Art. de opinión de Sergio Mira, concejal del G.M. Socialista

Nadie habla de ellos

Ya nadie habla de ellos. Lo que no se ve no existe, pensarán ustedes. Hasta los mendigos de nuestras calles, fruto de la droga, el alcohol, la crisis o, simplemente, de una muy mala racha son perceptibles. Eso sí, nos cuestan un girar de cabeza, un mirar de reojo al móvil, apenas un gesto de nuestro brazo, quizá cincuenta céntimos. Y nada más. Hasta esos mendigos, que habitan las calles de este Primer Mundo, están a la vista, casi como diciéndonos que todo es pasajero, que todo (al igual que en las novelas de Paul Auster o Haruki Murakami) está gobernado por el azar indolente, impasible y a veces cruel. Sobre alguna de esas personas podemos incluso hablar, palabras que se cruzan en nuestras conversaciones livianas por unos breves instantes, pero que enseguida vuelven a su espacio, tan real como metafórico, a sus cajas de cartón, al frío de la noche, a la sombra de los bancos de un parque acolchado por cáscaras de pipas. Esas personas se han convertido en palabras. Emociones acaso, sí, pero por un corto espacio de tiempo. Desaparecen pronto.

Pero nadie habla ya de los millones que se mueren en África. Invisibles siempre, su «prime time» ha pasado, cubiertos y cegados por otras noticias en este ambiente de saturada información al más puro estilo Twitter. El continente africano se seca y se pudre bajo la no mirada de los países desarrollados. Cuando la muerte se hace tan evidente que salta a la portada de los medios de comunicación, entonces nos acordamos, suspiramos, sostenemos la mirada unos segundos, en silencio, o cambiamos de canal y pronto la retina se llena de anuncios, programas y películas. ¿Qué podemos hacer? África siempre ha estado así, siempre lo estará. ¿Qué podemos hacer nosotros, desde nuestras casas, para paliar el hambre, la guerra, la miseria? Poco, lo sé. Lo mínimo, colaborar con alguna ONG, hacernos activistas, escribir artículos… Una miseria. Los gobiernos occidentales son los encargados de la situación de África. En el documental de Hubert Sauper «La pesadilla de Darwin», aparte de mostrarnos cómo se ha introducido una especie extraña en el hábitat del lago Victoria (lo que ha hecho que desaparezcan las especies autóctonas), hay un momento revelador. Los pescadores recogen perca del Nilo (una de las especies invasoras más dañinas del mundo), preparan los filetes y cargan los aviones. En Tanzania se quedan las raspas, que los ciudadanos de allí tienen que comprar. Los aviones se llevan el pescado a Europa y vuelven vacíos. ¿No traen ayuda humanitaria, comida, ropa?, pregunta el narrador, a lo que uno de los pilotos responde: «Los traemos vacíos; como mucho llevan armas, pero eso no lo sé…».

Seguimos explotando los recursos de África, al igual que en el pasado explotamos los de América o Asia. Les dejamos que se maten en guerras subvencionadas por Occidente para seguir manejando todo su potencial de materias primas. ¿Qué podemos hacer nosotros? Comprar productos locales, enterarnos de dónde viene lo que comemos o vestimos, cómo se ha hecho, quién lo prepara, cuántos niños han participado en la línea de montaje. Si seguimos apoyando eso, seguirá girando la rueda y todo seguirá igual: los niños con la barriga hinchada continuarán apareciendo en televisión, de vez en cuando alguna guerra nos mostrará dos o tres cuerpos mutilados, un río de sangre dibujando sombras en la calzada, jovencitos imberbes sonriendo a la cámara con sus fusiles último modelo, el sida masacrando aldeas y pueblos enteros bajo la mirada compasiva de los misioneros católicos.

Si miramos a otro lado, todo seguirá igual. Seguiremos pasando la ITV, seguiremos contemplando indecisos la cartelera cada viernes, el plato de comida estará esperándonos, los niños seguirán cruzando las calles hacia el colegio con la misma prudencia, seguirá saliendo el sol y poniéndose, las estaciones pasarán… Todo seguirá igual que ayer y antes de ayer, pero si nos paramos a pensar un instante, si el Tercer Mundo deja de ser invisible a nuestros ojos, quizá algún día podamos despertarnos y descubrir que el planeta es un lugar mejor para vivir. Y esa es la mejor herencia que podemos legarles a nuestros nietos.

15 COMENTARIOS

  1. Leyendo algunos de los comentarios no hace más que dar ganas de vomitar. Ayer mismo, lo hablaba con una amiga: estamos cosechando lo sembrado; maldad, egoísmo, vanidad y demostrando un coeficiente intelectual de lo que somos: VERDADEROS SIMIOS, con permiso de nuestros primos mucho más sensibles e inteligentes que los que así nos denominamos.
    La gente con muchos «posibles», pero muchos, no saben que están jugando con fuego. En el momento en el que al «populacho» o las «hordas» o las «masas» (como a ellos les gusta llamar a la inmensa mayoría de la humanidad), se nos hinchen las pelotas (que no son precisamente de golf y que ya empiezan a hincharse), todos sus privilegios y jueguecitos a los que les gusta jugar, se irán al garete, serán los primeros en probar el polvo de la miseria a la que nos están arrastrando esta casta maléfica y egocéntrica…
    Lo que puede venir, no tendrá comparación con nada de lo que hasta ahora hemos leído, visto o vivido. Atentos.

  2. pero,SERGIO pero que no te das cuenta que que aqui ya hay HAMBRE,deberias de incluirnos en ELLOS,pues el camino hacia atras que llevamos,nos esta conduciendo a ELLO,pero que ciegos estays los que os dedicays a ser politicos,o mejor dicho a estar,porque hablar mucho hacer bien poco,SERGIO seamos sensatos,claro que no nos olvidamos del tercer MUNDO,pero con la que esta callendo,venga ya por favor.

  3. Tienes toda la razón, la sociedad está tan instrumentalizada hacia el consumismo y el deleite de los sentidos, que no se da cuenta de lo que pasa, ya no lejos, sino a su alrededor, y vemos las desgracias ajenas y no somos capaces de reaccionar para mitigar el sufrimiento ajeno.

    La clase política, tan denostada en estos momentos, debe reaccionar de ese ensimismamiento tenido durante estos años de “Bonanza económica” irreal, y dedicarse prioritariamente a defender el estado de bienestar que puede subsanar desigualdades, y ser más solidarios con los que sufren, y para eso los ayuntamientos son piezas clave por proximidad, y se tienen que priorizar los gastos.

    No es cierto esa milonga que algunos nos quieren vender de que todos los políticos son iguales, no es cierto, así como todos los seres humanos tampoco son iguales, ni los fontaneros, ni los electricistas, ni las monjas, ni los curas, ni las religiones, todos hemos sido creados diferentes, y a nadie se le ha dado la potestad de ser más que el otro, hemos sido nosotros mismos desde los egoísmos de querer acaparar y almacenar más de lo que necesitamos, los que hemos machacado al contrario para ocupar su terreno y quitarle sus pertenencias, “Todo legal, claro”, ahora tenemos la prueba sangrante de los desahucios, pisos que no se pueden pagar, y los bancos bajan los precios de la valoración inicial, por el cual se les dio en su día el préstamo, y una vivienda que costó 100.000 € ahora se valora en 60.000€, por tanto se quedan con el piso y todavía debes 40.000€.

    Las mismas entidades que te dejan sin vivienda tienen la potestad a la hora de los desahucios de llevarse a las fuerzas del orden para que no te opongas, y tú en ese momento no tienes donde caerte muerto, ni tienes defensa posible ante los poderosos solo tienes derecho a llorar tu angustia acompañado de los tuyos, y sin embargo los que te han desahuciado se reparten el dinero de esas entidades, algunas de ellas en bancarrota que necesitan del apoyo del estado para reflotarse, y por allí no aparecen los antidisturbios para desahuciarlos de sus trabajos y prebendas, y sin embargo si que siguen asistiendo a los cócteles y agasajos varios, con presencia de esos políticos de todos los colores que no son capaces de levantarse y de hacer frente con leyes bien hechas al servicio de los ciudadanos y defender con ellas esas injusticias monstruosas que deterioran a las personas y hacen que la convivencia en paz se convierta en un ejercicio imposible de conseguir.

    Apliquemos nuevas formulas de relaciones humanas sin prebendas de nadie, porque todo se puede solucionar si hay voluntad y buen rollo, pero tiene que ser con la mirada puesta en las necesidades vitales, y no en los privilegios “vitales” de muchos.

  4. Así es Sergio. Un joven inteligente y culto me dijo hace unos días que lo que podemos hacer los que «no podemos hacer nada» es intentar que no se olvide.
    Un tragedia eso es lo que está ocurriendo, la historia nos juzgará.
    Al primer comentario.
    Sí, es cierto, aquí también se están poniendo las cosas difíciles.
    La muerte por hambre no se da en unos dias. Pasan meses. comen una vez y no saben cuando van a volver a hacerlo. ven a sus hijos adelgazar con llantos y dolores. Un resfriado se convierte en grave porque no hay defensas para combatirlo. a los niños se les hincha la barriga y duele, duele mucho. un día no se pueden levantar del suelo, no hay camas y dos o tres días después no hablan y mueren.
    Diez mil niños al día.
    Dígame usted nº 1 donde hay una familia así aquí, dígamelo porque yo puedo comprar comida para ellos. Dígamelo porque yo mismo les ayudaré.

  5. Aprenda la lección impartida por su compañera de partido Sra. ministra de sanidad, cuyo llema de GLOBALIZACI.ON NOS ESTÁ LLEVANDO A UNA SITUCIÓN INSOSTENIBLE, INMIGRACIÓN MASIVA INCONTROLADA Y NO REGLADA, SÚBASE AL TREN DE LA POBREZA
    DE NUESTRO PAÍS Y LAS PERSPECTIVA DE BIENESTAR SOCIAL ADQUIRIDA.
    MÍRE LA SITUACION REAL AQUÍ, Y DESPUÉS LA DEL TERCER MUNDO. Nadie habla de nosotros…

  6. Los pocos días de feria recreados en mi más temprana infancia, se remontan a las fiestas de Orito. Todavía recuerdo mi monedero de niña, dispuesto para la ocasión, hasta que empezaba el paseo discordante entre luces y música por un lado, y pobreza por el otro. Me parecían cientos los mutilados por la vida, a ambos lados del camino, en penitencia hasta la cueva de San Pascual, alargando manos temblorosas e implorantes de caridad.

    Mi monedero de niña quedaba vacio antes del primer disfrute ferial.

    Somos participes de una cultura de consumismo y fastuosidad. Integrantes de un sistema capitalista donde el más débil no puede ni tiene el derecho a vivir, pero se especula sobre su muerte.

    Fondos de alto riesgo y bancos influyen ahora en lo que vale el pan en Túnez, la harina en Kenia o el maíz en México. El Banco Mundial hace sonar la alarma por la explosión de los precios alimentarios. Sólo importa hacer dinero a costa del hambre de millones de personas.

    Desde nuestra postura nos prestamos al materialismo y el derroche inútil para “alimentar” la codicia de unos cuantos, y esto es lo que hay que frenar, empezando por una educación en valores.

  7. Hace 15 anos mas o menos hubo otra hambruna en los mismos paises,y recuerdo que Mike Jackson y Harry Belafonte con un grupo de 50 musicos y artistas compucieron una cancion y todas las ganancias que no fueron pocas eran para ellos y un poco de esas ganancias,enviaron 80 contenedores con comida,pues amigo mio NO llego ninguno todos se los quedaron los lords de la guerra y el abuso de esos paises y ni siquiera devolvieron los containers vacios,si los artistas negros y los ricos negros y los demas NO hacen nada,que podremos hacer nosotros que ni siquiera tenemos trabajo…..

  8. Que ganas de angustiarse por algo que nos afecta cuando miramos la TV diaria.
    Seamos sinceros y digamos que el ëstado»debe hacer algo por esos pobres del Africa. Todo se reduce a decir » hay que hacer algo» somos unos «bestias» Etc,etc.
    Como seres humanos que somos todos debieramos ser solidarios con el projimo pero he ahi la cosa,Quien es el que se quita el pan de la boca,o reparte lo que tiene de mas con ellos?? Nadie.
    Quedamos bien de cara a la galería,llorando a moco tendido y quejándose de lo ingratos que son «todos»los que no se sensibilizan con las imágenes que nos transmite TVE.Pero de coger los bártulos y plantarse allí donde se necesita que se este,repartiendo los euros ahorrados de anos de trabajo con esas personas necesitadas ni hablar.
    Es mejor gemir desde aquí y es mucho mejor hablar en términos generales de manera que haciendo coro a miles y miles de personas que hacen lo mismo esperando que otros o el gobierno haga algo.
    No tengo a mano la cantidad de millones anuales que dicen las estadisticas de comida y dinero que los gobiernos del mundo le dan a esas naciones para que mejoren sus vidas,todo ese dinero se pierde en mantener al cacique local, si algo queda es por la actitud de muchos otros seres humanos que sintiendo el llamado del prójimo en necesidad va allí y a riesgo de su vida y salud,los ayuda a llevar esa cruz,esas personas son verdaderos santos pero aquellos que desde la orilla (como yo) le dicen a los otros hay que mal están en el África»»!!!! Hay que ayudar a Africa!! Tenemos que hacer algo por África!! Los humanos somos animales!!! Bla,bla,bla, en el fondo lo que quieren es que «‘otro»y no ellos lo haga.
    Yo soy uno de esos hipócritas también,pude hacerlo y no quise y hoy soy viejo y no sirvo ni para taco de escopeta que es decir que soy mas hipócrita todavía.
    Amemos a esos seres en necesidad extrema,pero desgraciadamente quien los gobierna tiene otros planes y no son lo que quisiéramos.
    Si realmente queremos hacer algo,ir alli y darle el dinero en mano a quien veais quien esta de verdad haciendo algo por ellos.
    Tot lo demes sera com arrascali el cap a un tinos.
    Atila.

  9. Atila; Me está tratando con sumo respeto y yo voy contestarle igualmente, aunque nuestras posturas sean muy diferentes.

    Según sus palabras; mis ideas en función del mundo en el que vivimos, son inocentes por no creer en un capitalismo que utiliza la hambruna como un negocio mientras las multinacionales especulan con los alimentos.

    Pues sí, soy inocente en este aspecto porque no concibo como los alimentos se limiten a ser mera mercancía capitalista con un precio determinado por el tráfico financiero. Lo que conlleva hambrunas y contiendas sociales, arrojando a la población más empobrecida a la marginación.

    Dejar en manos de las multinacionales la escalada de los precios de los alimentos traerá consecuencias muy graves, de las que seremos culpables, directos o indirectos.

    Hoy por hoy cuesta más dinero comer que la compra de aparatos electrónicos.

    Cada seis segundos muere un niño de hambre en el mundo, y cada 24 horas 20.000 niños. ¿Debo creer y apoyar a “nuestro” sistema capitalista, mediando estos escalofriantes datos? Si fuera inocente, creería en las glorias que promete dicho sistema y que son pura falacia. Tarde o temprano, esta burbuja alimenticia explotará, tal y como ha sucedido con la especulación inmobiliaria, trayendo pobreza y más pobreza, para todos, incluyendo a los que han querido enriquecerse, con el negocio de la hambruna. Los pobres no son un “producto” rentable para el sistema capitalista.

    Compañías como Nestlé, Danone, etc. gobiernan a escala mundial la comercialización de los alimentos y fiscalizan los orígenes de producción. Ostentan todo los derechos sobre semillas y materias agrícolas en beneficio propio y en detraimiento de los agricultores. Sólo importa el enriquecimiento de los directivos y el engrosamiento de las fortunas familiares de alto rango.

    Al libre comercio dominado por unos pocos no les interesa producir más, sino obtener más rendimientos a expensas de la explotación laboral.

    Me nombra usted países como Cuba o Corea del Norte donde el capital lo domina el gobierno y aún así tienen hambre de todo.

    Las razones por las que Cuba es pobre, no se deben a la ausencia de un régimen capitalista, como usted apunta. Los motivos son otros y para no extenderme demasiado le voy a enumerar algunos: los bloques económicos por parte de Estados Unidos, a los que Fidel Castro no se doblegó, (Todas las importaciones y exportaciones entre los dos países fueron canceladas, y se prohibió el acceso de los estadounidenses hacia Cuba.) mercado negro, mafia y la tiranía de un gobierno Castrista.

    A pesar de todo lo expuesto, Cuba cuenta con universidades y sanidad gratuitas.

    Espero haberle contestado con el mismo respeto a todas sus alusiones.

  10. Alicia Canto Ribera:
    No tengo el gusto de conocerte personalmente y me atrevido a escribite por este medio de ND el cual es campo de Agramante de muchos de nosotros debo decirte que he disfrutado en el poquito espacio que le dedicas a Orito y su fiesta y me trajiste a la memoria esos recuerdos y eso mismo me pasaba a mi cuando con mis padres hiba y veia aquella humanidad aterradora de pobres pidiendo sin cesar a los que pasaban.En ese aspecto se ha cambiado mucho y hacemos votos para que,para bien,todavia cambie mas para mejor.
    Habiendo dicho esto me permito la libertad de discrepar contigo en cuanto se refiere a lo que comentas en cuanto al capitalismo y tu idea un tanto inocente de su funcion en el mundo en que vivimos.
    Te dire para empezar que en otro sector de ND se exije y se demanda ayudas para la agricultura,me puede alguien explicar por que? Te lo dire yo.Por que la uva no tiene precio.Como no tiene precio los pobres agricultores se agarran a un clavo encendido con tal de sobrevivir.Sin embargo ningun capitalista viene y compra la uva para especular.Por que? Te lo dire yo tambien.Por que hay demasiada en el mercado y nadie le interesa comprar algo que abunda.
    Ahora bien,si la cosa fuera a la inversa y los agricultores ganaran mucho dinero entonces vendrian los especuladores y comprarian,como en otros anos sin problema ninguno y todos contentos.No??
    Pues bien,el especulador es un hombre de negocios consumado.El especulador es el que sabe donde hay una necesidad y se planta alli a vender lo que compro por su cuenta y riesgo.El sabe cuando llevarlo,como llevarlo y a como venderlo en funcion de sus costos y logistica.O sea que lleva su producto para ganar y no para hacer caridad y por eso arriesga capital y tiempo.Muchas veces gana y otras pierde,pero eso es lo que se trata,pero no hay seguro para las ganancias.
    Los duenos de las fabricas de marmol en Novelda son hombres de negocios,saben que paises les gusta el Marfil,en que lugares el Rojo Alicante y adonde se vende mas el Emperador.Eso los hace malos??Si pueden vender a diez en vez de siete,que hacemos con ellos???Los hechamos a la hoguera??
    Eso va tambien por los porches de azafran,para ponerlo en un contexto local.
    No,al capital hay que usarlo y entenderlo,por que esos hombres que lo estan haciendo hacen lo que los gobiernos no pueden y no saben.
    Si no hay trigo en Tunez,la culpa es del hombre de negocios que les vende el trigo?? Si a su vez ese mismo hombre de negocios ve que en ese pais hay datiles y los quiere vender en China a alguien que voluntariamente los compra,que tiene de malo eso??
    Acuerdate de este dicho,» El amor es lo que hace que se pueble el mundo y la ambicion lo que lo alimenta»
    Disculpa si me distendido mas de lo que hubiera querido,pero si lo que he escrito aqui te ayuda a comprender la funcion del capital y te da una vision mas amplia de este tema habre logrado una amistad.La mia ya la tienes.
    Donde no hay ningun capital o capitalista dos cosas pasan que siempre van de la mano.El capitalista principal es el gobierno y los que viven bajo el yugo de ese capitalista unico y omnipotente tienen hambre de todo. Vale decir Cuba o Corea del Norte.
    Con todo el respeto:
    Atila.

  11. Quizás me toméis por agorero. ¡Si!, aquel pesimista que no tiene fe ni esperanza en el proyecto.

    Son muchas las veces en las que se ha oído y oye gritar ¡tenemos derecho al trabajo!.
    ¿Derecho al trabajo?; pues claro que si, ¡por supuesto que si!.
    Pero… ¿Quien tiene la obligación de crearlo?. ¿Alguien está en condiciones de decidir quien lo tiene que hacer?.
    Tal vez alguien diga; ¡el gobierno tiene la obligación de crearlo!.
    Podría ser, al fin y al cabo, el que dirige al pueblo lo podría hacer.
    Pero… (sin meterme en política) ¿No era eso lo que hacían en la Rusia y otros países de ideología izquierdista?.
    La mayoría de estos países decidieron pasarse a nuestro sistema. ¡No funcionaría demasiado bien aquel!. Sin embargo, nuestro sistema, tampoco parece estable; al menos de vez en cuando. Y lo que es peor, tampoco resuelve el problema ni en los tiempos de bonanza.

    Yo creo que el hombre no está en condiciones de resolver el problema.
    El hombre, aparte de ser INTELIGENTE, es avaricioso, ambicioso, egoísta, perezoso, acaparador, dominante, envidioso y un montón de cosas negativas más.
    El hombre, para vivir, solo necesita aire, agua y alimento, pero para vivir mejor, medicamento, ocio y bien estar.
    El hombre (equivocado) no trabaja para obtener lo que necesita; trabaja por dinero, para con este, FÍJENSE QUE PARADOJA, obtener lo que acaba de producir.

    Se dice muy a menudo; ¡hay que ver lo que hace el dinero!. Pues bien, el dinero NO HACE NADA.
    El que no esté de acuerdo con esta aseveración, que le diga a una moneda de céntimo de €, o a un billete de 500, que le prepare un café. O que se vaya de vacaciones donde el dinero quiera. Se morirá sin el café y sin ver al dinero, irse de vacaciones.
    Es el hombre es el que hace las cosas. El hombre es el ser capaz de descubrir la naturaleza… el universo, y con la sabiduría aprendida, obtener el progreso y lo que necesita.
    Pero el hombre tiene un gran inconveniente; necesita el dinero. El dinero lo utiliza como herramienta para medirse, para motivarse.
    Por el dinero, el hombre va de cabeza. Ya vemos lo que está pasando en la actualidad; ¡no hay dinero!, no hay trabajo. ¡No hay trabajo!, no hay comida ni ocio.
    De momento se puede llevar. De aquí a unos años, ya veremos lo que les pasa a los que vienen detrás.

    Si el hombre fuera de la pasta adecuada, no se necesitaría el dinero.
    Si el hombre, sin el dinero, fuera capaz de dar de sí en pos de la sociedad, CON ARREGLO A SU CAPACIDAD, todo el mundo tendría trabajo.
    Al trabajar más gente, la jornada de trabajo por individuo sería inferior y disfrutaría más la vida.
    La vivienda, podría ser para todos de lujo e individual y con jardín para el que lo quisiera.
    No sería necesario fabricar coches, ni electrodomésticos, ni ropa ni cualquier cosa que necesita el hombre, como se hace ahora, de mayor y menor cualidad para que sean asequibles para todos. Además, todos estos artículos se podrían reciclar sin inconveniente y estrenar más a menudo.
    Si no existiera el dinero, se podrían horadar las montañas y ponerle una chimenea hasta el cielo para reciclar la basura sin que el hombre tenga que aguantar los malos olores.
    Si no existiera el dinero, se podría reciclar el agua utilizada, hasta el punto de volver a ser adecuada para el uso humano.
    Si no existiera el dinero, en caso de sequía, se dispondría de medios artificiales para condensar el agua de la atmósfera que es lo que ocurre cuando llueve.
    Si no existiera el dinero, se podrían tener todas las camas y elementos necesarios en los hospitales.
    Si no existiera el dinero…
    En fin, el hombre podría vivir infinitamente mejor de lo que lo hace en la actualidad.

    Como podréis observar, lo de la pasta adecuada no deja de ser una utopía.
    Si no existiera el dinero con el que compensar al hombre por el trabajo, todo el mundo querría trabajar en aquel puesto y oficio cómodo como ocurre ahora, pero si en este puesto, se exigiera 10 horas diarias 6 días a la semana y al que recoge y recicla la basura, solo una hora a la semana; casi con toda seguridad, todo el mundo querría recoger y reciclar basura.

    Volviendo a la realidad en donde me encuentro, me hago la siguiente pregunta:
    Manuel ¿puedes resolver el problema por el que pasa el mundo? ¡No!, me respondo.
    ¿Lo puede resolver el político? Diría que No. ¿Por qué? porque sobre el político ejercen más fuerza los poderosos ricos y financieros, que la gente de a pié.
    La prueba la tenemos en que no hace mucho tiempo, los banqueros, después de hacer mal los deberes, mas o menos le dijeron al jefe del ejecutivo:
    “mira, que andamos mal de economía, así que si no nos avalas para obtener liquidez…”
    y el jefe del ejecutivo, en lugar de darles un tirón de orejas y como a la CAM, intervenirlos, se limitó a darles gusto, a bajar los salarios a determinado sector, a congelar pensiones, a consentir que los bancos se queden con el dinero que algunos han pagado ya por la hipoteca, a quedarse con el piso y además, permite (la ley, supongo) que se les exija a los hipotecados a seguir pagando aquella cantidad que aceptaron para indemnizarles en caso de impago del préstamo aún sin la casa.
    Además, y con el fin de que dentro de no se cuantos años, la pensión se pueda seguir pagando, suben la edad de jubilación, aumentan la cuantía de años a tener en cuenta la paga, con lo cual baja esta, si es que se alcanza a cobrar.
    ¿Alguien de Uds. cree que esto tiene arreglo?
    Dios ya manifestó en el libro (creo recodar) del Génesis que se había equivocado o arrepentido de haber creado al hombre por que “EL HOMBRE NO ES MAS QUE CARNE….” así que ¿que vamos a hacer nosotros?

    Se oye mucho decir que la sociedad tal o cual, casi siempre en desacuerdo.
    Como la sociedad en su conjunto no se cambia por sí sola y puesto que yo no puedo cambiarla a toda de golpe como me gustaría; por que es una utopía, decidí cambiar solo un trocito. El trocito soy yo.
    Hablar de que la sociedad tal o cual…, no cambia nada. Sin embargo si cada uno cambiara un poquito sin esperar que los otros lo hagan, ¡ya cambia algo!
    Desear el cambio de (por ejemplo) Somalia es digno, pero solo un deseo. Ayudar en el entorno próximo es una realidad.

    Que Dios nos bendiga a todos, que falta nos hace

  12. Para Atila, en primer lugar pedirte disculpas si te pueden ofender algunas de mis palabras, no es mi intención.

    Vamos a ver; Casi todos los capitalistas son personas honorables que no han defraudado a hacienda, que no han llevado jamás dobles contabilidades, que no necesitan asesores fiscales porque todas sus cuentas están claras no compran en negro ni tampoco venden en negro, no se han llevado jamás dinero a paraísos fiscales ni han sobornado a nadie para conseguir contratos de ningún tipo, ni han tenido jamás contratado a nadie sin dar de alta, y cuando han hecho alguna urbanización no han cobrado dinero negro por la venta de los pisos, ni se han aprovechado de la miseria de nadie para adjudicarse en subastas viviendas a menos de la mitrad de su precio en connivencia con los bancos dejando en la más miserable de las indigencias a los afectados, pero casi siempre profesan o tienen una religión cómoda para darle gracias al señor por los dones recibidos.

    ¡Con que el libre mercado de los capitalistas lo regula todo ! apañados estábamos si esto fuera así y no estuviera regulado por gobiernos solidarios con todos, pero especialmente con los trabajadores, y no se redistribuyeran los beneficios a trasvés de los impuestos. ¿ Quien podría tener sanidad o educación ? ¿ Solo los capitalistas ?. Leyendo estas cosas entiendo a los INDIGNADOS.

  13. Para El Constructor:
    Gracias por tu respuesta,nadie puede ser ofendido de la forma que te has dirigido.
    Para Alicia:
    Gracias también por tus palabras.
    A los dos:
    Un día yo también tuve las mismas reservas que vosotros en cuanto se refiere a el capital y su función dentro del estado.Pero un día,como San Pablo,tuve mi «Camino de Damasco»
    Empece a hurgar y descubrí que:
    1. El dueño del dinero es el estado.
    2. El estado tiene la obligación de vigilar los bancos.
    3.El estado es el que se gasta todo el dinero.
    4.El estado es el que enacta las leyes por la cual,le quita arbitrariamente a el pueblo y a las empresas del pueblo todo el dinero que se gasta y mas.
    5. El estado es el que después de empeñarse con los bancos en su hemorragia de gastos después les tira la culpa de los males de la nación.
    6. Que el estado nos engaña y siempre nos engañara mientras tengan la libre potestad de aumentar los gastos y las contribuciones a voluntad.
    7. Que el estado no crea riqueza,al contrario,la destruye.
    8.Que el estado cuando despilfarra,despilfarra el dinero de todos.
    9.Si queréis ver como trabaja el estado,visitar una oficina de ellos y preguntar algo.Lo que sea.
    10. Cuando el estado se convierte el eje de nuestras vidas entonces,tendremos libretas de racionamiento,todos trabajaremos, todos, pero nadie producirá ni una cerilla,y para salvaguardar la libertad que supuestamente tendremos, habrán cárceles puesto que EL ESTADO NUNCA SE EQUIVOCA,ES EL PUEBLO QUE NO LO COMPRENDE Y EL CAPITAL QUE LO SOLIVIANTA. POR ESO HAN DEJADO UN RASTRO DE 100 MILLONES DE PERSONAS QUE NUNCA COMPRENDIERON LO «BUENO» QUE ES EL ESTADO.
    Llegados a este punto,de veras creéis que es el estado quien tiene que resolver los problemas de todos??
    Hasta aquí os he dicho todo lo que el estado tiene injerencia( y lo que no he dicho,que es mucho mas).Decidme vosotros donde esta esa diabólico envolvimiento de capital,bancos etc,etc.
    Antes de despedirme Alicia,quiero que sepas unas cosas referente a Cuba.
    Cuba no es pobre,es muy rica en recursos naturales,si es pobre lo es por que el ESTADO no cree que para crear riqueza hay que estimular la codicia del que sabe crear,entonces el ESTADO que NUNCA se equivoca,IMPONE un modelo socialista que es. COMO YO NO SE,NI ME IMPORTA UN CUERNO EL PUEBLO,AHORA TODOS MISERABLES.Esa es la verdadera razón que prevalece ya por 50 años y en la cual los «indignados» estarían como en casa.
    Ha,antes de irme debo recordarte que allí en Cuba,como aquí,las universidades NO son gratuitas ni la sanidad TAMPOCO.Son pagadas por el pueblo con su trabajo pero como el pueblo mas que pobre es miserable ya me dirás que sanidad y educación tendrán.
    Pero eso si, allí el ESTADO es TODO y así están los pobres y nosotros envidiando su sanidad y su educación.
    Atila.

  14. Después de la lectura de los nº 13 y 14, no me encuentro en condiciones psicológicas de discernir lo que está arriba o abajo, pero voy a intentar aclararme:

    Sistemas políticos:
    1º – Las dictaduras de derechas ni de izquierdas no me gustan.
    2º – Sin estado, como los anarquistas, y con lo buenos que somos todos, apaga y vámonos.
    3º – Capitalismo a pelo, te cogen los LEHMAN BROTHERS y te amargan la vida pero no la mía sino la de todo el mundo. Inviertes el dinero en PRODUCTOS ESTRUCTURADOS , que casi nadie sabe lo que es, te engañan y tu dinero aparece en las ISLAS CAIMAN, y cuando vas a retirar tu producto estructurado se ha evaporado por arte de bir y birloque, y te dicen que cuando firmaste estaban las condiciones puestas en el papel, pero como en vez de estar en letras grandes esas condiciones y no quieren que te enteres del todo, te lo ponen en letras chiquirritinas para que no las leas porque podrías estar hasta mañana leyendo, entonces como te fías del director que tienes delante firmas y te vas a casa ni más contento. Como la redacción de esos documentos farragosos están hechos por los abogados de las entidades para que no les puedas coger por ningún lado te quedas sin perras (Leer Informaciones de hoy edición de papel lo que dice que ha hecho una entidad conocida de la provincia con eso productos estructurados) y así podría estar hasta el año que viene, y esto no ha hecho más que empezar, vamos a degustar estas maravillas que nos brinda el capitalismo a pelo y sin control.
    4º – La democracia parlamentaria, es lo menos malo, pero como las ambiciones desmedidas lo pudren todo, no hay más solución que el control y la redistribución de los impuestos, para que la solidaridad sea una realidad, pero claro esta solidaridad es por huev……, por que voluntariamente casi nadie es solidario. Para conseguir esto también los políticos deben ser honestos y ese también es otro cantar.
    5º – Esta la quinta solución que es practicar EL COMUNISMO de la iglesia, ¡ Aquí no se casa nadie, todo es de todos y de nadie al mismo tiempo, un sueldo para vivir y se acabó, dogmas a punta pala para acojonar al personal y todos firmes, y recordar lo que dice Alicia, ahora por si faltaba algo, el sistema capitalista que no tiene bastante con controlar nuestra vida, nuestra salud, nuestra cultura y hasta nuestra muerte, se han inventado la COMPRA DE FUTUROS, que es ni más ni menos que la acaparación de los productos básicos, cereales etc. En todo el mundo para poder controlar los precios, y los que no tienen nada que se mueran por que son unos golfos que no tienen ganas de trabajar.

    Bueno, lo siento me voy, por que podría estar muchas horas desgranando las maravillas del sistema que nos ha llevado al caos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí