Deportistas veteranos noveldenses, por Vicente Díez

Debut contra el Aspense con La Magdalena a rebosar

40) Luis Devesa Pastor (futbolista)

Luis es para mí un amigo, pues ha sido compañero de trabajo de mi esposa y compartieron tareas con sus alumnos en el antiguo colegio Jorge Juan. Incluso es un buen contador de chistes y a veces, hemos competido a ver quién sabe el último. Recuerdo haberle visto hace bastantes años, en una ofrenda al Asilo en la que él actuaba de rey Baltasar y llevaban una camioneta cargada con jaulas llenas de aves de corral; al pasar por mi casa, sacaron algunas gallinas y se las tiraban entre ellos, revoloteando malamente por encima de dicha camioneta; todo eran bromas y buen ambiente. Pero voy a relatar su biografía completa.

Nació en 1.943 en el Poble Nou de Benitachell, en la comarca alicantina de la Marina Alta, a una distancia equidistante de Moraira y de Teulada. Fue hijo único; su madre, Dolores y su padre, Luis, era guardia civil; por tanto, recuerda haber habitado en diversos cuarteles de la provincia, así como en Alicante y en Valencia. Su niñez la recuerda en la playa de la Fossa, en Calpe y allí aprendió a nadar a la fuerza, pues un compañero de su padre, haciendo una prueba, le tiró al agua “sin más” y salió como pudo, sin mucho estilo natatorio… pero salió. Me cuenta sus travesuras más destacadas: en una, les visitó un teniente de la Benemérita desde Altea; venía a caballo y Luis era de los pocos niños que había en el patio del cuartel y el teniente le pidió que se lo sujetase; pero el cuadrúpedo parecía querer mosdisquearle la cabellera y Luis lo soltó. El equino apareció a unos 2 kms., en el puerto de Calpe. En otra ocasión, me relata que su padre había comprado un melón y se lo entregó para llevarlo a casa, pero por el trayecto encontró a otros niños y se les ocurrió escalar la pendiente del Peñón de Ifach. Luis resbaló y se lesionó la pierna mientras caía hacia abajo, aunque sujetó el melón que milagrosamente, quedó intacto y sin rasguño alguno. Aquello le costó un tirón de orejas.

Entre otros destinos de su padre, estuvieron en Ibi y allí, Luis acudió al colegio Cervantes y recuerda a su maestro, don Amancio. En la ciudad juguetera “hacía un frío que pelaba” en invierno y los alumnos como él acudían siempre con boina o gorra de lana puesta. Le prepararon para el bachillerato, en Alcoy. Trasladaron a su padre a Alicante y su colegio fue el de los Salesianos, detrás de la Diputación. En este inolvidable colegio, todos los fines de semana había campeonatos locales de futbol escolar y de aficionados; de hecho, era el único colegio (años 50) que tenía campo de deportes y se practicaba el fútbol y era, junto con los campos de La Viña y el Bardín, ambos en el barrio de La Florida, donde se veía fútbol en la capital.

Con los Salesianos dio sus primeros toques y pases de balón y tuvo como compañeros a dos futuros profesionales: Luis Costa, que jugó en el Elche CF, en el Real Madrid y en el Zaragoza, llegando incluso a ser “mister” del equipo maño. También compartió clases y camiseta en este colegio con el ilicitano Asensi, quien jugó en el equipo de la ciudad de las palmeras, así como en el Barça e incluso en la selección española. Asensi, años después, vino a Novelda a veces como “ojeador de jóvenes talentos”. También coincidió entonces con Pitíu Rochel, quien fue posteriormente un as del balonmano. Llegaron a jugar Rochel y Devesa con el Hércules juvenil. El día de las fotos para la criba de los que iban a fichar, Rochel estaba seguro que les elegirían a ambos en el equipo. Pero rechazaron a ambos; Luis se fue al Alicante juvenil y Rochel se decantó por el balonmano, con el equipo Obras del Puerto, posterior Calpisa.

Con el Alicante CF jugó un año y Luis vivía muy cerca de su colegio de los Salesianos; desde su balcón veía el patio en el que había jugado de chaval y en el que se formaron sus sueños infantiles. Con otros compañeros de clase visitaba el cercano barrio de San Blas y entre todos ellos y otros colaboradores menores de edad, adecentaron y allanaron el antiguo cementerio, donde hoy vemos la iglesia del barrio. Allí iban a entrenarse todos por su cuenta y jugaban contra otros barrios alicantinos. También jugaron en el solar del hipódromo municipal; allí actualmente se ubica el estadio Rico Pérez, del Hércules CF.

Añado yo de mi memoria, por ser alicantino, de los niños de la década de los años 50, vecinos de dos barrios eternamente rivales, Santa Cruz, el mío y San Blas, el “enemigo”. Solíamos declararnos “la guerra” a pedradas, por la tensión que oíamos a nuestros mayores, debido a la rivalidad que ejercían dos toreros: “el Tino” de Santa Cruz y “Pacorro” de San Blas. Luis, que es cinco años mayor que yo, me cuenta que vio en alguna ocasión aquellas pedreas, pero no intervino y se quedó mirando y asustándose por las consecuencias que podrían derivarse.

Y de nuevo con Luis Devesa, relata que siempre jugó en la delantera, de extremo izquierdo; su labor principal era centrar y lanzar balones al compañero que estuviese mejor colocado, aunque él también hizo diana y no recuerda ni aproximadamente, cuántos goles marcó. Entre estos goles, recuerda un partido en Villena y él marcó el único gol (0 – 1), lo que les sirvió para entrar en el grupo de equipos aspirantes al ascenso. Fue un partido muy difícil.

Jugando con el Jijona CF, con un “sueldo, o propina” de 200 pesetas por partido y las primas que podía “pescar” y gracias a los trofeos que se disputaban en Alicante: el de Calzados Chacón; la Copa de San Pedro; el Trofeo de Empresas y el de la Joyería Gomis, se financiaba las clases de Magisterio y las posteriores oposiciones, pues la pensión de su padre no daba para tanto. El equipo turronero visitó la ciudad albaceteña de Tarazona de la Mancha; aquel partido no lo ha olvidado, pues “se los pusieron de corbata”. Estaba el partido a punto de acabar, con empate a uno y un jugador local tocó el balón con la mano, en el área. El árbitro pitó penalti y el público invadió el campo para impedir que lanzasen el máximo castigo y diciéndoles “de todo, menos guapos”. Al final, llegaron al acuerdo de tirarlo, pero según Luis, a propósito lo lanzaron fuera porque la cosa se puso fea. Iban arrinconando a los visitantes y al árbitro y la vestimenta del Jijona (camiseta blanca y pantalón corto, negro, similar al Valencia CF) podía confundirse entre la multitud con la camisa blanca que vestían algunos de los exaltados. Hubo heridos, a pesar de todo y Luis recibió un puñetazo en la cabeza, pues estaba entre la muchedumbre, pasando desapercibido, pero una mujer le descubrió y gritó “¡Eh, aquí hay uno!”. Tras el golpe en la cabeza, tuvo que “salir por piernas” hasta la caseta de vestuarios, con el árbitro dentro y apedrearon las puertas hasta que vino la autoridad y pudieron salir de allí, jurando que no volverían a medirse contra aquellos bestias. Esto le sucedió en el año 1.962, con 19 años. Tuvo una oferta del Villajoyosa (12.000 pesetas de ficha y 200 por partido), pero problemas burocráticos de tipo deportivo para rescindir la ficha con el Jijona CF, e incluso en la Escuela de Magisterio, lo hicieron imposible, a pesar de que estaba ilusionado en mejorar sus exiguas ganancias.

Aprobadas las oposiciones para maestro nacional en el año 1.963, consiguió plaza en esta ciudad. Fue maestro de alfabetización durante cinco cursos e impartió clases en el CP Cervantes, así como en el Jorge Juan, del que fue director durante once años, entre 1.979 y 1.990. En Novelda conoció a la que sería su esposa, Alicia, de la familia de “los Babáus y de los Poderosos” y el padre de ésta, Aurelio Segura, jugó como portero antes de la Guerra Civil, en la época de la Unión Frutera, antecesor del Novelda CF y también jugó en el Elche CF. Añado que algún día tengo apalabrado entrevistar a su hijo, Jaime “el Poderoso” (ver biografía nº 13), para que me relate esta antigua e interesante historia. Luis, en su faceta como maestro nacional, también fue representante de la Junta de Personal Docente en Alicante, lo que conocemos como liberado, en el sindicato ANPE.

Devesa fichó por el Novelda CF, en Preferente y de aquella época recuerda otro partido en que les visitó el equipo murciano del Alcantarilla, a los que “borraron del mapa”, (16 – 1). Los asistentes locales del Novelda CF ovacionaron el gol del honor de los visitantes. Luis aportó tres de estos 16 goles. Ascendieron a Tercera División en la temporada 1.964/65 y entre sus contemporáneos, recuerda a Birlanga, que era sastre; a Pedrito, que fue maestro; a los hermanos Antonio y Miguel Ángel Romero; y a otros noveldenses: Galvañ, Eduardo, Roberto Martínez (ver biografía nº 21), así como a dos compañeros que se desplazaban desde Elda: Centella y Helios. De entrenador tuvieron a un maestro de escuela y antiguo futbolista, don Joaquín Pellín (ver biografía nº 24) y el delegado de campo era “Chimo” Palomares. El Novelda CF estaba entonces integrado en la Federación Murciana, por lo que recuerda haber visitado diversas localidades de ambas provincias.

Tras el equipo de La Magdalena, fichó por el Aspense CF durante dos temporadas (1.969/70 y 1.970/71), pues le trasladaron allí como maestro. Después, se integró en el equipo de Monovar una temporada y de éste, pasó al equipo local del Sagrado Corazón, para matar el gusanillo y coincidió (ver foto en color) con Mariano Beltrá, futuro alcalde noveldense y con Cecilio Padilla, quien sería posteriormente preparador del Novelda CF, así como del equipo femenino del fútbol local.

También practicó el tenis en “el Poli” y consiguió varios trofeos, pero se le produjo la espondiloartritis; (jopé con los matasanos, con lo fácil que es decir “el codo de tenista”) y hubo de abandonar la raqueta. Se pasó a la pesca, algo que le ha enganchado hasta sus años de edad avanzada. Recibió clases de otro maestro de la localidad, Vicent Pina “el Capi” (ver biografía nº 17) y consiguió el título de Patrón de Embarcaciones de Recreo.

Luis y Alicia tienen dos hijas: la mayor, Alicia, es ingeniera de Obras Públicas y la segunda, Noelia, es profesora de inglés y ejerce en el mismo colegio que lo hizo su padre, el CP Jorge Juan, actual. Ambas están casadas y han proporcionado una nieta cada una de ellas a nuestro protagonista, quien actualmente ocupa su tiempo paseando por la huerta y arreglando siempre algo en el chalet que tienen en el Camino Viejo del Castillo. Allí siempre hay algo que pintar; o que reponer… y tiene que luchar contra estorninos y otras aves, incluso contra ardillas, que les invaden. Por su jubilación, sus compañeros docentes le regalaron un trofeo que guarda con sumo cariño; se trata de una réplica metálica de un velero en el que está grabada la dedicatoria a toda una vida como docente. Sabían de su afición a la náutica y le trae recuerdos profesionales de la docencia.

P.D.- La próxima semana veremos a Los ciclistas en relax invernal (Escuela de Ciclismo CC Noveldense y Julio Alberto Amores). Si sabes de alguien que haya destacado en el deporte, incluso de persona fallecida, así como de un club local, llámame al 633 252 500. (Vicente). Gracias

7 COMENTARIOS

  1. BUEN FUTBOLISTA,EXCELETE MAESTRO Y MEJOR PESONA.

    Tengo la suerte de conocer a DEVESA,desde hace mucho tiempo.
    Personas de este carisma no se olvidan nunca.
    Saludos LUIS.

  2. Yo recuerdo a don Luis, cuando era director del antiguo colegio Jorge Juan. Tenía buen caracter y sobre todo, al final de curso, organizaba un partido de futbol en el que se enfrentaban los jóvenes (alumnos) contra los mayores (padres y profesores).

  3. Luis nos dio la oportunidad a muchos niños, de jugar una liga de futbito allá por el año 1976, cuando esas competiciones no eran tan habituales como ahora. Yo siempre lo he mirado con agradecimiento por ello. Una gran persona.

  4. De chaval, me llevaba mi padre y vi a Luis Devesa jugar, con el entrenador Joaquín Pellín. Desde entonces, sigo yendo casi a todos los partidos. Tambien mi hermana fue alumna de Devesa y me decía que a veces se enfadaba al escribir en la pizarra. Un abrazo para este maestro y futbolista.

  5. Todos los que hemos llevado esta camiseta, merecemos que se nos recuerde, al menos. Espero leer la historia de tu suegro, Luis, de los tiempos de la Frutera.

  6. Como siempre, gracias a todos, los lectores y los comentaristas. Adelanto que gracias a aquel comentarista que hace unas semanas me sugirió que buscase otros deportes nuevos, adelanto que para el nº 43, tendremos a un motociclista. Ahora intentaré contactar con novedades en mi lbreta de apuntes: hípica, frontenis, automovilismo, etc. A ver si consigo algo distinto y lo expongo. Hasta pronto. Un abrazo para todos/as.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí