Art. de opinión de Sergio Mira Jordán (profesor, escritor y músico)

La música del cambio

El hombre mayor aguarda en el soportal de una zapatería. El cigarrillo de su boca va consumiéndose, sin esfuerzo apenas. De vez en cuando, una calada, y el aire blanquecino se pierde en el vaho de la ciudad. El hombre no mira ofertas de botas o tacones, precios ajustadísimos para animar las compras navideñas. El hombre ni siquiera ha reparado en las luces de las avenidas, en las marquesinas decoradas con anuncios de perfumes, en las prisas de la gente que se afana por aprovechar gangas de última hora. El hombre está apostado en una zapatería, frente a un supermercado, mirando los grandes contenedores donde depositan la comida caducada o los excedentes. El hombre mayor echa un vistazo a derecha y a izquierda. Y espera.

Estas fechas de recogimiento familiar, de comidas que se alargan hasta las cenas, de desayunos que son postres de las cenas, de regresos de amigos que intentan ganarse la vida más allá de la frontera, nos muestran el verdadero valor de la Navidad. A pesar de que llevamos inmersos en esta eterna crisis más de cuatro años, parece que está empezando a calar en lo más profundo de nuestras vidas justo ahora. Más que crisis, estamos sometidos a un bombardeo de tristeza continua. Y, lo peor, es que no se ve luz al final del túnel. Se preguntaba un viejo enigma hasta dónde era capaz de entrar un gato negro en un bosque oscuro por la noche. Hasta la mitad, ¿verdad?, porque después ya estaría saliendo. Nosotros estamos como ese gato negro, pero hemos perdido toda perspectiva: no sabemos si este túnel tiene salida, si es muy largo o no y si, quién sabe, cuando lleguemos al final, o cuando pensemos que hemos llegado, nos esperen de nuevo nuestras primeras pisadas, una mueca burlona del destino, señal del bucle infinito en el que estamos inmersos.

No me quiero poner melodramático. Leí la otra tarde que va a ser muy duro desear un feliz año 2013 sabiendo que ni va a ser feliz el año ni nosotros tendremos motivos para ser felices. Pero, ¿eso es así de verdad? ¿No tenemos ningún motivo para sonreír? Lo dudo. Creo que muchísimos más de los que pensamos. Porque, a pesar de los recortes, del desmantelamiento del estado del bienestar, de la brecha que se ha abierto de nuevo entre los que más tienen y los que menos tienen; a pesar de que nuestra España recuerda cada vez más al país que aparecía en las películas de Luis García Berlanga o Juan Antonio Bardem, aún nos queda aquello que nunca nos podrán quitar: la ilusión por querer conseguir nuestros sueños. Porque ahora es el momento de afianzar los lazos que nos unen con los más cercanos: ayudando a asociaciones benéficas locales, apoyando a colectivos de inmigrantes, motivándonos unos a otros, regalándonos lo más barato, las sonrisas y los besos, las palabras de apoyo que pueden salvar vidas. No vale decir que uno está en crisis para zafarse de todo ello: cuando damos únicamente lo que nos sobra, no estamos siendo solidarios, estamos siendo caritativos. Ahora, más que nunca, es momento de ayudarnos mutuamente. Acciones de crowdfunding, poniendo pequeños granitos de arena que hagan construir castillos entre todos; comprando los cuatro o cinco regalos que tengamos que hacer en tiendas de nuestra ciudad, regalando bienestar, vacunas o dinero a otros países del mundo en los que ya quisieran tener esta crisis, lugares donde «crisis» es sinónimo de «normalidad», donde la muerte habita en cada esquina, y siempre ataca a los más desprotegidos e inocentes.

Y es que nuestra crisis es la de un país que se ha dado de morros con la realidad. Levantamos una estructura de hormigón sobre los cimientos de una burbuja inmobiliaria y ahora estamos pagando las consecuencias. Y las seguirán pagando los hijos de nuestros hijos, quienes, si nosotros no lo remediamos, cometerán de nuevo los mismos errores. Con móviles de ultimísima generación e Internet a velocidades inverosímiles, pero con esa forma de repetir una y otra vez la historia que tenemos los europeos.

Queremos evolucionar al siglo XXI rescatando políticas y estructuras del XIX. Y no nos damos cuenta de que el cambio empieza por nosotros mismos. Ya hay un sector de la sociedad que está cambiando. Estemos atentos. Todos. Porque ahora no es más que un tímido silbidito, apenas audible, imperceptible para aquellos que disfrutan del puesto más alto de la pirámide, aquellos que piensan que la música del cambio se contrarresta con la indiferencia o con los golpes. Sin embargo, cuando ese silbido sea secundado, cuando crezca la intensidad de la música y se convierta en un estruendoso bramido, más valdrá que estemos afinados y nos sepamos la partitura. O puede que algún tímpano reviente.

17 COMENTARIOS

  1. LLÉVESE CUIDADO NO CAI La música del cambio la realizo su partido político con acciones, sociales, económicas y laborales que nos llevaron la situación de pobreza actual. LA M.USICA DEL CAMBIO SE
    SILENCIA Y SU TRIBUNA DE OPINIÓN SE DESPLOMA.

  2. No se trata de ponerte melodramático, ni tampoco que quieras darnos clases de humildad, ni por supuesto, que aseveres en cierto modo que lo que nos ha tocado vivir es culpa de los demás.No, señor mío,no.La mala praxis de los políticos (de todos los políticos), agarrados de la mano por avaros banqueros, han sido, o habéis sido los causantes de desmontar y desmantelar el estado de bienestar que con todas las de la ley nos pertenece, o (pertenecía).
    Todo lo que dices está muy bien, pero me lo sé de memoria,- de pe a pa-.
    Mencionas que no somos solidarios porque damos lo que nos sobra. Yo, te digo a ti, que somos solidarios, y también caritativos,y que nos privamos de cosas necesarias para ayudar a las personas que lo necesitan. Y no damos más besos y abrazos, porque hay gente que no se deja, que permite dar lecciones de humildad, de justicia,de solidaridad, cuando el que habla mira con soberbia y desdén creyéndose que está por encima de los demás. ¡No, señor mío, no!!

  3. Ya se armó la remolina ,a santo de qué? Supongo que tenemos plena libertad para exponer nuestro parecer.Señor Juan, no se trata de tener memoria, es simplemente, que todos vemos diariamente el devenir de los acontecimientos y los malos augurios. Así de simple.
    La ironía, señor, está de más.¡ Ah!, para su información, le diré que soy de izquierdas y el político al que a no habrá nadie que le haga sombra ha sido y será, por siempre, Pablo Iglesias. Ahora lo que tenemos no son políticos, son vividores de la política.
    Si con mi comentario hiero sensibilidades, o no gustan, lo siento, me caracterizo de decir siempre lo que pienso . Creo que aunque no tenga estudios superiores, como usted, me imagino que nadie debe rasgarse las vestiduras por decir mi opinión; para bien o para mal,igual que hacen conmigo.

  4. La inquina, por no llamarlo de otra forma, con la que rezuman algunos escritos contra una persona que ha ejercido democráticamente su labor en el ayuntamiento de Novelda, con varias concejalías en su haber y SIN dedicación exclusiva, sino prácticamente, por amor al arte, (hasta lo que yo sé, estos ediles tan solo cobraban por asistencia a los plenos y comisiones de gobierno si es que estaban en él) teniendo en su haber varios éxitos (le duela a quien le duela) con unos presupuestos más que reducidos en comparación con los de los anteriores responsables, están en su haber y el del equipo profesional del consistorio que le acompañó.
    Es penoso que los pueblos, sigan empeñados en demostrar lo que son. Es intolerable que sobre todo en Novelda, y no digamos en la «Comunitat» se utilicen distintas varas de medir según sea cada cual. No puedo evitarlo, sigo sonrojándome y sintiendo vergüenza ajena ante ciertas veleidades por parte de unos cuantos que se siguen empeñando en ver la paja en el ojo ajeno y no ver la inmensa viga en el suyo propio.
    Ante, Señor Mira, ya sabe lo que dice el refranero español: A palabras necias…

  5. Mire Señor Mira,
    Ya roza el ridículo las personas como usted que vienen a dar lecciones de vida tras dejarnos un reguero de trompazos políticos y literarios.
    Profesor, escritor, periodista, ilusionista, trompetista, director, compositor…y ahora ‘concejal de tiempo libre’. Como dicen en la terreta ‘Ni xixa ni llimonà’. Es patético. El PP está constipado bien, pero el PSOE menudas reliquias ha dejado…
    Conocemos de sobra su trayectoria y las barbaridades que permitió se hicieran en el pueblo mientras chupaba del bote y era entre otras ‘Concejal de Normalització Lingüística’ (válgame Dios, que cada vez que hablaba en valenciano era un esperpento) o ‘Concejal de Turismo’ (promocionando el Chunchullo entre otras). Como la política ya no le daba dinero y había que trabajar altruistamente por los ciudadanos mejor de vez en cuando algún escrito no?
    PD: El párrafo de regalar besos y abrazos para salir de la crisis es para el Nobel de Economía. Vaya tela!!!

  6. ánimo sergio que en tu etapa de concejal demostraste que eras una persona honesta y capaz. No vuelvas a la política que no te merecen.

  7. Pues a mí me ha gustado el escrito. Y sin politiqueos, de si la culpa es de este o del antertior partido político. Felicidades al concejal Sergio por su valentía al aleccionarnos en lo que debemos hacer; poner remedio y no echarle las culpas a los demás.

  8. Idealista que se sobrevalora asimismo. Infumable escrito una vez mas y actuando como si no hubieran gobernado en siglos, cuando antesdeayer mandaban en el pais y en el pueblo, echando la culpa a los otros. Muy flojito.

  9. Muy buenas reflexiones Sergio. El problema es que los dos primeros comentarios denotan una predisposición negativa hacia todo lo que pueda salir de tu teclado, «por ser vos quien sois».
    Resulta que todo lo que puedas escribir está de antemano condenado, des legitimado, por tu faceta política.
    Eso resulta doble muestra de prejuicios, contra los que habría que seguir luchando. Los mismos prejuicios que resultan muy difíciles de aplicar a la inversa, porque es muy complicado tenerlos contra quien se hace llamar «novelder», porque de esos, somos unos cuantos que no pensamos como él; o como al » anónimo» que dice tener tanta memoria que se lo sabe todo de pe a pa, pero parece ser que no recuerda su nombre.
    Sigamos pensando y haciendo pensar, Sergio, con nombres y apellidos, y los que no lo quieran hacer, que permanezcan en el anonimato novelder.

  10. Sergio
    Lo de la solidaridad, caridad, la ayuda mutua y todas esas cosas está bien, pero lo del primer párrafo me preocupa, sobre todo, si la intención es dirigir la atención del lector hacia los cambios más drásticos que este año y pico estamos viviendo.
    Lo de hoy NO es consecuencia de lo de hoy (de este último año y pico), es consecuencia de muchos años atrás. Le diría que desde que comenzó la democracia.

    Lo de los contenedores frene al supermercado no es cosa nueva; ya llevamos más de cinco años con personas humanas rodeándolos a la espera de que se depositen esos alimentos que Ud. menciona y no oía lamentaciones de los que entonces gobernaban.

    Me gustaría saber que diferencia hay entre solidario y caritativo.

    Mire: yo no estoy indispuesto a que se apoye a inmigrantes y a desfavorecidos, pero no debo olvidarme de los puestos de trabajo que algunos de los españoles han perdido porque los sin papeles que decidieron venir a España aún de forma ilegal, han propiciado con su trabajo clandestino, más barato y sin derechos para el día de mañana. No sé, hasta que punto ellos sienten pena o remordimiento por los problemas que han causado.
    Se bien que muchos habrán sido engañados para venir a España, pero… ¿cuantos han solicitado que se les repatríe?

    Está claro que lo de la burbuja inmobiliaria habrá tenido su parte en el asunto, pero lo más grave ha sido el derroche de las instituciones del estado, incluidas la de las autonomías. Cualquier persona sensata sabe que no se puede vivir a base de préstamos, porque los intereses son merma del bienestar del pueblo. Bienestar que se llevan los que prestan. Y eso, lo sabían los políticos; ¡¡PERO DE TODOS LO BANDOS!!. Y no me hartaré de decirlo.

    Por último decirle que por sus palabras intuyo un ligero desengaño hacia la clase política, lo cual, me alegra si es así, porque significaría un despertar hacia la realidad; realidad que puede ser el principio del cambio.

    Un afectuoso saludo.

  11. para el #13
    ¿ me puede decir dónde, o en qué párrafo se descalifica al autor del artículo, Señora Terreblanca? Es totalmente lícito que quiera preservar mi identidad, en ningún momento le he faltado al respeto (hablo por mí) al exconcejal. Mire, señora.No creo que sea una cobardía el anonimato,¡Para nada!, usted tiene su opinión yo tengo la mía, y en ningún momento he cuestionado si está bien o mal escrito. Eso sí, discierno, como no, de el mensaje que ha querido transmitir y que lanza a los cuatro vientos.
    Por último señora, no confunda la censura co0n la libertad de expresión.¡ Que ya está bien eh!, ya está bien de tantas mordazas.

  12. Gracias a Mª Angeles por su ilustrativa muestra de sentido común y, no sé si decepciono a anónimo, pero no tengo estudios superiores. Trato de hacer útiles los pocos que conseguí acumular, y de juzgar a la gente en su tiempo y su contexto.

  13. Nunca leo Novelda digital porque permite descalificar a las personas que exponen sus artículos sin identificarse. Yo a eso le llamo cobardía.
    Hoy me he encontrado con este magnífico artículo por casualidad a través de Facebbok y solamente quiero dar la enhorabuena a su autor.
    Mi opinión: Está muy bien escrito, da para pensar y no se ha criticado ni censurado a nadie.
    Cuando leemos un libro,artículo en una revista, prensa etc. ¿Investigamos la vida personal, social o política que ha llevado su autor/a? ¿Le contestamos censurando sus palabras? NO. Simplemente o lo leemos sin averiguar nada o no lo leemos.
    El cambio llegará cuando empecemos a respetar a los demás y aportemos críticas e ideas constructivas.

  14. Yo no hablaría tan alto como vd. La crisis se forjó con su partido y no se quiso tomar medidas. Más Prudencia, sr. Mira Jordán.

  15. Para #16 Javier Muñoz-Pellin.

    No estoy de acuerdo con su aseveración de que la crisis la haya creado solamente el Partido Socialista.
    Todos podemos tener nuestra propia opinión al respecto, pero asegurar que solamente sea un equipo la que la ha creado no me parece justo, y menos, sin exponer los porqués.

    A mi modo de ver la mayoría de los seres humanos del mundo desarrollado hemos sido partícipes de tal desmadre; unos más que otros, pero creo firmemente que ha sido entre todos.
    El pasado 16/12/2012 se publicó en esta tribuna, mi artículo A todos y entre todos.
    En ella expuse mi reflexión sobre los hechos. Es un poco larga, seis folios, pero fui incapaz de reducirla para expresarme. Fue así de larga porque entiendo que para aseverar, hay que dar pelos y señales. No vale hacer sonar campanas sin más.

    Ud. y yo conocemos a un personaje que era bastante propenso a exigir más a quien más puede, y por lo tanto, debemos ser más cometidos los que más creemos saber, al menos de sus mensajes con el fin de no desvirtuar su doctrina.
    Desde aquí ruego me disculpe esta regañina. Yo también soy pecador, pero espero que Ud. me corrija cuando crea que los cometo, así, conseguiremos evolucionar más y mejor; a ver si con el paso del tiempo, dando ejemplo, conseguimos erradicar la descalificación y la gente se anime a participar en estas cuestiones de sociedad y además identificándose. Cosa que entiendo puede ser interesantísima.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí