Art. de opinión de Ricardo Moreno – Responsable de Política del Consejo Local de UPyD en Novelda (Edición impresa)

Busque, compare y si encuentra algo mejor… vótelo.

Quizá algunos aún recuerden ese eslogan publicitario de una conocida marca de detergente. Busque, compare y si encuentra algo mejor: cómprelo… Yo les digo ahora: busque, compare y si encuentra algo mejor: vótelo. Vote. Debe usted votar porque, si lo piensa bien, los políticos le han dejado, nos han dejado a todos, tan pocas posibilidades de participación y acceso a decidir sobre lo que va a determinar nuestras vidas, que no hacerlo sería un suicidio político. ¿Puede usted decidir sobre si quiere que le suban los impuestos o no? ¿Puede decidir sobre si quiere aumentar el techo de gasto de las CCAA? ¿Puede decidir sobre los sueldos de sus señorías y diputados, etc.? No… ¿Verdad? Usted no puede decidir sobre ninguna de estas cosas, ni sobre casi nada en realidad. Solo puede elegir al partido político que va a decidir todas estas cosas por usted, pero sin preguntarle después sobre nada, claro.

Los partidos políticos mayoritarios (PP y PSOE) son una marca, y usted votará esa marca per se. Pero existen partidos pequeños, partidos que proponen cosas diferentes a las que los grandes partidos solo serán sensibles si perciben que una parte sustancial de la población ha decidido votar.

Infórmese. Pregunte por lo que los partidos políticos proponen.

Yo les voy a detallar lo que propone UPyD, para que ustedes sepan como se usaría su voto.

UPyD propone la reforma de la ley electoral. Que cada voto represente a un ciudadano y no a una circunscripción o territorio; para que así los partidos secesionistas (nacionalistas) no tengan, con un porcentaje mínimo de votos la misma o mayor representatividad que la de un partido de un millón. Porque al fin y al cabo, la democracia debería ser el gobierno de la mayoría; pero de la mayoría de ciudadanos, no de la mayoría de votos emitidos entre estamentos sociales, clases, regiones, provincias, comunidades o accionistas. Nosotros entendemos que un partido como fue Nafarroa Bai con 62.000 votos no puede tener la misma representatividad en el Estado (un escaño) que UPyD con más de 300.000 votos (también un escaño) o Izquierda Unida con 969.000 votos (dos escaños)
UPyD propone un federalismo igualitario entre las regiones y comunidades autónomas españolas.

UPyD propone una auténtica separación de poderes; que los miembros del tribunal supremo no sean elegidos por los partidos políticos; que el senado (el poder legislativo) tenga una función real y efectiva y sea independiente del ejecutivo (el gobierno).

UPyD propone la devolución de competencias en materia de sanidad y educación al Estado central, para garantizar un acceso igualitario y de calidad de todos los ciudadanos, sea cual sea su origen o el lugar donde residan.

UPyD propone la eliminación de diputaciones, de organismos públicos inútiles con duplicidad de competencias con otros organismos, de empresas públicas creadas para colocar a amigos y parentela política.

UPyD propone que el despilfarro y mala gestión del dinero de nuestros impuestos sea tipificada como delito en el código penal.

Usted se preguntará ahora qué tiene todo eso que ver conmigo, en qué va a afectarle en ganarse el pan de cada día. Todo. Todo depende de estas cosas. Su sueldo, sus vacaciones, su seguridad social, el paro, la escuela de sus hijos, etc. La economía está regulada por el estado y los gobiernos, y si los gobiernos no funcionan o no hacen lo que deberían hacer, nada irá a mejor.

Usted puede pensar que esto son solo promesas. Pero simplemente puede votar y comprobar si estas cosas se cumplen.

Usted tiene la oportunidad de que las cosas cambien. Su voto es lo único que tiene. La única cosa que le han dejado. Pero ni siquiera eso tendría porque ser así para siempre. Bastaría que muchos, una mayoría, quisieran lo mismo que usted y lo votasen. Entonces, quizá solo entonces, la democracia estaría algo más cerca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí