Art. de opinión de Luis Beresaluze Galbis

NO MOLESTE, SEÑORA… ESCATOLÓGICO DIÁLOGO

Le decía la vida a la muerte: “¿Por qué llegas tan pronto? “ Y esta, le contestaba: “Estoy contigo, oficialmente, desde que naciste. En realidad, desde nueve meses antes. Ya empezaste, muriendo. Un poco cada día, a la espera de aumentar el ritmo hacia el final. Vida y muerte son la misma cosa, coincidente y participada. Tú eres una muerte que sigue viva.”…

Rearguyó la primera:” No vivía muriendo. Ni moriré viviendo. Te llevaba a bordo, como una virtualidad en potencia. La última. Pero soy y he sido, vida en toda la extensión de la realidad. Otra cosa es que tú resultaras inevitable y consciente, pudriendo todo momento de aproximada felicidad.”

En puridad, eran dos formas de tiempo. El inicial y discursivo y el final completador. De tiempo personal. De duración del ser. De ensayo ontológico y previo de la eternidad, que es el tiempo sin tiempo de todos los tiempos.

“De todas formas”, se dijo la vida, procurando ser oída por la muerte, “soy y he sido porque he tenido la noción y advertencia de ti. Los animales no viven de verdad porque no saben que han de morir. Mi titular, animal reciclado en ángel, siempre te ha tenido presente. Temiéndote como animal y despreciándote como ángel. Contraríate bien, muerte. Tú sabes que no muero. Que viviré de otro modo. No eres mas que un portal que horroriza al tiempo, pero mueve a risa a la eternidad. Te veo. Te presiento. Se, lo he sabido siempre, que estás ahí. Pero no me importa. Cuando toque, haz lo que tenga que ser. Digna y respetuosamente, si es posible”. *Un bel morir tuta una vita honora”, decía, creo, D.Anunzio.* “Repito, dignamente. Y no aludo a tubos ni políticas mas o menos paliativas. Bien sabe Dios que me refiero al sosiego y la paz y la espontaneidad de un piadoso •de repente•. Como cuando se para una máquina. Cada tornillo en su sitio pero con cesación del mecanismo. Sin terapias eutanásicas de política progresista. Y luego, bonita, vete a la mierda.” …

18 COMENTARIOS

  1. Efectivamente, querido Luis, nacemos con la triste,pesada y constante señora de la muerte a cuestas.

    No es que nazcamos muertos, es que, queramos o no, convivimos con ella, hasta que su constancia se impone y nos lleva, nos guste o no.

    Desde que empezamos a vivir, empezamos a morir. No lo había pensado, pero que cierto es. Por cierto, los animales, por no tener conocimiento, el nuestro, ¿no saben que van a morir? Lo ven como nosotros, a diario, creo, en mi ignorancia, que también se lo imaginan.

    Y, estoy seguro, no moriremos, viviremos de otro modo, pero ¿dónde? Si lo supiéramos seguro, nadie le tendría miedo a esa pérfida señora.

    Recibe un abrazo.

  2. totalmente de acuerdo con lobo , no podemos consentir tanto sufrimiento y dolor , para morir . Yo creo que la eutanasia no conoce de polotica , sino de sufrimiento innecesario

  3. La muerte …
    Cuando tu estás, ella no está.
    Cuando está ella, tu ya no estás.
    La muerte no es nada temible.
    La agonía, es lo que todos tememos.
    No convirtamos la agonía en la protagonista de nuestras vidas.

  4. Queridos amigos: Juan, Manoli y al lobo estepario, a quien no conozoco, al menos físicamente:

    No vengais ya leídos, como dice mi amigo Luis Beresaluze. Él no impone, ni siquiera aconseja. Él manifiesta, y está en su perfecto derecho,un deseo, movido por sus profundas convicciones. Respetadlo, como, seguro, que él respeta vuestra decisión, que no difiere de la mía. Para nosotros, nuestra vida es nuestra, de nadie más y decidimos como queremos recibir a la constante señora que es la muerte. Para él su vida, no es suya, es de Dios, y la recibe como él cree que Dios quiere que la reciba. Respetemos a todos. Creyenyes y no ceyentes. Seamos, todos, tolerantes.

  5. La Muerte,esta sola palabra extremece.
    Tambien es el descanso eterno.
    La muerte debe ser indolora sin importar temas politicos o religiosos.Llegamos a la vida rodeados de amor y de afectos.La ciencia no escatima esfuerzos para que vivamos,por que se deben escatimar para morirnos??
    Es un paso de la cual no nos podemos escapar,por que hacerlo dificil?? Ayudemos a morir a los que estan en el trance,de la misma manera que se ayuda al nacer.
    Atila.

  6. Dicen Sr Galbis que la muerte está tan segura de si misma que nos dá toda una vida de ventaja. Que está ahí siempre esperando desde el mismo momento de nuestro nacimiento,con su eterna paciencia,como aquel pariente lejano desconocido presto a visitarnos en cualquier momento sin saberlo.
    Dicen que la muerte nunca duerme,permanece acechando en una vigilia eterna para recordarnos que solo estamos en esta vida en un tránsito permanente .Es como una sombra en nuestra mente representada de mil formas, a la que solo le podemos pedir una cosa, tiempo, más tiempo, el que necesitamos para morir con dignidad a ser posible sin dolor ni sufrimiento inecesario, «de repente» como usted bien dice.
    La muerte es algo que nos angustia y sobre lo que frecuentemente nos interrogamos los sseres humanos olvidando que nuestra vida es más poderosa porque si no hubiera vida la muerte no tendría razón de existir.
    Decía el dramaturgo Moliere que la muerte es el remedio de todos los males pero no debemos echar mano de ella hasta la última hora.
    Y en ese último momento de nuestro destino vital hagamos como aquel caballero medieval en la película de Ingmar Bergman El Sëptimo Sello y retemos a la muerte a jugar una partida de ajedrez.Con blancas y la ventaja de salida podemos ganar un tiempo precioso. Y luego pues eso » a la mierda bonita» . Un cordial saludo

  7. Es normal tener miedo a la muerte, aunque sepamos que hay algo mas, y mejor,
    Porque tememos o desconocido. Cuando yo cambio de trabajo, aunque sepa que es para mejor, el primer dia estoy como un flan. Cuando voy a conocer a alguien…
    Es humano tener miedo, pero que este no nos paralice, que siempre vayamos a mas.

    Vamos envejeciendo, perdendo faculades. Esto hoy no se acepta en nuestra cultura.
    Lo joven, lo bello, lo sano, es lo que impera.
    Y no sabemos ver la belleza de los anciuanos, su sabiduria, como en otras epocas y culturas.

    La muerte se esconde, ya no se quiere morir en casa, y rapido se saca el cadver al tanatorio, ni siquiera te celebran el Funeral en tu Parroquia, sino en el mismo tanatorio.

    Es bueno ver nuestra debilidad, darnos cuenta que no somos omnipotentes, pero que somos eternos.
    Ver la muerte como lo que realmente es: ir hacia Aquel que viene, a nuestro encuentro.

  8. Señor Wifredo, y los demás estamos en nuestro derecho a dar nuestra opinión.
    Lo que a mi no me sorprende es su defensa a su amigo, eso no es de venir leídos, es ser realista, ¿no cree que su amigo ya es mayor para opinar el solito?
    ¿Le molesta que expongamos nuestra opinión?
    ¿Dónde ve la intolerancia?
    ¿Es incapaz de ver el fondo de los mensajes?
    Su amigo ha querido hacer de este artículo, una crítica a las políticas progresistas, y yo opino que el dolor ajeno, o el propio, es eso, propio, y que debería estar fuera de las ideologías políticas, pero nos encontramos que no, que hasta en eso tiene que meter la cuchara el pensamiento único, seamos creyentes o no.
    Hasta el último aliento tiene que ser como dicten, y todo para que sus conviciones, o la moral no se vea afectada.
    Como decía Camilo José Cela, la muerte es dulce, pero su antesala, cruel.

  9. ¿Quién ha podido demostrar que después de esta vida, viene el descanso, nada menos que: ETERNO? Venga ya, ya quisiéramos todos, que después de pasar por este mundo de tiburones y de lobos (que no se mosquee nadie), nos llega, nada menos que, el descanso eterno… Caperucita, a otros con esos…
    Somos hijos de la repetición, como en el cole, el que no aprueba el curso (y pocos son los que lo aprueban) a repetiiiir

  10. Me asusta más la vida que la muerte y me gusta pensar en ella como una liberación, no como un castigo. Mi utopía es, imaginarla transformadora de energía.

    Precisamente, hablando ayer con una amiga enfermera, que por su profesión se enfrenta a la muerte todos los días, me decía; – El que va a morir lo intuye, no es una vaguedad imprecisa derivada de alguna hipocondría, es una certeza inequívoca. Incluso sedados, saben que su momento ha llegado.

    También la intuyen los animales, catalogados injustamente de mentes irracionales.

    Deberíamos respetar el derecho a morir como queramos. Es el último deseo del moribundo.
    Luis, ayer nos escribías sobre la vida, y hoy sobre la muerte. Son pensamientos que a todos nos ocupan. Formamos parte de la natura y esta se renueva constantemente.

    Cuando llegue nuestro momento que sea en paz y con total serenidad.

  11. Sin terapias eutanásicas de política progresista.. lo que hay que leer.

    ¿Desde cuando aliviar un dolor es cuestión de ideologías políticas? Calla, que va a ser que sí…
    Es mejor las políticas conservadoras, esas en las que hasta el último aliento te están metiendo el rosario por la nariz, con la promesa de que con eso, vas a ir al paraíso.
    Es mejor las conservadoras, esas en las que te recetan el dolor a pelo como solución, que si Jesús murió en la cruz, con un par, sonriendo y sin pedir si los hubiera habido un calmante, nosotros igual, que si no piensan igual, ajo y agua…que el respeto solo se exige, no se da.
    Hay que abandonar este mundo sufriendo, que el dolor purifica.
    ¿Qué importa el desgaste psicológico del enfermo? ¿Qué importa el desgaste psicológico de los familiares? Sin compasión, sin clemencia, sin calmantes….
    Sin terapias eutanásicas de política progresista…

  12. “Te llevaba a bordo como una virtualidad en potencia”
    ¡Pedazo de frase señor Galbis!
    Leo un artículo magistral, como casi todos diga en ellos lo que diga, con una reflexión sincera y muy profunda, profunda hasta la muerte. Y un anhelo.
    Que la parca le respete su decisión. Sea.
    Eso le deseo yo. Que dentro de muchos años, cuando la inevitable aparque en la puerta de su casa, lo haga como usted espera.
    Ahora bien. Un servidor ha dejado por escrito que quiere ser tratado con políticas progresistas. Que no tenga que sufrir dolores innecesarios y que, en caso de tener que ser mantenido vivo artificialmente, se me sean desconectadas las maquinas. Espero que su conservadurismo no interfiera en mis deseos y que estos sean tratados con el mismo respeto con el que yo trato los suyos.
    ¿Será eso posible?

  13. AL LOBO ESTEPARIO: No me ha entenido Ud. Créame. Mi concepto sobre la muerte está más cerca de Ud. que de Luis Berealuze.

    No soy intolerante. Si opina eso de mí, es que no me conoce. Sólo digo que Luis Beresaluze no impone. Expresa un deseo y yo lo respeto, como quisiera que respetaran el mío de elegir yo mi muerte. No quiero purificarme con el dolor y así lo dejaré escrito.

    Pero yo no soy, ni Ud. tampoco, Luis Beresaluze. Cada uno actua según sus convicciones y todas, simpre que no se impongan, son respetables.

    Un cordal saludo, y, disculpe si no me he expresado bien.

  14. Bien cierto es, que la muerte la llevamos con nosotros, desde el momento en que somos concebidos. Si no hay vida, tampoco hay muerte.

    No concibo como muerte, solo el hecho de la separación alma cuerpo. A esta separación la considero como la segunda muerte.

    Muertos estamos cuando NO vivimos en paz y felicidad. Cuando el desasosiego nos invade

    Nos afanamos por tener, y cuando tenemos lo deseado, nos apetece otra cosa… y otra… y otra… y, mientras tanto, nada cambia en la sociedad.
    La abundancia y la vida acomodada ¿nos traen el sosiego… la paz… la felicidad?
    Un dicho popular manifiesta que
    “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”.
    Siendo dicho popular, refrán o máxima, algo de razón deben llevar, no en vano, son debidos a la experiencia del hombre a lo largo de la historia.

    ¡Que algo de abundancia no nos viene mal!, pues sí, ¡para que negarlo!. Vamos casi todos a remolque del sistema; no se si será el mejor (al sistema me refiero), pero desde luego no lo mejor, tal como lo tenemos enfocado.
    En realidad ¿tener más, libra de la enfermedad, por ejemplo?
    ¿Libra de que en la pareja, uno sea infiel?
    ¿Libra de que alguno de nuestros hijos se tuerza?
    ¿Libra de todo aquello que pueda perjudicar nuestros sentimientos?.
    ¡NO! rotundamente no.
    ¿Cuantos habrá, que teniendo mucho, mueren por enfermedad sin remedio o viven con desasosiego?.

    Todos luchamos por mejorar. Mejorar es lícito. Mejorar es progreso y el progreso bien estar. Otra cosa es, la avaricia, la envidia… y otros pecados que es de lo que hay que huir.

    Paz se tiene cuando el individuo vive con sosiego. Cuando se siente aceptado por el prójimo. Cuando al caminar por la calle (al menos a primeras y últimas horas del día, que circula poca gente), saluda a aquel con quien se cruza y se le responde con agrado. Paz se tiene cuando el conductor, ante un paso de cebra se detiene, para ceder el derecho al peatón (que en esa situación es el más débil) ya que en aquel lugar tiene preferencia. Y más, cuando el peatón, agradecido, con un gesto de semblante alegre, le da las gracias al conductor. Paz se tiene cuando no se le tiene miedo a la segunda muerte, por que se tiene la esperanza de que después, pueda alcanzar cobijo en alguna de las mansiones que Jesucristo anuncia en su Evangelio. Concretamente en el de San Juan.
    Paz, en definitiva, se tiene cuando el individuo (INCLUSO EL ATEO) obra, en la medida de sus posibilidades, conforme al mandato de Jesucristo “HACED A LOS DEMÁS, TODO CUANTO QUERÁIS QUE OS HAGAN A VOSOTROS”.
    Pequeños gestos también dan fruto. El fruto da goce y motiva a continuar. Quien sabe si mañana, al haber alcanzado una meta, nos planteamos llevar a cabo otra etapa más importante.
    No tener paz, es como estar muerto.
    Luchar por ella merece la pena.

  15. Sr lobo: que dice ud?
    Hoy funciona la medicin paliativa genial. El dolor fisico es nulo, porque tenemos armas para que no exista. pero nop asi el dolor psiquico, este aumenta cada vez mas: ¿porque? porque poca gente hay al lado del necesitado.
    Esperemos estar alli: hacer algo por el que sufre.

  16. Es verdad la muerte nos acompaña desde el momento en que nuestro cuerpo empieza a formarse dentro del seno materno, por que la materia es la que lleva en sus genes la muerte impregnada, pues el alma no muere ella es la chispa de energía de nuestro Padre Eterno, que algún día volverá a ese núcleo central y para ello la muerte se encargará de llevarse el envoltorio perecedero.

    Nuestra educación nos ha enseñado a la muerte como una faceta última de nuestra vida material siniestra, degradante, nos la han pintado vestida de negro con capucha, cadavérica con guadaña, y esa significación de ella, creo que ha sido premeditada para presionar nuestros sentimientos y llevarlos por otros caminos sin contemplación.

    La muerte debe ser asumida como la necesaria separación del alma de nuestro cuerpo material, para seguir el camino de la luz y del amor, hacia el núcleo central de energía, el Padre Eterno, del cual en su día saltó la chispa de nuestra alma para venir a es tierra.

    Luis tengo una discrepancia contigo, o no se si interpreto mal tus palabras, la aplicación de las medicina para alejar al enfermo del sufrimiento creo es necesario y obligatorio y además es hasta un acto de caridad cristiana aliviar el sufrimiento de los demás, otra cuestión es la eutanasia que no acepto.

    El progresismo es un acuñación interesada hecha por personas que se dedican en este mundo a poner etiquetas y meterlo todo en compartimentos estancos para no permitir salirte de ellos, con penas y pecados de todo tipo en el caso de incumplir sus pretensiones, siempre interesadas, porque no todos somos iguales.

    El diccionario dice del progreso (Acción de ir hacia delante – Avance, adelanto, perfeccionamiento) por tanto si esta definición del diccionario es ser progresista yo lo soy y tú también.

    Un abrazo Luis.

  17. En este mundo que nos ha tocado vivir, no hemos recibido una educación que nos sitúe frente a la muerte sin dramatismos ni miedos. De ahí que sigan creándose eufemismos, a fin de no hablarle a la muerte cara a cara: «se ha ido», «nos he dejado», «ha faltado» y demás… cuando lo correcto sería decir simplemente, «ha muerto». Pero nos sigue dando miedo esta palabra, ‘muerte’, y solo la usamos al referirnos a personas que ni indirectamente tienen que ver con nosotros.
    A la muerte la de «vida» precisamente la vida. Algo que queda estupendamente expuesto en tu artículo. Incluso dentro de la propia vida, en ocasiones parece que naciéramos y muriéramos; insisto, dentro de la propia vida, como ocurre en sueños profundos y vívidos, que se repiten. Un día podríamos departir acerca de esto, no es ninguna tontería: la vida y la muerte dentro de la propia vida. ¿Hemos pensado que al menos 1/3 de nuestra vida la pasamos durmiendo, en una especie de realidad distinta, entre variables y sensaciones diferentes?, y eso es demasiado tiempo, un tercio, nada menos, como para no prestarle algo de atención y reflexión. Creo.
    Es todo demasiado complejo, esto de la vida y de la muerte. Pero el debate es bonito, pues nos acerca un poco más, o quién sabe si nos aleja, a nuestra propia realidad. Se debería mirar la muerte con menos dramatismo. No digo hacerla amiga, pero sí dejar de considerarla enemiga.
    Gracias por el diálogo, Luis. Interesante e incitador de reflexiones dispares y coincidentes. Ese es el premio de un escrito.
    Un abrazo, escritor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí