Art. de opinión de José Penalva Navarro

EN DEFENSA DE LA SANIDAD PUBLICA

En distintas etapas de nuestra vida, hemos vivido tiempos convulsos que nos han hecho estar con la incertidumbre y la inseguridad metida en el cuerpo, pero a trancas y barrancas los hombres y mujeres se han puesto de acuerdo, y la solución ha venido por la cesión de todos de una parte de sus postulados, y así de esa forma se ha conseguido la convergencia hacia la solución de los problemas.

Pero ahora los acontecimientos nos superan permanentemente, porque en la actualidad esto está llegando al paroxismo de la ineficacia, y no somos capaces de hacer frente a los problemas, con un cierto margen de tiempo y de sosiego, que nos permita pensar y poder tomar las medidas pertinentes para la solución y la puesta en marcha de las medidas necesarias para terminar con las incertidumbres, aun a pesar de que surjan nuevas, pues sabemos que la vida es conflictiva de por sí, y se necesita que los seres, que nos llamamos “racionales”, pongamos los medios y los cauces que nos lleven al entendimiento y en definitiva a la solución de los problemas.

En los tiempos que estamos viviendo, de verdadera zozobra, está prevaleciendo, por encima de la búsqueda de soluciones a los problemas que nos acucian a los ciudadanos, los intereses partidistas, o lo que es peor, los intereses económicos de determinados “Lobis financieros” que solo pretenden comerse la tarta de la SANIDAD, y todo ello pasando por encima del interés general, aduciendo para ello nuestros políticos, una supuesta mala gestión de los servicios públicos con un excesivo gasto sanitario, y lo que se esconde detrás de esas inciertas y mentirosas aseveraciones, es un interés económico de empresas privadas en connivencia con el poder político, pues aunque las empresas tengan derecho de hacer negocio y ganar dinero, deben hacerlo con absoluta trasparencia y sin privilegios políticos, porque eso ya se sale de los cauces de la moralidad, la decencia y la ética, y también lo que deberían ser las buenas prácticas empresariales.

Está demostrado en algunos países donde la sanidad pública ahora se gestiona privadamente, que no es más económico el sistema de gestión, el ejemplo lo tenemos en Holanda que en 2006 con la gestión pública se gastaban el 9% del producto interior bruto y en 2010 con gestión privada el gasto aumento un 30% y se llegó al 12% del PIB, otro ejemplo es Inglaterra, pues cuando gobernaba Margaret Thatcher se privatizaron muchos hospitales y rápidamente aumentaron los gastos más del 20%, y ahora se están replanteando, en aquellos hospitales que privatizaron, volver a la fórmula de gestión pública.

Un ejemplo claro de que nuestra sanidad pública es muy eficiente y el bajo coste de la misma, pues invertimos en ella el 9% del PIB, es compararla con la sanidad privada del país por excelencia en la privacidad de los servicios públicos EE.UU. de América, donde la inversión es del 17% del PIB. Un consecuencia de nuestra buena gestión en la sanidad, fue la venida a nuestro país hace dos años del Secretario de Estado de Sanidad de EE.UU, el cual quiso hacernos una visita, para poder conocer nuestra organización sanitaria, con miras a implantarla en EE.UU, pero por desgracia para los ciudadanos de América con menos recursos, los republicanos de ese país se han opuesto con rotundidad a perder sus privilegios privados en empresas sanitarias y compañías de seguros, que son los que marcan las pautas de la salud de sus ciudadanos. En definitiva, todos los países de nuestro entorno Europeo además de los EE.UU., todos gastan en sanidad más que nosotros por encima de 4 puntos sobre el PIB, sea esta de gestión privada o pública.

La misma tónica se está vislumbrando en nuestro país, primero se nos dice hasta la saciedad, que nuestra sanidad es inviable y no se puede mantener ( ESO ES MENTIRA) para a continuación ir privatizando la misma con la eterna canción de que la privada funciona mejor (ESO ES TAMBIEN MENTIRA), lo que en realidad hay son intereses económicos detrás, y muchas de las empresas que optan a quedarse con esa gestión de los hospitales son propiedad, como en EE.UU, de bancos, compañías de seguros muy conocidas por todos nosotros, y grandes empresas de todo tipo con grandes inversiones trasversales, así como también de personas y familias con nombres y apellidos muy conocidos.

Por tanto tengamos todos claro lo que quieren hacer; implantar en nuestra sanidad pública su modelo ideológico de sociedad, (QUIEN PUEDA QUE SE LO PAGUE ), y a los que no puedan (BENEFICIENCIA CON ELLOS), y para conseguir esos objetivos, primero se deteriora la sanidad y luego esos mismos que la han deteriorado, vienen y la salvan privatizándola.

La sanidad pública debe ser un servicio que se debe prestar solidariamente a todos los ciudadanos por igual, y que eso no es incompatible con que haya una sanidad absolutamente privada para los que se la puedan pagar, pero de eso, al embrollo que están montando, hay un trecho muy grande.

7 COMENTARIOS

  1. No quito ni pongo una tilde en todo cuanro argumentas en tu magnifico escrito.Gracias Pepe, sigue abri
    éndonos los ojos a la triste realidad de esta 11 agonizante España. Mi más cordial anhorabuena.

  2. estoy de acuerdo contigo, José…. pero cuando hablamos de sanidad pública, no deberíamos hacer referencia a EEUU, porque su sistema es totalmente diferente a lo que nosotros hemos entendido y tenido siempre. En Estados Unidos si trabajando ya no tienes derecho a la sanidad pública, si te quedas sin empleo, ya ni te cuento…. y aquí, en España, los ciudadanos deberían tener MUY EN CUENTA, lo que representa la sanidad privada o sea, compañías como Sanitas, Asispa, Adeslas, etc. que, en principio y cuando uno se da de alta intentando mejorar la asistencia médica, nos venden unas «quimeras» que se desmontan totalmente cuando llega el momento de utilizar sus servicios…. En este país, con mayor o menor acierto, hemos tenido desde unos años hasta la actualidad, una sanidad en las que podías confiar caso de necesitarla…. Con esta nueva concepción de lo privado y público que tienen ahora nuestros queridos gobernantes del PP, están intentando «vendernos la moto» de que lo PRIVADO es realmente lo mejor, pero se olvidan de decir que, a menos que pagues una cifra descomunal, la asistencia dejará bastante que desear, así que mucho ojo con LA PANACEA DE LAS COMPAÑIAS PRIVADAS QUE INTENTAN VENDERNOS. Señores, lo que los ciudadanos hemos de exigir y dejar muy claro a nuestros gobernantes, es que NO VAMOS A TOLERAR QUE SIGAN DESMANTELANDO UNA SANIDAD PUBLICA QUE DESDE SU IMPLANTACION EN ESTE PAIS HA FUNCIONADO AL SERVICIO DE TODOS LOS CIUDADANOS SIN EXCEPCION.

  3. A mí me choca mucho el tipo de personas que siempre, haga lo que haga la derecha,te dicen: No,! soy soy del PP,¿A quién voy a votar? Sin embargo, desde que entra por la puerta a la peluquería, no hace más que quejarse y despotricar de cómo está el pueblo y el país. Que incongruencia y desfachatez.
    La señora en cuestión a la que hago alusión decía: – Tú fíjate, toda la vida mi marido cotizándose lo máximo,( el marido es empresario), y si te encantes té que pagarse la operasiò de catarates.Pues nada chica, tú misma, le dije-tienes lo que has votado, y aún te pasará poco. Esta frase dicha con cierta ironía…Bueno, no!!…con mucha ironía ( para qué negarlo) desencadenó una fuerte discusión.
    Nada!! señoras y señores ¿ Alguién se cree que si pasa la Sanidad Pública, es decir nuestra sanidad, a manos de gestores privados vamos a estar mejor????? ¡¡Nadie mueve un dedo si no es para sacar tajada, y bien grande!! A este paso ,cuando enfermemos,si no tenemos posibles, nos dejaran a un lado: Los de la seguridad social en quiebra a la sala inhóspita. Y, los que tienen el dinero porque los recortes no van con ellos , a la sala con calefacción y buenos sillones mullidos.
    Hablo en primera persona. Yo, he trabajado en una cínica medio- privada, y era así,» tanto tienes tanto vales», para vergüenza mía.
    Volveremos, si nadie lo remedia,a las desigualdades vergonzantes e indignas. ¡¡Hala! seguid, seguid votando a la derecha, que aún no os han dado bastantes palos.

    Y, no es un cuento lo que acabo de decir. Tiempo al tiempo. Desgraciadamente, desde que hago algún que otro comentario en este medio, nunca me he equivocado.

  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo, con la nueva gestión privada bajaré el nivel de calidad de la Sanidad, porque estas empresas querrán ganar dinero, y eso solo se puede conseguir bajando el nivel de calidad, con el copago, disponiendo de los trabajadores no fijos a su antojo, bajada de sueldos. Si te hace falta una Resonancia Magnética, para qué te la van a hacer habiendo radiografías, omeprazol para qué habiendo ranitidina y bicarbonato.

    En fin, lo de siempre, el dinero va al dinero, los pobres cada vez más pobres y sanidad de beneficiencia para estos y de lujo para el que se la pueda pagar. Vamos a ver muy pronto como nos vamos a lamentar por haber votado al Partido Popular.

    L.L., PENALVA

  5. Estoy de acuerdo en que la sanidad privatizada busca el beneficio económico, como en cualquier otra inversión o negocio. Hace casi 40 años, una señora española recien jubilada en los EEUU y regresada a España, me comentaba que en USA la Seguridad Social es similar a una compañía de seguros de automóviles; tú decides si quieres el seguro más barato (llámemosle clase A); o el más caro (llamésmole clase Z); en medio hay muchos otras categorías, o letras: categoría B, C, D, etc.
    Si cotizas a la categoría A, los hospitales y demás servicios son «de película» y me decía, aunque parece chiste: «si lo pides, seguro que te ponen hasta el negro que te abanica». Y si cotizas por una clase intermedia (digámosle K) pues «no te entra la farmacia; o tienes que pagar la anestesia; o te pasan la factura de la comida, etc». Y si no cotizas, o casi nada… pobre de tí. Si eres de las últimas letras (V, W, X, Y) poco más allá de una aspirina y un café y… puerta, hermano. Pero como estés en la indigencia (clase Z, la beneficiencia)… no te dejan ni entrar. Búscate la vida, especialmente si eres extranjero, te dirán que regreses a tu país y si no te vas, pues te tumbas en la acera a mendigar.
    ¿Eso es lo que queremos, y lo que sin duda harán aquí estas compañías privadas? Mientras uno sea joven, normalmente va poco al médico y con una cotización media, les dejas beneficios. No te vale de nada, decir que «nunca habías ido al médico». A medida que te haces mayor, las estadísticas dicen que tu riesgo aumenta, por lo que te aumentarán la cotización. Si la puedes soportar, vale, pero como pongas mala cara, te bajan la clasificación y cuando vuelvas a ir por allí, te dirán que ya no eres de la K, sino de la L, por ejemplo.
    Y en España, tenemos un pequeño ejemplo a meditar: en las clínicas privadas, pasan la factura, o bien al paciente, o a la compañía de asistencia médica (ejemplos: ASISA, ADESLAS, SANITAS, etc.) pero no es gratis, aunque en su día hubiera una época en que operaban para la Seguridad Social de manera concertada y en estos casos era la Seg. Social estatal la que pagaba esa factura.
    En resumen, que la sanidad privada es para los que la pueden pagar, pero ¿y el resto de la población, especialmente los que la pagaron en su día? Cuando envejecemos, necesitamos más asistencia y dejamos de ser el paciente perfecto; por tanto, dirán: «ese vejestorio que se vaya con sus hijos, como antiguamente». Resumo: me quedo con la sanidad española que tenemos hasta ahora. Por si acaso, que no me la cambien.
    Ah, que no se me olvide. Enhorabuena al amigo Pepe Penalva, por sus escritos tan clarividentes como este.

  6. Y yo me pregunto: ¿que podemos hacer para evitar que los que gobiernan hagan lo que les plazca?
    Porque no será que no se note el descontento del pueblo y ellos persisten en llevar a cabo los proyectos que entre ceja y ceja llevan.
    ¡¡Será que es necesario llevarlos a cabo, o que no les importamos un bledo!! Si es lo segundo, mal panorama.

    Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí