Art. de opinión de José Penalva Navarro

LOS MIEDOS DE HOY EN DIA (I)

Todo en esta vida está sufriendo un cambio vertiginoso y los miedos nos acechan por todas partes, aunque creo que en la otra vida, todo debe transcurrir como siempre, en calma, sosegadamente, con menos frenesí y más pausadamente, para que la estancia en ella sea más sosegada con más quietud, y que la paz debe ser el emblema en ella, porque de no ser así “Apaga y vámonos” ¡Porque lo que es en esta, en la que tenemos aquí!….., y que nos están “Regalando, tots a reu”, es para irse y decir ¡El último que apague la luz!.

Nos están inoculando el miedo a todo, a quedarnos sin trabajo o a no encontrarlo, a casarnos, y también a divorciarnos, a tener hijos, a comprarnos una casa, a pedir un préstamo, a caer enfermos, a hacernos viejos, miedo a ir al infierno cuando nos vayamos de este mundo, en definitiva miedo a adquirir cualquier tipo de compromiso, o a pecar si no hacemos las cosas de una determinada manera, por tanto el miedo está presente en todos los movimientos que realicemos en nuestro vivir diario, y este es el método que el “sistema” nos ofrece, (EL MIEDO), para tenernos “acojonados” y que aceptemos, como mal menor y sin rechistar las “grandes ofertas” y alternativas que los gurús nos ofrecen, como son ; mini sueldos de 400 € sin ningún derecho y contratos de hasta por horas, o seguir en el paro, ¡Vamos, como si nos ofrecieran una de estas dos cosas! ¿Que preferimos que nos corten el cuello o un brazo? , está claro ¡ Que nos corten un brazo!

Imaginaros la vida de cualquier currante con trabajo; Las 7 de la mañana, te levantas, te pones un poco guapo para estar presentable en tu trabajo y te lanzas a la calle a la aventura diaria de esperar algún acontecimiento nuevo que no tenías previsto, pues el día anterior te llegaron noticias de que tu empresa está pensando hacer un EXPEDIENTE DE REGULACION DE EMPLEO (ERE), en el que no sabes si tú vas a estar incluido en el, porque de estarlo, te vienen inmediatamente a la cabeza los miedos por los compromisos que tienes adquiridos, préstamos, hipoteca, gastos de los hijos si los tienes, y un largo etcétera que viene a poner de manifiesto la inseguridad en el que nos movemos en este mundo frenético, en el que el miedo y no el sosiego, en el que la imposición y no el compromiso solidario, en el que la impunidad y no la justicia, se han adueñado de este mundo, porque los que nos dirigen en cualquier estamento, como ellos no tienen esos problemas de subsistencia y no tienen nuestros miedos, nos están llevando a un callejón sin salida.

Pero llegas a tu empresa, después de haberte pasado por el cerebro todas esas cosas, y te sientes agobiado por los miedos, y empiezas ya tu horario de trabajo sin vivir en ti, descentrado, encolerizado, y con unas ganas de currar ¡Que baje Dios y lo vea!, y así un día y otro y otro, con todas las incertidumbres del mundo y sin verle una salida, porque los que se supone deberían saber por donde salir, tampoco lo saben, están absolutamente desorientados, hasta el punto de decir sin saber que son escuchados “Todo lo que tengo son líos” ¡Menudo porvenir!

Pues imaginaros cuando te quedas en la calle, porque tu empresa, no es que haya hecho un ERE, sino que ha cerrado inesperadamente, y además escuchas en las noticias que se van a “tomar medidas”, de que los bancos intervenidos por el gobierno, sus dirigentes, no pueden cobrar más de entre 300.000 y 600.000€, (Cincuenta o cien millones de las antiguas pesetas) al año, y a ti tu empresa no te puede pagar ni el despido, 45 días por año trabajado, eso ahora, porque después de las famosas REFORMAS ESTRUCTURALES que faltan, solo te dirán ¡Adiós muy buenas!, y que este “Dineral” que te tienen que dar como indemnización por despido, comparado con el que la Administración va a autorizar a cobrar a estos altos ejecutivos, va a ser una limosna que te pagará el FOGASA, o sea, la Administración, pero,¡Cuando Dios quiera, claro!, en esos momentos un frío te corre por las venas y en tu pensamiento se acumulan frases que el diccionario de la Real Academia no las tiene incluidas, de momento, o por ejemplo te enteras de que el primer ministro italiano Mario Monti, al que en Italia le llaman “Super Mario” les dice a los jóvenes que “ES ABURRIDO TENER UN TRABAJO FIJO PARA TODA LA VIDA” ,estas declaraciones añadidas a las noticias anteriores te pueden hacer entrar en un estado de Catalepsia peligrosísimo, si no estás preparado para recibir esta catarata de noticias abstractas, y digo abstractas, porque ellas son como cuando vas a un museo y te pones a ver cuadros “Vangüardistas·” y empiezas a hacerte hacia tras, hacia delante y a girar la cabeza de un lado a otro, sin terminar de entender lo que estás viendo, por tanto todo esto te llena de miedo a tus propios impulsos, pues no hay derecho que estos personajes que se sienten por encima del bien y del mal, y que no han sido elegidos democráticamente por las urnas, vengan a darnos lecciones de honestidad y a decirnos lo que tenemos que hacer, y lo buenos que debemos de ser, cuando ellos no cobran el salario mínimo ni están en el paro ni lo van a estar.

Yo siempre he pensado una cosa que me tiene comido el coco; ¡ Si los que toman las decisiones, sea cual sea, fueran ellos los primeros en asumir sus propias medidas, el mundo sería un remanso de paz y solidaridad!, ejemplo:

Cuando se decide el salario mínimo, si los que deciden estas cosas tuvieran que cobrarlo no lo decidirían.

Si los que deciden las normas sanitarias y hacen los presupuestos de ella, tuvieran que ir a cualquier visita de especialistas o tener la necesidad de cualquier operación y esperar para ello, meses, decidirían de otra forma, puesto que a ellos no les afectan sus propias decisiones, porque ellos cuando tienen problemas de salud van a las privadas, o lo que es peor, entran en las públicas por la puerta de atrás sin esperar a estar incluidos en las listas de espera, por tanto en realidad son decisiones tomadas para los demás, no para ellos.

Fijaros en una cosa tan dramática como son las declaraciones de guerras, los que las declaran nunca van y menos sus hijos, y además nos mienten sobre las “bondades” de estas, por tanto si estos que deciden las guerras fueran los primeros en ir, la paz reinaría sobre la faz de la tierra, y estos solamente solicitan sentarse en una mesa a negociar la paz, cuando sus traseros se sienten en peligro, en ese momento pactan cualquier cosa que puedan utilizar para salvar su pellejo y el de los suyos, además de haber tenido la precaución de poner a salvo sus buenos dineros que durante sus mandatos ya se han preocupado de elegir alguno de esos paraísos fiscales que existen, también gracias a ellos que lo consienten por si acaso.

Inculcar los miedos a la sociedad siempre ha sido un recurso utilizado por todos los que de alguna manera tienen “Mando en plaza” de cualquier tipo, ya sea político, empresarial, religioso incluso deportivo, por tanto con estos bagajes, imaginaros nuestro currante como se queda después de un día de incertidumbres y de noticias “Alentadoras” . (seguirá).

15 COMENTARIOS

  1. Gracias Pepe por esta reflexion tan acertada, pero ¿quien mueve a la masa para cambiar esto?, despues de los tranquimacits que les han dado. ¿la necesidad?, ¿tenemos que llegar a ello?, tiempo al tiempo.

  2. Pepe muy buena esta reflexión sobre el miedo cotidiano,pero esto tenemos que cambiarlo entre todos, cada uno con su granito de arena,pero las urnas són las urnas y tenemos que respetarlas,esto no quiere decir que no luchemos dentro de nuestras posibilidadaes por un mundo mejor y más justo.

  3. El miedo siempre ha sido la medicina inoculada a la sociedad por aquellos que se creen elegidos para dirigirnos, esa misma a la que los «poderosos» suelen llamar chusma, populacho, hordas o perro flautas. Como bien dices, cuando se trata de ponernos en «vereda», es lo que hacen; atemorizar, si no aterrorizar, para llegar a conseguir sus fines.
    Utilizan el efecto acordeón. Primero, nos hacen picar para que todo el mundo se endeude hasta las pestañas. Después, asolan todo aquello que se había construido para recoger las restos que, ellos, volverán a hacerlos valer a través de sus triquiñuelas y por arte de birle birloque, se transformarán en inmensas plusvalías, réditos y ganancias, haciéndolos más y más ricos y fuertes. De tal manera que, hasta los propios gobiernos les rendirán pleitesía y también estarán acojonados ante ellos ¿Les suena?
    Magnífico artículo, amigo Penalva. Esperamos, todos, su continuación.

  4. El miedo es una reacción natural del ser humano, vulnerable y contingente como es, frente a un peligro real, potencial o imaginario. Puede considerarse enfermizo si es a un peligro imaginario, pero en los otros casos es un normal mecanismo de supervivencia cuya función es evitar un peligro o amenaza y/o activar la capacidad de reacción frente a él.

    Ahora bien, una cosa es advertir de un peligro o amenaza real o potencial, lo cual es un deber para con el prójimo, y otra cosa es, ciertamente, ‘la administración del miedo’ por parte de los poderes establecidos con intenciones de ‘control social’. Sería conveniente tener un buen discernimiento para no confundir ambas cosas, no sea que desechemos advertencias serias o nos dejemos encadenar por falsos temores.

    Creo que en algún momento ustedconfunde en su artículo ambas cosas: transgredir la Ley de Dios (=pecar) e ir al infierno por no arrepentirse de los pecados rechazando el sacrificio expiatorio de Cristo son peligros de los más radicales y mortales que amenazan al ser humano, su realización y su destino: son peligros que terminan en ‘condenación y muerte eterna’, frustración eterna del destino del ser humano. Banalizarlos, o no advertir al prójimo de ellos, es tan nocivo como usar el miedo para controlar a la gente.

    Es verdad que cierto catolicismo de otros tiempos abusó de estas ‘advertencias’ también para controlar la conciencia de la gente, pues no guiaban a las personas a una verdadera liberación en Cristo, sino a una dependencia de la casta clerical intermediaria, lo cual es repugnantemente perverso y ha dañado mucho al cristianismo.

    Pero al margen de este deslizamiento de un cristianismo deformado hacia típicas prácticas del poder mundano, el peligro es real, huir de él es muy sabio, temerlo radicalmente saludable.

    Por otra parte, una vez uno sabiamente se ha reconciliado con Dios aceptando ser salvado por Cristo, es liberado de todos los temores, incluido el temor más radical: la muerte, lo cual le convierte en una persona radicalmente libre y difícilmente ‘controlable’ por los poderes del mundo:

    «Si Dios viste así la hierba del campo, que hoy está y mañana es echada en el horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? “Por tanto, no os afanéis diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Con qué nos cubriremos?’ Porque los paganos buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre que está en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal» (Mateo 6:30-34). “Y os digo a vosotros mis amigos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después no tienen nada peor que hacer Pero yo os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que, después de haber dado muerte, tiene poder de echar en el infierno. Sí, os digo: A éste temed» (Lucas 12:4-5).

  5. ¡Pedazo de reflexión, amigo Penalva! ojalá tenga el efecto «despierta conciencias» que le adivino y ayude a todos a sobrellevar mejor estos tiempos que bien retratas. Me alegro además que combines en tus artículos, la belleza y musicalidad de la poesía, con esta prosa contundente y demoledora, a la vez que reveladora y constructiva. Gracias y un fuerte abrazo, que cada uno saque sus conclusiones y obre en consecuencia.

  6. Nunca he leido tantas verdades en tan pocas frases. Los poderes fácticos campan a su anchas. Los que todavia trabajamos «acojonados» . La juventud adormecida, domesticada por las nuevas tecnologias. Pepe, me has llegado al alma. Un abrazo.

  7. Le felicito amigo Penalva, ha abandonado usted por un momento ese mundo místico y angelical en forma de poesía que nos ofrecía cada semana para adentrarse en la miseria de la sociedad en la que vivimos en la que el poder determina que el hombre acabe siendo una víctima del miedo y la incertidumbre que le rodea. Sus letras producen un impacto súbito en la conciencia del lector y eso por si mismo le engrandece como escritor. Esperaré la segunda parte del artículo para hacer un comentario más preciso.

  8. A todos los que habéis leído y a los que habéis comentado mis reflexiones sobre los avatares que nos tienen espantados, gracias por vuestros comentarios, en el segunda parte aparecerán otros protagonistas de esta vida de tribulación y desasosiego en la que nos están metiendo esos “Seres superiores” que quieren “Salvarnos” , pero primero necesitan hundirnos (TODO MUY CONGRUENTE).

  9. Pepe, tienes mucha razón en lo que dices. Ciertamente los poderosos y perversos se valen del miedo para llevar a cabo sus fechorías. Para dominar al que está en inferioridad de condiciones.

    Cuando se instauró la democracia en España me alegré porque pensaba que por fin cualquier persona se podría manifestar contra las decisiones del gobernante; cosa que no se podía hacer contra un poder totalitario con muchas posibilidades de ser corrupto, dado que nadie le podía contradecir sin riesgo de ser encarcelado, ¡que NO de perder la libertad puesto que no la poseía!.

    Con el paso del tiempo y basándome en mis experiencias a nivel social, la democracia (al menos en este país) a mi modo de ver, nos ha dado derecho a la pataleta; pero solo a la pataleta.
    Los de arriba siguen gobernando como lo hacían los de arriba; hacen lo que les parece y ya está, esté bien o esté mal; sin dar cuentas ni explicaciones, y los de abajo, siguen trabajando como lo hacían los de abajo, trabajar, aunque eso sí, con derecho a vocear. Nada más.
    ¡Que se puede manifestar nuestra disconformidad!. Claro que si. Pero… ¿nos sirve de algo?, tal como está dividida la sociedad NO.
    A la vista de los acontecimientos, ni las huelgas, ni las manifestaciones ni la indignación han dado el fruto deseado. Tal vez sea porque todavía habemos dos grandes grupos de ciudadanos que pensamos que cualquiera de los dos grandes bandos políticos de este país, puede ser la salvación de nosotros, los ciudadanos de a pié. Pero a la vista está, ni con unos ni con otros.

    Está claro que algo tendremos que hacer y gracias a la democracia podemos hacerlo, pero tendremos que esperar un poco más adelante. Cuando llegue la ocasión.
    ¿Servirá?, no lo se, el entuerto ya está hecho.
    Está claro que el que no hace nada, nunca se equivoca. No fracasará, pero tampoco avanzará jamás. Ahora bien, el que hace algo, el que toma una decisión, corre el riesgo de fracasar o triunfar. Si se fracasa en este intento, peor no se estará, pero si obtiene fruto y va en beneficio de nuestros hijos, bendito sea.
    Quedo a la espera de tu segunda parte.

    Manuel

  10. Sr Jose, no creo que los miedos de hoy sean mas grandes de los que tuvieron nuestros tatarabuelos, bisabuelos,abuelos, nuestros padres y nosotros como padres los que tendran nuestros hijos y a su vez nuestros nietos, el miedo a lo que venga al futuro a lo desconocido, es como una auto defensa a lo que sera de la vida, el manana siempre es una incognita, creo que el miedo a lo que vendra es una auto defensa del ser humano, es algo genetico.

    Por lo menos en esta primera parte.

  11. Es innegable todo lo que plasmas en tu escrito. Si se diera en primera persona de todos los mandatarios, los recortes y sacrificios que nos exigen, segura estoy, que no tendríamos de qué preocuparnos( por la cuenta que les tiene.) Pero claro , los que mandan que son mentirosos compulsivos nos harán pasar por dónde les de la gana, hasta que digamos…prau, hasta aquí hem aplegat.
    Espero con toda mi alma, que esta situación de desamparo de millones de personas y que ningún trabajador se ha buscado, deje de ser. Porque, desgraciadamente, esto que está pasando no es una pesadilla verdad??
    Espero con mucho interés el próximo escrito.

  12. Todo lo que expone el señor Penalva esta muy bien, pero los trabajadores que son los que producen riqueza deben de pensar en controlar más a los gobernantes que están haciendo lo que les viene en gana y encima protegido por la justicia.
    El ser Humano es egoísta porque quiere cobrar buenos sueldos y comprar productos fabricados en países con sueldos de miseria, esto hace el efecto de la pescadilla que se muerde la cola, porque por muy barato que nos lo pongan al final no podremos comprarlo porque no tendremos trabajo, ESPERO QUE RAZONEMOS Y CONSUMAMOS PRODUCTOS ESPAÑOLES.
    Para poder recuperar la estabilidad en el planeta abría que leer a Carlos Marx.
    http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2012/02/13/marx-is-back/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí