Art. de opinión de Claudio Rizo Aldeguer

EMPIRISMO CON LA VALLA, SR. RAJOY

Oí decir a Rajoy que no está seguro de que las cuchillas corten, sí, esas de Melilla, y que antes de nada va a encargar un informe para cerciorarse de su peligrosidad. No sea que de buena fe las retire y que manos, piernas y cuellos horadados hayan sido acaso una invención, malhadada. Que los inmigrantes y su aparato propagandístico, más si son irregulares, son muy dados a eso: hacer pasar por cierto lo que no es. Que les pirra quejarse, o inventar. Vamos.

En cualquier caso entiendo al Presidente su cautela. Entre que llega y no llega el papelito, un añadido por aquí, una leve corrección por allá, una duda que a última hora se levanta por acullá, el enrejado melillense seguirá haciendo su trabajo: desollar la piel del atleta improvisado. Son muertes menores, deben pensar. En cualquier caso ya sabemos que la valla separadora se traducirá más tarde en datos, en resultados de política eficaz contra la inmigración irregular que el aspirante a renovar o conquistar gobierno esgrimirá en loor a sus esfuerzos y hazañas. Como a su manera, sigue haciendo Aznar desde la ultratumba de su petulante marginalidad cuando se refiere a los incontestables datos económicos que circundaron sus años de paz y bonanza al frente del país. Claro que de los lodos que levantaron aquellos polvos, ya se los atribuye a otros. Que artero lo es, un rato.

Es curioso, de cualquier modo, la prevención advertida en Rajoy a este respecto, su exceso de celo en esta materia que descansa por entero en la dignidad de una persona de “subgrado” cuyas lesiones pretende verificar, tarde lo que tarde, frente a la extraordinaria celeridad con que acomete recortes en esta tierra de las oportunidades. O “ajustes”, que al oído le cae mejor; o, cuando sin ambages, se ríe en nuestra cara de tonto el ministro del ramo de los cojones al hablar de “restructuración del sistema”. Ahí no se da demora ni cautela ni lechas probatorias que valga. Se aprueba y ya está. ¡Que gima el vulgo! ¿De dónde, pues, tanto cuidado y pachorra para contrastar oficialmente la herida de una divisa en lomo humano?

Cuando me afeito a la mañana, por añadir luz, las marcas de guerra previas ya me han probado que si no despierto del todo puedo deslizar un tajo sobre mi distinguido bronceado. Son galones que acuden a uno tras descuidos reiterados. Sin leer las advertencias de la funda, pues, puedo llegar a deducir yo solito que un mal uso de mi cuchilla de afeitar me dejará un adefesio de cara. Para esa intuición no necesito informe del bueno de mi vecino, por muy en todo que esté. Como tampoco preciso declaración de Vulcano acerca de la agonía que las lanzas de los infames lanceros le provocaban minutos antes de su derrumbe, o para llegar a comprender el caradurismo de aquel diputado pepero que para explicar la salvajada, afirmó que en el toro un sufrimiento genera idéntico grado placer, sí, como lo leen, hasta el punto de fundirse ambas sensaciones, dolor y gusto, en un todo de satisfacción y anestesia de la res. Y el cabrón cobra por decir eso.

Hay cosas que se saben, señor Presidente. Por eso me dolió tanto escucharle decir que necesita ese informe para actuar y retirar el enjambre de cuchillos sobre los que saltan grupos de personas huyendo de no se sabe qué demonio. Que para tumbar esa valla coronada por concertinas, señor Rajoy, se impone la necesidad de esperar el resultado de un burócrata acomodado que atestigüe con desdén la agresión perpetrada. Bastaría con acordonar el Congreso, por ejemplo, con infinidad de esos aguijones de hierro afilado con el solo fin de evitar que sus señorías se ausentaran a la francesa en mitad de una sesión. Tan habitual. De ahí podría salir el informe que reclama. En un hipo, se lo aseguro. Cuando la intuición falla, Presidente, nada como lo empírico para cerciorarse. Ya lo dijo el filósofo. Y a eso voy.

9 COMENTARIOS

  1. Claudio, veo en tu escrito dos cosas raras. La primera, que te aprueben en la oficina de ND palabras como «cojones» y «cabrón». A todos se nos escapa algún taco, pero escribirlo y repasarlo y publicarlo… os habéis pasado, tanto el autor como ND por mostrarlo.
    En cuanto a los subsaharianos que parece que defiendes, creo que hay mucha hipocresía en nuestra sociedad, al decir «pobrecitos, tienen derechos» o como dijo hace pocos días el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal que «los inmigrantes irregulares no son un peligro»., comparándolos con sus propios padres que emigraron en su día a Alemania.
    ¿Qué hacen a los pocos días de arribar a España, cuando ven que se las acabó la botella de agua mineral y el bocadillo inicial? Pues no suelen encontrar trabajo. O sea, que o se dedican al «top manta» (con suerte), o acaban delinquiendo, pues las tripas les reclaman que las llene con algo sólido, no con promesas.
    Por tanto, soy partidario de que se ponga freno a esta invasión de ilegales. Cuando íbamos los españoles a emigrar por Europa, solíamos ir con la casi seguridad de encontrar empleo pues allí necesitaban peones y éramos baratos.
    Pero, ahora, ni España ni Europa necesita esos peones. Es más, añado que contribuyen a distribuir los productos chinos e ilegales que nos llegan.

  2. El cinismo del Sr. Rajoy queda patente una vez más, Claudio. Lo describes perfectamente en tu artículo. Tiene tantos problemas con los que estamos aquí, que no quiere que vengan más. Además, seguramente estos no son clientes potenciales de su registro de la propiedad, y de mano de obra ya vamos servidos, sobre todo ahora que va más barata.
    Son especialistas en recortes, pero las tijeras sólo no bastan. Ellos sí deberían «cortarse un poco» y no ayudarnos tanto con recetas de ese tipo.

  3. esta claro, hay que quitar la valla, enterita, los doscientos policias y guardias civiles tambien, que se vengan para la península, que hacen más falta y además, crear centros de acogida de inmigrantes en melilla, para que cuando lleguen sean debidamente atendidos, las patrulleras de la guardia civil, que se dedican a control del tráfico de drogas y que dejen a las pateras en paz.
    total, solo hay doscientos millones de personas en Africa queriendo llegar a Europa………..

  4. Claudio:
    Es bueno que nos preocupemos de los demas pero sin embargo tambien es bueno considerar ciertas cosas que en tu escrito no las tienes en cuenta y realmente son las que nos deben preocupar como sociedad y como nacion.
    Pensemos en Espana como nuestra casa. Tu dejarias entrar a tu casa a quien quisiera sin saber primero quien es? Crees que es bueno para Espana que entren todos indiscrminadamente ? Al ingresar a cualquier pais del mundo,incluso en los paises de donde son los que quieren entrar a las \»Bravas\» hay que pasar un control, sera mas o menos exhaustivo pero hay un control.Por lo menos saben que estas ahi y sobre todo quien eres. Por que nosotros no podemos hacer lo mismo?
    Siguiendo con la idea de nuestra casa, considero que una vez adentro tendremos que compartir con ellos nuestras miserias y nuestras riquezas lo cual es muy conmovedor,pero el caso es que nosotros como nacion todavia no nos mantenemos con lo que producimos y todas las semanas,golpeamos las ventanillas de los bancos para que nos den dinero mientras tratamos de arreglar el desbarajuste economico en que nos encontramos llegando la deuda a sumas siderales.
    De verdad crees que el cacareado estado de bienestar espanol siendo
    bueno,regular o malo podra mantenerse si caritativamente dejamos a todos que entren y lo disfruten con nosotros cuando nosotros mismos no lo podemos pagar?
    Lo primero sera arreglar la casa,ver que nada nos falte,como sociedad y como nacion Si un dia sentimos que podemos invitar a nuestra mesa para que disfruten con nosotros las bondades de el fruto de nuestro trabajo y bienestar,perfecto, pero si no, lo que estamos haciendo es repartir lo que no tenemos con otros y eso no puede ser.
    Si tu, como individuo libre de esta sociedad,llevado de tus convicciones caricativas crees que hay que hacer algo,no dudes en contactar cualquier Ong que ellos gustosamente te diran como lo debes hacer,pero cuidado, eso no te librara de tener que pagar tu parte proporcional de la deuda que tiene Espana por pensar que se puede dejar entrar a quien quiera a compartir las cosas que los espanoles todavia no han empezado a pagar y que a cuenta de nuestros hijos y nietos estamos gastando.

  5. Que las cuchillas cortan, ya lo sabemos todos. Creo que esa no es la discusión. Según mis entendederas, que deben ser muy cortas, creo que de lo que se trata es de si cierro la puerta de mi casa para que no entre todo el mundo, sino quien yo quiera. A los que alaban el artículo de Claudio yo les preguntaría si duermen con la puerta de su casa abierta de par en par , o por el contrario la cierran. Es muy fácil decir que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos. Preguntemos, no a los políticos, ni a los que tienen trabajo, sino, a los que no lo tienen, si abrimos la puerta o la cerramos. Lo de menos son las cuchillas, que todos sabemos que cortan. Si la abrimos no hace falta ni siquiera la verja. En ese caso tengamos claro que hay que repartir lo que haya. ¿Estamos dispuestos a eso? Ese es el quid de la cuestión.
    Saludos

  6. me gusta mucho como escribes claudio y normalmente estoy siempre deacuerdo contigo, pero en esta ocasión discrepo. Felicidades por tus artículos

  7. Mira, Claudio, has estado sembrao, como siempre. Y como siempre los mismos comentaristas intolerantes , fatuos y faltos de humanidad.
    Estos…..deben dormir muy a gusto y calentitos, claro está y bien comiditos… Váyanse a freír boniatos señores ..del cul cosit!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí