, o por media docena.

Ya se avanzó bastante en el reglamento sobre este tema al pasar de los dos a los tres puntos por triunfo, pues en caso de empate, un punto está más cerca del cero que del tres y creo que actualmente hay menos empates que antaño. No obstante, aporto mi sugerencia como remedio “anti maletines” y que conste mi opinión que la tabla clasificatoria quedaría prácticamente igual, pues los dos equipos grandes, los de “la otra Liga” disponen del dinero necesario y algo de cantera, que poco usan, para fichar a los mejores futbolistas. Ante estos gigantes, los equipos enanos, que sueñan con mantenerse y disponen de futbolistas de menos nivel, se irán de la mitad para abajo de la tabla clasificatoria. Es habitual que “el pez grande se come al chico”.

La solución, opino que estaría en que la clasificación se estableciese por la diferencia de goles entre los a favor ante los en contra. Si el espectáculo del fútbol es el gol, el propio gol es quien debe dictar la clasificación. Pondré un caso práctico e hipotético, evitando dar nombres, para no herir suspicacias. Si en el primer partido de una Liga, el Real Madrid CF recibe al equipo X y el resultado fuese de cinco a uno, el conjunto merengue se colocaría con cinco a favor y uno en contra; y un saldo de más cuatro. Por su parte, esta misma jornada, el FC Barcelona visita al equipo, Z a quien vence por uno a tres; pues el Barça tendría tres a favor y uno en contra, con saldo de más dos. Hacia la mitad de la taba estarían los que empataron, con saldo de cero puntos y más abajo, figurarían el equipo Z con menos dos y el X con menos cuatro.

Y así iríamos llegando a los partidos finales, cuando se oye el runruneo de “los maletines”. Supongamos que tanto el equipo X como el Z están para descender y tienen un saldo de menos veinte el Z; y menos diecisiete el X. A este equipo, el Z, no le bastaría con vencer por un solo gol para lograr salvarse, sino que necesitaría una diferencia mínima de cuatro goles (tres de retraso y uno más como mínimo para aspirar a salvarse) en ese último partido para sobrepasar a su rival, el X, pues si éste venciese por uno, dos… goles, la diferencia sería no ya de tres, sino de cuatro o cinco goles o puntos y ese resultado no creo que lo aceptase ningún equipo “vendedor”, ya que dicho equipo “vendedor”, llamémosle el H, puede “hacerse el sueco” ante un gol de diferencia, pero encajar media docena el último día, eso no lo admitiría nadie y se vería más claro si alguien se atreve a pactar.

Esta hipotética clasificación que he expuesto, por diferencia de goles, la he confeccionado y calculado tras el último partido desde hace unos años y recalco que los grandes seguirían arriba y los enanos, abajo; la clasificación que yo he confeccionado apenas difiere en casi nada a la que leo en el diario, pero “la historia del maletín” pasaría a eso; a ser historia.        

Otras noticias de interés

6 COMENTARIOS

  1. Está muy ben este escrito pero como tú mismo dice, los grandes (merengues, culés y pupas) estarán arriba y los pequeños que son muchos, abajo. Por lo tato, los que sufren para no bajar serían los mismos. Y no sé si los maletines continuarían o no.

  2. Vicente, le pegas a todo y eso que me parece haber leído que no es tu deporte el fútbol. Pero me gusta lo escrito. A lo mejor, no es exacto, pero es bueno que se denuncie esta vergüenza del soborno en el fútbol.

  3. Es cierto que siempre existirán los maletines. A ver si con tu tema se arregla esto, que dan pena cuando se oye que hubo pago por dejarse perder. ¿Acaso no ganan bastante los futbolistas? Porque yo pienso que no deberían pagarles ni por ganar, pero se han hecho a que les den dinero hasta por mirarles a la cara. La culpa la tenemos los que seguimos el fútbol y pagamos esas entrada. Si se valorase como el balonmano o el waterpolo, por ejemplo, no habría tanto dinero en circulación.

  4. Amigo Vicente, muy buen articulo de denuncia de los «chunchullos» en el futbol. Pero los maletines continuaran mientras la FEF, no emplee la mano dura con los clubs y jugadores corruptos.
    Pero en el futbol hay otros problemas graves. Entre ellos el que hacienda controle los otros «chunchullos» económicos de los clubs Y obligue a a pagar a ellos y a los jugadores sus impuestos. Un saludo.

  5. Creo que lo de los maletines ha sido de siempre y no es fácil acabar con esta lacra. Pero sí sería interesante que la Federación o la Justicia se dedicasen a buscar la solución y esta idea que sale aquí vale como otra, aunque todo lo que se aporta debe mejorarse. A ver si alguien añade otra forma mejor.

  6. Bueno, esto del fútbol quizá no sea lo que más conozco. Simplemente he escrito lo que pienso y por tanto, agradezco las opiniones expuestas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,713FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,990SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES