Art. de opinión de José Penalva Navarro

Desde una visión cristiana

LICENCIATURA PARA LA PAZ Y EL AMOR

Este pensamiento va para todos aquellas personas que dedican su tiempo total o parcial, o lo quieren dedicar, a la ayuda hacia los demás, y que se encuentran con incomprensiones, recelos o envidias, a ellos les dedico estos pensamientos salidos de mi corazón, deseando que llegue a calar y que se medite sobre ellos, puesto que cuando uno tiene en sus manos la posibilidad de hacer algo por los demás, debe prevalecer el amor, la paz, y sobre todo tenemos que LICENCIARNOS en honradez y justicia, y especialmente para los políticos, que son los que realmente tienen el poder que la sociedad les otorga a través de las elecciones, ya que con sus decisiones pueden modificar las cosas en un sentido u otro y pueden hacer que la vida pueda ser vivida con facilidad o con angustia.

Tenemos que ir aprendiendo

si queremos licenciarnos

de afectos positivos

de querernos como hermanos

y de mantenernos firmes

en la paz y en el amor

y en todos sus matices.

Estas asignaturas

son positivas

y ascendentes

porque son esenciales

para subir escalones

y poder acrecentar

esa virtud armoniosa

que toda alma debe alcanzar

para encontrar

la paz espiritual

y también la universal.

No hay que ser arrogantes

ni tampoco pedantes,

sino amorosos parlantes

y tener sugestivas formas

de ser buenos estudiantes

en las asignaturas

sobre el amor y la paz,

para poder ser

buenos gobernantes,

y se sepa encauzar

a la familia humana,

con hermandad

y con la fecundidad,

de fertilizar la tierra

dando trabajo

para así poder vivir

con honradez y justicia.

La tierra es laboriosa

y a la vez sumisa

pero se queja mucho

por el maltrato que le damos

por que no la defendemos

ni la consideramos madre

por alimentar al ser humano.

Miremos este mundo terrenal

en el cual vivimos y amamos,

tenemos que cuidarlo y limpiarlo

porque todo vibra y palpita

como nuestro espíritu sagrado,

por eso debemos darnos cuenta

que toda nuestra madre tierra

a nuestra merced está,

y debemos cuidarla como es debido

porque bien produce el pan

y todos los frutos

y también los cereales

y la miel dulcificada

que cura el organismo

de muchos males.

Licenciados seremos

si las asignaturas

aprobamos y guardamos,

porque esa es la virtud

que nos a de emancipar

para subir a la cima

del Padre Espiritual.

4 COMENTARIOS

  1. Gracias a dios que los comicios son cada cuatro años, salvo ecepciones. Cierto es que la forma de vida que tenemos que soportar con la tremenda injusticia social que tenemos que sostener, porque son mayoría,no hay quien la aguante.
    Todo se andará y el tiempo y los ciudadanos a los que se nos ha vilipendiado y engañado ( al menos así me hacen sentir ) pondrá a cada uno en el lugar que le corresponde. Me reconforta saber que, por mucho poder que le hayamos otorgado, la última palabra es nuestra. Dice el refrán: que» no hay bien ni mal que cien años dure».Esperemos que no sea una quimera.Sólo es cuestión de tener paciencia, a pesar que lo que hay que sufrir, es vomitivo e intolerable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí