Art. de opinión de Eladio Aniorte, Presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante

Herida de muerte

Los agricultores alicantinos creímos profundamente esperanzados que la Unión Europea cumpliría con los objetivos de Desarrollo del Milenio aprobados por la ONU en 2000. Éstos dictaminaban que la producción agrícola debía incrementarse un 50% durante los próximos 20 años. ¡Menudo fiasco!

Los abusos que se producen día tras día en la cadena alimenticia han condenado a miles de empresarios agrícolas de nuestra provincia a la pena más cruel imaginable: el abandono de sus tierras. Reclamamos a pleno grito, hasta llegar a perder la voz y casi la razón, soluciones en miles de protestas y movilizaciones. Una de las más masivas e importantes la desarrollamos el 1 de junio de 2010 en Mérida, aprovechando que se celebraba el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea. Acudieron todos los mandatarios y gerifaltes comunitarios. Alemanes, franceses, ingleses, italianos,… A todos ellos les trasladamos con premeditado poco sigilo que la situación era insostenible. Finalmente, de nada sirvieron nuestros esfuerzos. La UE tampoco atendió estas peticiones.

Más de diez años después, la situación ha empeorado hasta tal punto que, de momento, el sector se tambalea. Estamos viviendo el expolio del campo alicantino. La reducción de la superficie cultivable y la producción agroalimentaria, salvo contadas y pasajeras excepciones, siempre en aumento. ¿Y qué hace nuestra cada día más querida clase política? Absolutamente nada o incluso peor, en el caso de la UE aprobar propuestas como las de la Política Agraria Comunitaria, que benefician únicamente a Alemania o Francia o el acuerdo de Marruecos, que contempla la liberalización absoluta de los productos que nosotros obtenemos, mientras protege los que se consiguen en los citados países. Necesariamente, deben aplicar un cambio radical de tendencia. Ni la Unión Europea ni el Gobierno de España ni nuestra Comunidad, nadie, puede permitir que perezca la insuperable agricultura mediterránea, cuyas inmejorables cualidades gozan de prestigio en todo el mundo.

Los citados hechos, junto a muchos más problemas, son los que han provocado que el sector esté en peligro de extinción. Arruinan a miles de productores, mientras cuatro grandes distribuidoras se forran los bolsillos a nuestra costa. Así marcha la economía. ¿Qué explicación encuentra a que sigan incrementando el precio de nuestros alimentos en los comercios mientras no paran de depreciarlos en la huerta? Ninguna ley de mercado sostiene esta situación, por lo que vender un kilo de limones a 0,06€/kg en campo cuando en los supermercados se sitúa a 1,20€/kg o más es, desde mi punto de vista, claramente ilegal. ¡¿Cómo pueden tener la jeta de aplicar estas subidas tan desproporcionadas a alimentos en fresco que apenas necesitan manipulación?! ¡¿Cómo?! ¡¿Cómo pueden los políticos permanecer de brazos cruzados o mirar hacia otra parte consintiendo que se produzcan estos abusos contra consumidores y agricultores?! ¡¿Cómo?! Deben acabar con el terrorismo comercial. ¡Y que no me vengan después acusándome de ser demasiado duro! Urge salvar nuestro sector, por el bien de la agricultura y la sociedad en general.

Así es nuestra vida, cuesta arriba. Observamos como los ladrones de guante blanco nos pagan miseria por nuestro trabajo y encima, el resto de cacos usurpa lo poco que nos queda sin que podamos defendernos porque la legislación vigente lo impide. Nuestra desesperación aumenta por momentos, pero nuestro carácter fuerte y superviviente es innegable y en ASAJA Alicante siempre nos mantendremos en píe luchando por obtener precios justos. Aunque me falten las fuerzas y traten de doblegarme yo jamás lo haré. ¡Jamás! Mi lucha a partir de ahora también irá encaminada a que la administración y el agricultor vayan de la mano porque me he percatado de que nos necesitamos mutuamente. Juntos debemos encontrar medidas efectivas que impidan la pérdida de nuestra agricultura. En resumidas cuentas, aplicar una estrategia más agresiva que permita acabar con la piratería comercial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí