Art. de opinión de Gonzálo Maluenda, Presidente del Partido Popular y concejal de Seguridad Ciudadana – (edición impresa)

Motivos suficientes para estar orgullosos de la Policía Local

Últimamente estamos viendo que la policía está permanentemente en el ojo del huracán. Por desgracia hay quienes intentan transmitir una imagen negativa de unos profesionales que son los encargados de dar protección a personas y bienes y no siempre es fácil.

En ese acalorado debate sobre algunas imágenes que hemos visto por televisión, yo he de declararme que estoy al lado de los policías que reaccionan sólo cuando se rebasan ciertos límites a pesar de la provocación constante. Las instituciones son democráticas puesto que han emanado de la voluntad popular expresada en las urnas, y eso es algo que nadie puede discutir, a pesar de que todos reconocemos que existe un cierto divorcio entre la clase política y los ciudadanos y es algo sobre lo que tendremos que reflexionar para llegar a las causas que lo motivan.

No es fácil la labor de la policía. Me consta porque conozco bien, a escala local, el trabajo que realiza en este caso la Policía Local de la que todos los noveldenses tenemos motivos suficientes para sentirnos orgullosos. Lo digo y lo siento, porque conozco su vocación de servicio al ciudadano, su preocupación por atender y resolver los problemas y porque no regatean esfuerzos en el cumplimiento del deber.

Algunas de sus actuaciones trascienden a los medios de comunicación, incluso despiertan el interés de cadenas de televisión autonómicas y nacionales como, por ejemplo, la incorporación de los sistemas GPS para la localización de las más de dos mil viviendas en el extrarradio y las numerosas parcelas cultivadas con el objetivo de aminorar el tiempo de respuesta ante cualquier problema.

Otras, sin embargo, no son tan visibles pero igual de efectivas. Les pondré otro ejemplo. El último viernes de septiembre cayó una tromba de agua que provocó numerosos problemas en el tráfico rodado y en varias instalaciones que quedaron anegadas de agua. Los policías que debían terminar y los que comenzaban el turno de noche sumaron esfuerzos y todos, digo todos, estuvieron trabajando hasta que la situación quedó totalmente normalizada cerca de las once de la noche.

Son solo algunos ejemplos que habla de la profesionalidad de este cuerpo policial que es el más cercano al ciudadano y, por tanto, el que atiende con mayor rapidez sus problemas, sin olvidar la labor de coordinación con otros cuerpos como la Guardia Civil y los voluntarios de Protección Civil que cumplen una extraordinaria tarea.

En cualquier caso yo soy de los convencidos de la buena imagen de la Policía Local. Porque los ciudadanos valoramos altamente la seguridad pública, la seguridad ciudadana, y la concebimos como uno de los elementos fundamentales del concepto de bienestar social. Es obvio, pues, afirmar que la acción policial en favor del mantenimiento de la seguridad ciudadana, su trabajo cotidiano, contribuye ostensiblemente a incrementar la calidad de vida.

Y yo creo que no es preciso recordar que los agentes asumen sin fisuras el compromiso de velar por la protección del libre ejercicio de los derechos y libertades públicas, proclamadas en nuestra Constitución. Desde estas líneas les quiero animar a que continúen esforzándose como lo hacen, por cumplir esa función de garantes de la seguridad pública, de garantes de la libertad y de garantes de ese complejo entramado de derechos, libertades y deberes que cohabitan en nuestra norma suprema y que posibilitan la convivencia democrática.

Otras noticias de interés

3 COMENTARIOS

  1. Para el #1.

    Alejandra, empecable tu exposición. Yo diría todo lo expuesto por ti. Con que elegancia has puesto los puntos sobre las íes. Es cierto lo que dices que te miran con aires de superiodidad, como diciéndote: si me da la gana te multo, seguro que encontraré cualquier chuminá para darte el susto. ¿ Sábes cómo me sacaron 90 euros por sus santos co…..? porque le sostuve la mirada. Dijo el» profesional «de velar por los ciudadanos que, la matrícula de micoche no se leía bien los nímeros. Mentiroso! Me multó por testí…., y, porque le rebatí que se podía ver perfectamente la matrícula.

    Y sí, como tú dices, me sentiré orgullosa de la policía si me da la gana. Solamente ¿hacen su trabajo? o, van de justicieros por la vida? Me inclino por lo segundo. ¡No os quedéis mirándonos como si fuésemos delincuentes!. Os pago para protejerme, no para atemorizarme con esos aires de supremacía.

  2. Ah! se me olvidaba: ¿ dices que no es fácil el trabajo de la policía? No, no, qué vá, los pobres. Pertrechados hasta los dientes dando porrazos a diestro y siniestro contra gente, que su única arma es la razón y el derecho a manifestarse . No hace falta que que vayan al gimnasio a desahogarse dádole puñetazos al saco de púgil, Sólo tienen que esperar a la próxima manifestación para aliviarse de la tensión que les produce su arduo y penoso trabajo!!!!!!!!

  3. La desobediencia civil es el derecho de todo ciudadano en un país democrático cuando el gobierno del mismo no cumple sus promesas, se vuelve injusto o se corrompe. Creo que es legítimo por tanto, que la gente decida si quiere que siga en el poder, o no. Esta es la primera cuestión fundamental.

    Esas imágenes difundidas, negativas como dices, es simplemente la realidad, ni están trucadas, ni manipuladas, ni nada, lo que pasa es que estamos poco acostumbrados y acostumbradas a recibir información no manipulada.

    La segunda cuestión fundamental es que no se puede permitir que se diga que en la manifestaciones hay provocación constante a los policías, es sencillamente falso. Es una falta de respeto enorme a la mayoría de las personas que están en la calle luchando por sus derechos y el todos los ciudadanos y todas las ciudadanas de forma absolutamente pacífica.

    Por contrapartida, también decir que precisamente esa provocación de la que hablas es la que sentirmos los ciudadanos y las ciudadanas cuando cualquier uniformado, ya sea policía, guardia civil, etc. se acerca con aires constantes de superioridad (sin motivo alguno), eso sí es provocación. Unas clases de modales para evitar conflictos no les vendría mal a muchos.
    Por lo demás, hacen su trabajo, y bien, como cualquier persona en su trabajo debería. (Esa persona afortunada con trabajo).

    Para terminar, pienso también que decir que todos los novelderos deberíamos sentirnos orgullosos de nuestra policía son palabras mayores, permítaseme el derecho a sentirme orgullosa de lo que me de la gana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,711FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,980SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES