Deportistas noveldenses, por Vicente Díez

7) Juan Carlos Escámez Peiró (ciclista)

Hoy les presento a un hombre joven; para cuando esto se publique, estará a punto de cumplir los 31 años. Pero ya dejó el deporte activo y actualmente, sigue “en el ambiente”, ya que es quiromasajista en el equipo ciclista profesional del Telefónica Movistar. Su función principal es la de masajear a los ciclistas del equipo, antes y sobre todo, tras las etapas. Ha de preparar previamente los bidones con agua o alimento, así como los pastelillos y trozos de fruta que consumen los ciclistas, envueltos en papel de aluminio que contienen las bolsas de avituallamiento y repartir éstas en plena marcha. Su labor no es de las que más se ven por la pantalla, si bien es fundamental como la de cualquiera de las personas que forman el grupo auxiliar: médico, mecánicos, masajistas…

Conozco a este muchacho desde que era un niño, pues coincidí con su padre, Carlos Escámez, carnicero del mercado, en muchas carreras de Escuelas de Ciclismo y ya se veía entonces que “tenía madera” el chaval; de hecho, fue Campeón Provincial en 5 de las 6 temporadas que dura la Escuela de Ciclismo y su padre le introdujo en el deporte del pedal, llevándole a las ciudades organizadoras. Sus primeros pasos en la competición fueron con la Peña Atlético de Madrid y el Club Ciclista Noveldense y ya en su segundo año de Escuelas consiguió varios triunfos. De su primera victoria guarda un grato recuerdo; fue en el velódromo de Sax, aunque cada triunfo tiene para él una historia singular. Le gustaba el deporte escolar y soñaba a esa edad, con llegar a ser ciclista profesional.

En sus inicios recibió el pleno apoyo de su familia y al acabar la Escuela, le tantearon desde el Club Pedalier, de Xátiva. Allí se sintió como si estuviera en familia y me cuenta que apenas notó el salto de categoría, pues los entrenamientos “por su cuenta” ya los iba haciendo con un año de antelación en cuanto a distancias y cuestas, por lo que su metabolismo iba casi preparado. En este equipo de Xátiva y ya en Cadetes, recuerda del año 1997 el Campeonato Regional en Valencia y la Vuelta a Aragón (3 etapas), donde arrasó y apenas dejó nada para los demás, adjudicándose 2 etapas, la montaña, la regularidad y cómo no, la clasificación general. A esto se le llama empezar con buen pie.

Tras el salto a Juniors (años 1.998 y 99), en las carreras de un día se le consideraba como uno de los favoritos. En la Vuelta a la Safor, acabó segundo. Venció en la Vuelta a Albaida y la Bira en Euskadi. En esta vuelta vasca acabó segundo el hoy profesional, David López (Movistar). También recuerda la Vuelta a Talavera (Toledo) con la selección española, que le dio el pase al Campeonato Mundial en Verona (Italia). En los días previos al Mundial, contrajo fiebre y a pesar del consejo médico, salió pero no pudo acabar. El vencedor y “arco iris” fue el hoy profesional italiano Damiano Cunego, posterior vencedor del Giro/2004.

En Novelda no le hemos visto mucho competir y es debido a que fue la época de la disminución de carreras para Juniors y Élite en esta ciudad. Si bien, recuerda haber salido en su época de Escuelas en la carrera del barrio de Las Orcas e incluso años después, en la carrera “de la Santa” (22 de Julio) acabó segundo un año, aunque sus compromisos foráneos le dificultaron competir en esta ciudad.

Con este bagaje, le fichó uno de los equipos punteros a nivel nacional, el Kelme – Comunitat Valenciana, para su cantera filial, con grandes esperanzas de dar el salto al profesionalismo. Juan Carlos me cuenta que no les presionaban en exceso en aquel equipo, por los buenos resultados obtenidos y donde la mayoría eran alicantinos, murcianos y vascos. El director deportivo era Paco Moya y Vicente Belda se ocupaba de los profesionales. La vida de un aspirante a ciclista profesional es muy distinta a la de cualquier joven de a pie. Es un conjunto de sacrificios por afición a esa actividad en concreto (pedalear). Hay que borrar de la mente “la marcha” que muchos jóvenes dicen disfrutar. Tras la carrera, hay que recuperarse al máximo; apenas salen a la calle tras la cena y ver los alrededores del hotel, pues hay que ahorrar fuerzas para el día siguiente. Y los profesionales, prácticamente igual en cuanto a vida monacal en días de carreras.

Nuestro protagonista me cuenta que sintió desánimo por todo el problema que le cerró las puertas del profesionalismo; recordarán que la tristemente famosa “Operación Puerto” hizo estallar en pedazos a los equipos Kelme y ONCE, salpicando las dudas injustamente hacia toda persona que estuviese en esos equipos, ya fuese ciclista, director deportivo, masajista, etc. De inmediato, la Generalitat Valenciana retiró su apoyo y el Kelme desapareció. Algunos de los ciclistas profesionales y amateurs lograron pasar a otros equipos, pero la mayoría no lo logró y se vieron en el pozo sin fondo del desempleo, sin comerlo ni beberlo, especialmente los amateurs. Juan Carlos hubo de aceptar que aquello era inamovible y sus posibilidades habían disminuido.

Siguió compitiendo con el equipo amateur “Comunidad Valenciana – CCN” y de entonces, recuerda entre otras carreras por etapas, la Vuelta a Palencia en la que logró ser primero en 2006, pues llegó destacado en la etapa reina, el Santuario de la Virgen del Brezo así como la contra reloj por equipos y otro año acabó segundo, tras lograr tres de la cinco etapas. Pero había que pensar en el futuro y recordó que previamente, le habían propuesto hacer los estudios y prácticas de quiromasajista en una academia. Conseguido el título, dejó la bici y pasó a masajista en el mismo equipo amateur. Algo tendrían sus manos, pues le fichó la Federación Española de Ciclismo como masajista para el equipo Élite Sub-23. De nuevo, su eficiencia fue conocida en el equipo profesional Telefónica Movistar, recobrando la ilusión de estar en el ambiente más alto, si bien no como corredor. A propósito, recuerdo que en este último Tour/2011 en una etapa llegó destacado el corredor portugués Rui Costa, del Movistar. Al bajar de la bici, quien se la sujetó y le dio el primer abrazo fue nuestro paisano de Novelda; yo le vi de lado por la tele y me sentí emocionado.

Me comenta que, por ahora, está maravillado de poder viajar por todo el mundo y mientras sigan renovándole el contrato, piensa seguir, si bien admite que estar bastantes semanas fuera de casa, no es para asentar una vida estable. De momento, tiene el aliento y el apoyo incondicional de sus progenitores así como de su novia, una chica paciente y comprensiva. Su padre me comentaba hace unos meses que estaba con el equipo en Suiza y que el paisaje y la organización le encantaron. De momento, todo esto es nuevo y un sueño para él. También ha actuado en el Tour y en Italia, donde coincidió en las pruebas de los Mundiales en Pista Juniors, cada uno en su cometido, con nuestra figura local Julio Alberto Amores Palacios, de quien me dice que este muchacho tiene en la pista un porvenir de ensueño. Quizá, con suerte, sea un nuevo Joan Llaneras, el mejor pistard español de la historia. Escámez a principios de Enero volará en avión hacia Australia para desarrollar su preparación el equipo Movistar en el hemisferio Sur y poco después, se disputará allí la primera carrera por etapas del año en profesionales, el Tour Sun Down. Otro tema que le ilusiona es comprobar cómo será el retorno a la competición de Alejandro Valverde, con el que coincidió en el Kelme amateur, así como con José Joaquín Rojas, otro profesional. Se cometió una injusticia imperdonable con Valverde y ha demostrado en estos dos años sin licencia que sigue conservando gran parte de la amplia clase que apuntó. Confiemos que a todo el equipo Movistar le salgan bien las cosas, pues a ello aportará sin duda, su granito de arena nuestro protagonista de hoy.

P.D.- La próxima biografía será para José Mª García Gómez (baloncesto). Si conoces, amigo/a lector/a, alguna biografía del deporte local, incluso de persona fallecida, llámame (Vicente. Tf. móvil 633 25 25 00). Gracias.

2 COMENTARIOS

  1. Cada vez me gusta más esta sección, porque me puedo enterar de la historia de muchos deportistas noveldenses que han sido importantes en el deporte.
    Vicente: enhorabuena por la sección, y le ánimo a que siga haciéndola.

  2. Poco faltó para que fueses profesional. Una lástima. Pero podrás contarnos algún día cómo viven ellos, si es cierto lo del dopaje o se pasa de la raya, la prensa sensacionalista, pues no trata por igual a otros deportes, como el fútbol o el baloncesto. Estos deportes mueven mucho dinero y no es fácil mirarles a la cara. Con decir, que en el fútbol aún hacen análisis de orina y… avisando al club al que van a analizar, para que los dos elegidos por club estén «adecuados». No les abordan de madrugada y sin avisar, como a los ciclistas.
    No veais la que se armaría si un día aparece que algún «dios del fútbol» ha dado positivo… el club se come vivo al analista y al laboratorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí