Art. de opinión de José Penalva Navarro

BUSCANDO LA PAZ

BUSCANDO LA PAZ

Dicen que eres hermosa,
y que tenerte y poseerte
es lo mas esencial,
pues al estar contigo y conocerte
vuelve el espíritu a su estado natural.

Dicen los que son tus amigos
que das bienestar,
sosiego y buenos efluvios,
placidez y armonía
y al alma, serenidad.

Por eso te buscamos,
y te necesitamos, Paz,
pues son momentos difíciles
de angustias absolutas,
por la insensatez de los hombres,
por eso necesitamos tu compañía
tu dulzura descarnada y sin matices.

Paz, ¡ No se donde estás!,
¿Acaso te escondes?
necesitamos verte,
conocerte y sentirte,
y tenerte cerca,
para encontrar en tu compañía,
el sosiego y la armonía,
que tan vilmente nos han quitado,
sin ningún miramiento,
con total desvergüenza,
y sin sentir remordimiento,

Paz, dicen que eres sosegada,
y que en tu compañía
reina la hermosura,
por eso queremos
que seas nuestra guía,
y así cumplir los deseos,
de muchos necesitados
que esperan tu calor
tu refugio y tu consuelo.
¿Por qué me buscáis,
si vosotros nacisteis con mi compañía
y sabéis como encontrarme?
¡ Yo estoy donde vosotros estáis,
estoy en vosotros mismos,
dentro de vuestro intelecto,
de vuestro espíritu
porque yo soy, con vosotros,
parte del alma universal,
donde no hay rencores,
ni existen las envidias,
ni nada es amoral.

Todo fluye con mi paz,
y así vinisteis a la tierra,
con amor y dulzura,
pero emprendisteis otros caminos
cenagosos y de usura,
donde priman los egoísmos,
y la fraternidad es oscura.

Levantad el corazón,
escuchar mis latidos,
actuar con la razón,
y me veréis en vosotros
sin separarme un minuto,
con total entrega
y en perfecta audición.

4 COMENTARIOS

  1. Pepe tienes don para escribir cosas hermosas y verdaderas. Haces mención a lo que podría y debería ser y ello es de agradecer, pero solo en pocos corazones hace mella, y no es porque lo que dices no sea cierto o lo expreses inadecuadamente.

    He llegado a la conclusión de que el ser humano, desde el momento en que deja de vivir en la escasez, se trastoca su corazón y se vuelve enfermo.
    Es como si al cambiar de estado de bienestar (acuérdate del bienestar de nuestros antepasados y su comportamiento), las neuronas o qué se yo que circulan por el cuerpo en combinación de las corrientes cerebrales, cambiaran sus propiedades, ahogaran el espíritu y en lugar de emanar amor, paz, armonía, caridad, y tantas cosas positivas, se cambiara su signo y se convierten en avaricia, envidia, egoísmo, pelea, discordia, dominio, vulgaridad, y tantas cosas negativas que emanan del corazón del hombre; hasta el punto de que si algún sensato intenta dar luz para cambiar la realidad negativa: o se le oye solamente (no se le escucha) o se le considera simplista y fuera de lugar o del tiempo. Es como si el amor y las cosas sensatas fueran mariconadas.
    Acuérdate de Jesucristo.
    ¡Y también! del Génesis, cuando Dios dijo que se arrepintió de haber creado al hombre cuando dijo «… EL HOMBRE NO ES MAS QUE CARNE»

    Por último para hoy, perdóname la vulgaridad de las mariconadas.

    Un abrazo

  2. Hola Manuel, no tengo nada que perdonarte, tus “mariconadas” son ciertas el mal es mucho más sencillo que hacer el bien, si tú le haces una visita a un enfermo y lo consuelas dándole ánimos para que siga luchando por su salud, cuando sales de la visita te encuentras también disgustado por ver la situación de deterioro de esa persona, por eso casi nadie se quiere mojar por no estropear su entorno de vida y no mezclarse con las dificultades, así se vive hoy en general.

    Esa necesidad de abstraernos de las los problemas de los demás, es consecuencia de la educación que nos ha implantado el sistema, en el que prima ser el primero a toda costa, competir para todo, para poder trabajar, para poder progresar, para tener algo, para estudiar, hasta para curarnos de alguna enfermedad es “buenísimo” tener influencias y así saltarte las colas y ser primero, por eso se busca el poder como sea.

    Por todo ello, cada vez más se persigue con más ahínco ser el mejor y el primero, porque si no lo consigues te dicen que eres un fracasado, y más en estos momentos de recortes que todo se pone más difícil, menos para los que tienen la sartén por el mango.

    “Según el sistema establecido” son unos fracasados, los sensibles de corazón, los disminuidos físicos y síquicos los marginados por el mismo sistema, los desahuciados de sus casas, los que no tienen un coeficiente intelectual alto, los dependientes, los viejos que ya no son útiles y no rinden, sino todo lo contrario, gastan demasiado y han dejado de ser rentables, y por tanto el ser sensible ante todos estos desmanes, te lo catalogan de que “eres tonto”, a mi me lo han dicho en numerosas ocasiones, pero mi formación espiritual y humana no me permite escabullirme de los problemas de la vida.

    Cuando a mi hija la pequeña, 23 años, empezó a ir al colegio, la llevé a Gómez Navarro, no veas la cantidad de barbaridades que me dijeron de ese colegio, mi hija estudió en él y pudo sacar la carrera de magisterio, aunque ahora esos que me decían que lo mejor era estudiar en “Buenos colegios” no le dan la oportunidad de trabajar, es solo una anécdota de cómo está el patio.

    Mi comportamiento en la vida ha servido, o por lo menos eso creo, para educar a mis hijos, en el. amor hacia los demás, y en estar en aquellos sitios, desde donde se podía hacer cosas para las personas que no disponían de medios, y por ello también se me decía que era tonto, que lo que podría servir a mis hijos era procurarles un buen patrimonio, y que debería haberme aprovechado de la política para eso y no para hacer el tonto, sino para haberlos metido en la administración, el problema es que para eso tendría que haberme saltado las leyes a la torera como están haciendo otros.

    Bueno Manuel, gracias por tus certeras reflexiones de cómo está el patio, pero yo soy así y ahora a estas alturas voy a seguir con “mis mariconadas”

    Un abrazo.

  3. Pepe, jamás creas que la expresión «mariconadas» iban de mí para tí. Solo pretendía expresar lo que le parece (a mí, así me lo han soltado en alguna ocasión) a los que no tienen creencia ni fe alguna en el poder del buen corpontamiento hacia los demás.

    Pensando en que los comentários también se leen, debí decir «perdónenme las mariconadas»

    Hasta la apróxima.

  4. Manuel, lo entendí perfectamente, a mí me han dicho mas cosas, por ejemplo que estoy tocado del perol y cosas por el estilo, pero bueno así está el cotarro, que le vamos a hacer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí