Art. de opinión de Juan G. Olivares

Anoche

Al estar casado se tienen crisis matrimoniales. Si estás de vuelta de vacaciones, las tienes posvacacionales. Si has parido, posparto. Si eres creyente, de fe. Y si no eres creyente… pues no lo se, pero haberlas haylas, como las meigas.
Cuando te has vaciado defendiendo una postura más o menos acertada, que uno no se maneja con el beneplácito del supremo ni habla por su boca, tiende a repasar los hechos. Y eso me ha pasado a mí esta semana con el asunto del ateísmo.

Andaba yo pensando en como repercutiría mi postura vital sobre la educación de mis hijos. Quizá tengo una deidad blandiendo su espada para darme el golpe herético que merezco y eso trastorne todo mi planteamiento, esperaré resignado a ver si se da y me marca el fracaso como fin.

Andaba preguntándome, digo, si lo estaba haciendo bien, realmente es lo único que tengo que hacer bien sí o sí, por tanto, supongo, tenía una de esas crisis innombradas aun.

Así andaba.

Pero las tareas mundanas mandan y era hora de cuento. La noche había caído y la exigencia infantil no tiene piedad de cansancios o hartazgos, y, vencido, me dispuse a contarle el acostumbrado relato a Estela. A los siete años es obligado hacerlo, y como uno es como es, siempre son de cosecha propia. Andersen o los Grimm sólo me indicaron el camino. Tampoco les tengo fe a ellos.

Como si Estela hubiera adivinado mis cavilaciones místicas, para “ayudarme”, compartió conmigo sus dudas antes de que empezara.

-Papá, mis amigos de clase van a catequesis para tomar la comunión. ¿Por qué?

“Glubs”, sí, “glubs”, a pesar de ser la tercera vez que paso por esto, tengo dos hijos mayores, lo más expresivo es “glubs”, atragantamiento absoluto. Cosas de la parafernalia, el no hacer lo estipulado y comúnmente aceptado, y tener que explicárselo a un niño.

-Verás cariño en su familia creen que hay un señor todopoderoso y hacen esas cosas para que esté contento con ellos. Eso y que les gustan ese tipo de fiestas. Pero es tarde (solución trivial a problemas profundos, pero que levante la mano el que no la haya utilizado nunca), así que te voy a contar un cuento sobre una persona que tenía superpoderes. Y le conté el milagro de los panes y los peces.

-¿Papá, ese hombre era dios?
-Sí cariño, pero no es el único dios, hay muchos, ese es el dios de aquí, pero el mundo es muy grande y hay muchos dioses.
– ¡Ah! por eso Mohamed y Osama están en ética conmigo. Ellos dicen que creen en otro dios.
-Sí, porque aquí sólo enseñan la religión de aquí, no tienen mucho interés en que sepáis que hay más.

Y le conté el cuento de un señor que hizo que una montaña fuera hasta él. Este, con superpoderes y pocas ganas de andar, pero también valió.

-¿Y en que se diferencia la religión de la ética?
-Una vez leí que la ética es hacer lo que está bien sin tener en cuenta lo que nos hayan dicho, y religión es hacer lo que te hayan dicho sin tener en cuenta si está bien.

Ella, como todos los niños, no se dejó vencer tan fácil y me lazó otra andanada sobre el tema principal.

-Papá, ¿Qué les van a enseñar en catequesis a mis amigos?
-Pues les van a contar muchos cuentos del dios de aquí y les dirán que deben portarse bien, ayudar a los demás y ser buenas personas Estela, pero no te preocupes, a ti te lo digo yo.

Ahí saltó lo sublime. Con cara de una niña de siete que enseña a una de seis, me miró y me dijo:

-¡Pero Papá! Eso no me lo tiene que decir nadie, yo no voy a ir peleándome con Leti o con Aroa, ni le voy a pegar a los más pequeños, y cuando acabo los deberes pronto ayudo a Izam que va más retrasado, eso ya lo se yo.

Y con la rapidez con que apagan la luz de sus ojos los niños, se quedó durmiendo.
Salí de la habitación satisfecho. Orgulloso. Convencido.

Al encontrar a mi esposa en el salón me dijo.

-¿De donde vienes con esa sonrisa cariño? ¿Qué te ha pasado?
-Acabo de superar una crisis de no se qué. ¿Vamos a la cama?
-¿Ya? – dijo estrenando sonrisa abierta-.
Y se apagaron las luces, esta vez las de casa.

31 COMENTARIOS

  1. Al comentario 3:
    Esa niña cuando sea mayor los más probable es que sea una persona tolerante y de mente abierta. No creo que nadie te imponga a tí ninguna tradición de otros países.

  2. Expresa usted, Juan, una preocupación compartida por todos los que tenemos hijos y los criamos al margen de esa cómoda corriente general que cree que educar a niños sin la omnipresencia de un dios-policía los va a convertir poco menos que en delincuentes sin escrúpulos. Incluso mucha gente cuyas convicciones religiosas son débiles o, directamente, inexistentes, sostiene que los dioses son necesarios durante las primeras etapas de la educación para mantener ‘en vereda’ a los niños. Injustificadamente, como nos hace usted ver. A veces los niños nos dan grandes lecciones.
    Quizás deba usted pedirle alguna noche a su hija que sea ella quien le cuente un cuento de su propia cosecha. Igual resulta tan buena narradora como usted.

  3. Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta: -¿Dios creó todo lo que existe?

    Un estudiante valiente, contestó: Sí, lo hizo.

    -¿Dios creó todo?

    -Sí señor, -respondió el joven.

    El profesor contestó:
    -Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo.

    El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito.

    Otro estudiante levantó su mano y dijo: ¿Puedo hacer una pregunta, profesor?

    -Por supuesto, -respondió el profesor.

    – El joven se puso de pie y preguntó:
    ¿Profesor, existe el frío?
    -¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?

    El muchacho respondió:

    -De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. “Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”. Y, …continuó el estudiante:

    ¿Existe la oscuridad?
    El profesor respondió: Por supuesto.

    El estudiante contestó:

    -Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.

    Finalmente, el joven preguntó al profesor:

    ¿Existe el mal?.
    ¿Existe el mal?.
    El profesor respondió:
    -Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.

    A lo que el estudiante respondió:
    -El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz.

    Entonces el profesor, después de asentir con la cabeza, se quedó callado.

    El nombre del joven era Albert Einstein.

    “…la fe viene por el oir, y el oir por la Palabra de Dios”
    Romanos 10:17

    Un saludo cordial Juan.

  4. Santiago F. ¿podría usted referenciar esa anécdota? Porque es desgraciadamente muy frecuente que multitud de dichos, pequeños cuentos y frases más o menos descontextualizadas se atribuyan a personajes famosos (y Albert Einstein es uno de los más perjudicados) sin que sean verdad en absoluto, unas veces, o desvirtuando completamente su contenido, en otras. Así que, por favor, documéntelo.

    Por cierto, que tienen ustedes, los teistas (y los católicos en particular) buenos escritores a los que citar, como Chesterton, pero se empeñan en traerse por los pelos historietas como esta.

  5. Juan perdona, voy a ser por un momento tu palmero y a darte cremita, como dicen algunos por aquí, pero te advierto, no te acostumbres.

    Leyéndote he pensado , ¡ A este Juan le fueron de provecho los libros, las escuadras y los cartabones que le vendí en su día ! y le fueron de provecho no por que crea que te los comías, ¡ Dios me libre ! sino por que ellos sirvieron en una proporción de 0,01%, algo es algo, para conformar ese interior que se refleja en tu relato con tus hijos, y como tú dirías ¡ ahí va la cremita !:
    Ese Juan que queriéndolo pero sin darte cuenta, te ha salido de dentro de tu alma de padre afectivo y cariñoso ante tus hijos, ese es una persona, sensible, delicada, afectiva incluso sentimental, aunque algunas veces por tu ímpetu el trueno te acompaña ¡¡ Espera , espera, que todavía no he terminado !! y ese trueno, o vehemencia, o argumentación contundente , en el fondo no es más que una sensibilidad barroca que te desborda ante esa delicadeza infantil que rezuman todos los hijos, ahora, cuando se hacen grandes también les acompaña de vez en cuando el trueno.

    Lo tengo claro Juan, mi ángel y el tuyo seguro que son amigos y han venido del mismo sitio y nos han enseñado las mismas cosas, por que al leerte me he visto reflejado en tus sentimientos hacia tus hijos, si que he notado una pequeña diferencia y es que yo a mi mujer no le decía apaga la luz, a mi la luz me entraba por la ventana `por que se hacía de día contando historias a tantos hijos como tengo.

    Entrañable relato Juan.

  6. Un relato estupendo, Juan, lleno de honestidad, de respeto y de tacto. No se puede hablar mejor a los niños, contarle mejor cómo es posible que sean las cosas (con lo difícil que debe ser) aunque con el tiempo, las circunstancias y, sobre todo, con la rueda apisonadora de la vida, se lime, y hasta deforme en muchos casos, lo que en un principio fue, y siempre debió seguir siendo, una visión objetiva y lo más neutra posible de las cosas.
    He disfrutado tu cuento. Un cuento que, además de por ti vivido, podría servir en cierto modo de ejemplo a la hora de transmitir a los hijos una educación desde el respeto a la diversidad.
    Y también como ejemplo, me lo tomo, de la educación que en esa bendita espontaneidad nos regalan los niños desde su mundo «desprejuiciado».
    Gracias, Juan.
    Un abrazo.

  7. Con esas enseñanzas de odio anti-católico, («no quieren que se enseñen otras religiones…etc.») Dios, sí, Dios me libre de cruzarme con esa niña cuando sea mayor, puede ser tremenda.
    Si estudiase religión, podría explicarle a su padre que Osama (bonito nombre para un noveldense nacido tras el 11-s…por algo se lo habrán puesto) tiene el mismo Dios que los católicos, protestantes, evangelistas, judios, coptos etc.
    También comprendería las tradiciones de su pueblo y de su país, si es que su padre le ha dejado saber que tiene un país.
    Pero claro para algunos es mejor dejar que se pierdan y en cambio que vengan aquí a imponer las suyas y a enviar al judgado las nuestras.

    En fin Juan, mejor léele cuentos de princesas y que no tenga pesadillas con tus cuentos de terror sobre los malvados católicos.

  8. Amigo Olivares, este diálogo nada inocente con tu hija que narras de una forma sencilla y afectiva en este relato me permite hacerte una reflexión breve sobre la educación de los hijos en la familia.
    Es obvio que resulta dificil ser padre,encomendarse a la tarea de formar a nuestro hijos en aquellos valores, ideas y creencias que consdideramos más acertadas. Muchas veces nos sentimos desnudos e indefensos ante estas mentes infantiles tan despiertas que se abren dia a dia al mundo que les rodea y cuyas respuestas ante los interrogantes de la vida nos dejan absolutamente descolocados.
    Olvidamos a veces que frente a nosotros tenemos seres que gozan de su propia libertad individual y de su capacidad de pensar y elegir, y en vez de enseñarles a pensar nos empeñamos en transmitir nuestros pensamientos ,lo que nosotros somos ,queremos convertir a nuestros hijos en un espejo de nosotros mismos donde se reflejen nuestras ideas religiosas o políticas, nuestras aficiones más mundanas. Cuantas veces se escucha por ejemplo que mi hijo/a es del Real Madrid o del Barcelona F.C. porque su padre también lo es y bien orgullosos que estamos de ello.

    Resulta utópico pensar que en el seno de la familia los padres no van a inculcar sus creencias a los niños como resultaría un error creer desde un ateismo irreductible que el cristianismo es un suicidio intelectual. Existen valores cristianos universales que trascienden cualquier dogma de fe y que puedan resultar estremadamente positivos en la educación de un niño y que todos, creyentes o no creyentes, podemos compartir.
    Quizás amigo Olivares el punto de inflexión esté en educar a los hijos transmitiendo valores éticos que trasciendan la enseñanxza de una religión concreta, se les eduque en la tolerancia,en la bondad, el amor , la solidaridad con los más necesitados,la honradez y la responsabilidad, el deber, la fortaleza y la lealtad, entre otros, valores que ayuden a crear hombres y mujeres en el futuro que puedan pensar con libertad y con un sentido crítico del mundo que les rodea,en definitiva que puedan elegir libremente su camino en la vida.
    Decía Bertold Brecht que el hombre es muy útil, puede volar, puede matar ,pero tiene un defecto ,y es que puede pensar. Esa es nuestra labor como padres y en esa tarea andamos.Anoche, fue un ejemplo de ello.
    Un cordial saludo

  9. Hay que ser valientes para hacer lo que tú haces.
    Compartes tus pensamientos y nos dejas entrar en un trocito de tu vida.
    Vas a pecho descubierto, integro y honesto, con todas sus consecuencias.
    Puedes caer bien o puedes caer mal, pero a nadie dejas indiferente.
    Eres de esas personas que dejan huella, y te esperan con el mismo anhelo, solidarios y contrarios.
    Haces de cada cosa, un algo especial que marca la diferencia.
    Tu Pasión es energía, es foco, lumbre y guía.

    Reconoces con humildad que no tienes la respuesta a todas las preguntas. Es ahí cuando sobreviene tu “glups”, pero tienes un arma poderosa en tu corazón que aunado a tu razón, sosiega las incógnitas y proporciona bienestar.

    Tus dos muchachotes y tu princesita, no podían tener mejor ejemplo. Un padre cargado de coraje, y a la vez, sobrado de ternura.

    Cada anochecer… cuéntanos un cuento, Juan.

  10. ¿Saben qué suele suceder? Que la máxima del ser humano, es el dejar que otros, piensen y hagan por nosotros lo que por naturaleza, deberíamos asumir y hacer para así aprender y elegir en libertad lo que mejor nos convenga según nuestro propio criterio y libre albedrío.

    ¿Qué pasó entonces a lo largo de la historia? Que aquellos que eran y son algo más “pillines” y se dieron cuenta de ello, nos ponen la “alfombra roja” desde que nacemos para que no andemos preguntándonos pequeñeces. Todo está escrito y dicho. Nos lo dan hasta santificado, eso sí, con unas reglas y obediencias que hemos de cumplir escrupulosamente a rajatabla si no queremos perdernos por siempre en no sé dónde… Claro que, de tarde en tarde, rectifican. La última, fue esa que, no hace mucho, nos dejó por arte de magia sin el purgatorio ¡hete ahí que dejaron sin una estancia intermedia a los bautizados, creyentes o no! ¡Y se han dado cuenta al cabo de no sé cuantos siglos! Dejando así al ser humano sin un colchón donde refugiarse cuando no se ha sido ni fu ni fa, ni carne ni pescado, ni bueno ni malo…

    Es lo que tiene cuando uno mismo se escribe su propia historia, que es dueño de cambiarla cuando quiera y poner las reglas que desee a todos aquellos que en su día, aceptaron jugar a su juego, que para eso es de él y solo de él, o de ellos… de los “pillines”.

    Gracias Juan por compartir tu vivencia. No cabe duda de que las nuevas generaciones vienen mucho más preparadas y sensibilizadas que aquellos que nos tragamos cuentos imposibles de digerir y que, aun hoy, nos están trayendo consecuencias.

  11. Coincido con los dos comentarists anteriores, Pepe y mi hijo Claudio.

    Un bello relato, lleno de amor a tu hija. Es difícil, en esta sociedad que vivimos, ser fiel a tus principios. Tu lo has sido y con una sensibilidad exquisita, impropia a veves por tu gran vehemencia.

    Me gusta la gente valiente y que es fiel a sus principios. Tu lo has sido y te felicito por ello. Si otros defienden su creencia en Dios, tu defiendes, hasta las últimas consecuencias, que son nuestros hijos, las tuyas. Después, tu Estela del alma, decidirá y seguro que lo hará bien y en libertad. Tiene buen maestro.

  12. Nos has abierto una valiente ventana, Juan, a algunos íntimos movimientos de tu corazón y una entrañable escena familiar. Después de ásperos debates para defender tu postura vital atea nos revelas que te quedas tranquilo al comprobar que no lo está haciendo tan mal con tus hijos, que eres una buena persona que trata de criar a sus hijos para que sean también buenas personas.

    Queda en evidencia que ciertamente para eso no hace falta ser creyente en ningún dios o religión. Por lo que me toca, si el cristianismo se reduce a tratar de ser buena persona, afirmo tajantemente que es totalmente superfluo, y en algunas versiones a veces hasta perjudicial.

    Volviendo a aquellos ‘dos árboles extraños en el jardín’, recordar que la alternativa crucial que allí plantea la revelación bíblica al Ser Humano NO ES ENTRE EL BIEN Y EL MAL, sino entre comer del ‘árbol de la vida’ o comer del ‘árbol del conocimiento DEL BIEN Y DEL MAL’. Es decir, aceptar que hemos sido hechos para ser llenados por Dios como nuestra vida y vivir por medio de Él, o escoger re-crear nuestra vida al margen de Dios (aunque sea ‘religiosamente’, la diferencia no está entre personas religiosas y personas ateas). Entonces, si la revelación bíblica no es un cuento para niños, incluso cuando escogemos vivir tratando de hacer el bien ‘al margen de Dios’, el mal y la muerte nunca dejará de ser como mínimo, digamos, un ‘efecto colateral’. Si Dios es LA VIDA con mayúsculas que nos creó para el compañerismo con Él, ¿qué podría significar entonces escoger vivir independizado de LA VIDA? Este mundo que tenemos es el resultado de ‘buenas personas’ que han escogido, religiosa o ateamente, hacer su historia de espaldas a su Creador.

    Pese a todo, pese a que nuestras elecciones nos llevan por caminos distintos e incluso contrapuestos, hoy te siento más cercano. Un abrazo cordial desde mi aprecio sincero.

  13. Pues a mi me ha gustado mucho el relato, sobre todo la frase que reza así;

    la ética es hacer lo que está bien sin tener en cuenta lo que nos hayan dicho, y religión es hacer lo que te hayan dicho sin tener en cuenta si está bien.

    Al comentario número tres, ¿quién se cree que es usted para recomendarle que tipo de cuentos ha de leerle un padre a su hija? ¿ves más productivo que le cuenten el cuento del principe azul y la doncella sosa que se limita a ser sumisa?
    Y no sufra, que el día de mañana si se encuentra con esa niña lo que menos ha de tener es miedo a ella, ya que su educación la han basado en la coherencia, y su bondad no esta condicionada.
    Por cierto, también era costumbre en este país tirar a una cabra desde un campanario, menudo ejemplo…tremenda su opinión oiga, tremenda.

  14. Santiago, dices:

    > hóla ripley ó replay,porque veo que repites el mismo protocolo de cuestionamientos y > preguntas ? en formato : » crea controversia y así me enalteceré » para con ciertas >personas en diferentes articulos en éste medio expuestos.

    Si lo hago es porque algunos de los que aquí escribís teneis la mala costumbre de no poner las fuentes de vuestras citas (excepto si son bíblicas, en cuyo caso sí poneis «Romanos, ….»). Y ante algunas cosas de dudosa veracidad, como lo que cuentas en tu mensaje, pido que documenteis lo que decís, a ver si así vosotros mismos descubrís que estabais en un error (No creo que me estés mintiendo deliberadamente). Pero ya que me acusas de utilizar un «protocolo de cuestionamiento» con el fin de «enaltecerme», pues dejo de lado la prudencia y te lo digo sin ambages: creo que no es verdad lo de Einstein y quisiera saber de donde ha salido. Quizás lo dijo otro. O igual lo dijo él en su adolescencia y luego cambió radicalmente, por lo que sabemos de sus propias palabras.

    >Ripley, ¿ qué le desinquieta de esa anécdota ? la autenticidad del autor.
    >ó ¿ el ver que aparecen determinadas palabras en los textos, las cuales a usted le hacen saltar sus alarmas ? y no soporta.
    >Dígame,si hay algo malo en ésta anécdota, muestreme qué es y si no hay nada malo…¿ por qué
    >te molestas ?

    Si hay algo malo: la autoría que le atribuyes es falsa. ¿Te parece poco mala la mentira, la falsedad? ¿atribuir a alguien que siempre negó creer en un dios personal una anécdota así? ¿Utilizar el prestigio científico de un personaje de su talla para avalar con falsedad tu propia postura? ¿Porqué esa necesidad de decir cosas sin fundamento de personas que ya no se pueden defender por sí mismas? Einstein suele ser víctima predilecta de esas estrategias, cuando todas sus menciones a Dios fueron (en sus propias palabras) al ‘Dios de Spinoza’. Los creyentes lo descontextualizan de continuo, lo he visto bastantes veces (la famosa frase de los dados, por ejemplo), pero esto de la anécdota de clase va más allá de la descontextualización: si puedes demostrar que es verídica, por favor documéntalo. Yo lo he buscado, entre diversas citas en las que Einstein habla de su visión religiosa (y, por cierto, critica a los ateos militantes) y no he visto nada por el estilo. Desde luego, si me lo demuestras, te presentaré mis disculpas.

    Por otra parte, la anécdota, en cuanto al contenido, tiene dos graves fallos: uno lo señala muy oportunamente Juan en su intervención, pero hay otro, desde el punto de vista más científico, que tiene que ver con los términos ‘luz’ y ‘oscuridad’: aquí yerra el que dice que la oscuridad no es nada en sí, sino la ausencia de luz. Falso: eso son palabras de un ignorante en Física, la oscuridad puede estar (y está) repleta de radiación, solo que esa radiación no incluye determinadas longitudes de onda del espectro electromagnético, las situadas aproximadamente en el intervalo 400-800 nm. La radiación de mayor o de menor longitud de onda es invisible al ojo humano y la percibimos como oscuridad, pero es ‘algo’, no la ausencia de algo, algo que puede incluso matarte (los UV y la radiación ionizante) o transmitir información (ondas de radio). De hecho, hay artilugios que permiten ‘ver’ en la oscuridad, captando el infrarrojo, por ejemplo. Así que tu anecdota me parece bastante impropia de un estudiante universitario de mediana categoría, incluso en su época.

    >Por cierto,en qué se basa para pensar que soy teísta o católico en particular ?
    >¿ cual es la definición de teísta y católico en particular para usted ?
    >y ¿ por qué deduce que por éste relato soy teísta o católico en particular ?

    Entiendo por teista a quien cree en un Dios personal que interacciona con los seres humanos: no sé si es una definición equivocada, pero es el sentido que yo le he dado a mi afirmación. Y tu crees en Dios, en un Dios personal que se ha revelado en la Biblia ¿no?. En cuanto a católico, yo no he querido dar a entender que lo fueras. Mi frase viene a decir que no entiendo la necesidad de recurrir a cosas como ‘lo de Einstein’ por parte de los teistas (= creyentes en Dios) cuando tienen muy buenos escritores a los que citar. Y, en el caso particular de los católicos, tienen autores como G.K. Chesterton, que era católico militante y un gran escritor, muy ‘citable’ para estos menesteres. Me referí a los católicos por que el buen escritor que me vino a la cabeza es católico, no porque diera por sentado que tu lo eres.
    Saludos,

  15. ¡Madre mía Juan! Después de esto, ¿qué digo yo?. Sabes que me ha gustado mucho, y lo más importante, me ha hecho sonreir.

  16. Bueno, bueno, bueno… Miren por donde nos ha salido el azotador de los cristianos, con qué ternura nos recibe. Pero ni siquiera de esta guisa consigue dejar de esputar veneno, con lo fácil que es la vida sin odiar tanto todos los días. Conozco a mucha gente que, mientras el resto caminamos tranquilos, se destroza el hígado a base de altas dosis de rabia, sin dar descando al alma ( ‘glubs’, disculpe, se escapa de mi conocimiento si usted tiene alma o no quiere tenerla, así que espero no insultarle con ese comentario, que se me ofende usted en seguida).

    Me temo que la catequesis que yo y otros como yo recibimos, no tiene nada que ver con la que usted decribe, y tengo que advertirle que no me queda tan lejos. Pero tengo clarísimo que defenderá con uñas y dientes lo que usted quiere que sea la catequsis por encima de lo que otros vivimos en primera persona.

    He de indicarle, también, que cuando estudié (y no vengo de un gran centro de estudios de renombre, más bién de un ‘cole’ normalito) sí me hicieron estudiar el resto de religiones. Cosa que mis allegados de centros laicos, sin embargo, no hicieron. Eso sólo se ha traducido en un vacío de información que los principios o la vergüenza, por su parte, no han impedido que sea rellenado con una ‘verdad inventada’ y conveniente a sus ideas políticas o creencias, hablando de diosos jueces y del sometimiento a través del miedo que ejerce el cristianismo, etc… Tampoco he vivido tal miedo, ¡y eso que la cristiana soy yo! Pero no crea que en todos estos comentarios es usted el primero, señor Olivares, más bien empiezo a echar en falta un poco de originalidad. (Y me adelanto, porque me sé lo que viene después, que jamás pongo en duda la calidad de la enseñanza laica ni creo que todos aquellos que no estudiaron religión se dediquen a inventar gratuitamente).

    En fin, enhorabuena por saber escribir estas dulces historietas, y por esa niña (que no dudo será estupenda y nada tengo contra ella) que en su artículo parece más que de 7, de 17 años. De lo que desde luego no dudo un ápice es de que usted, señor, sabe mucho de cuentos, pero no de los que ‘contó a su hija’, más bien del que intenta colarnos al resto. Buenas tardes.

  17. ¡Señora ,señora, respire!
    Por dios, que se me pone usted mala. ¿Qué he dicho yo malo de la catequesis?
    Estoy de acuerdo con usted en que hay mucha gente que respira rabia, se nota señora, se nota.
    Verá, yo también recibí catequesis, y nada malo he dicho de eso, conmigo no funcionó, con usted, está muy claro que sí lo hizo.
    Me imagino señora mía que usted estudió el resto de religiones en la asignatura de historia, como todos, y si ha estudiado usted otras religiones con un profesor religioso católico mucho me temo que debería usted poner en duda aquello que aprendió, a no ser que también la historia sea dogma de fe para usted.
    Cálmese 18, no me haga caso, yo lo veo así y usted como le dicen. No hay problema.

  18. Gracias a todos, sois demasiado condescendientes, amables o zalameros, decididlo vosotros.
    Gracias.
    Estimadísimo Observatore, tengo que decirte que , por una vez te equivocas en lo básico de mi relato. Si tuviera que resumirlo en una sola frase sería esta.
    No existen los valores cristianos, existen los valores humanos.
    El cristianismo, como todas las religiones sólo hace uso de esos valores para un objetivo que nada tiene que ver con ellos.
    Pero sí, a ese punto de inflexión que nos muestras es a donde me gustaría llegar, y es lo que intento, en eso no te has equivocado nada, absolutamente nada.
    Ripley, Mr Ripley, Lo hago, muchas noches el cuento empieza con un ¡Hoy me lo cuentas tú! y siempre es sorprendente el resultado.
    Habla usted de la lucha que hemos de mantener en esta sociedad los que no somos creyentes, y dice bien, porque no he nombrado aquí que para que no vaya a religión y vaya a ética hay que sortear un último intento, después de los papeleos, de los profesores, también personas a las que de niño se les inculcó una creencia, como a mi y a usted pero que ellos conservan, para que no te apartes del camino. Y hay que hacer entender a tu hijo que si en clase de religión , con sus actuaciones , sus globos, sus juegos se lo pasan bien mientras ellos están encerrados en un despacho con su libro de ética y más deberes, es por una convicción de que es bueno para ellos,aunque para un niño sea difícil de entender.
    Placido y yo nos conocimos el sábado después de las agrias discusiones aquí y descubrimos que teníamos mucho mas que compartir que una simple diferencia, aunque sea la diferencia suma, la vida terrena,¡Ahí es ná!
    A Santiago decirle que equivoca una sola palabra. LA PALABRA.
    Antepone frio a calor, oscuridad a luz, pero a mal no le antepone el bien, le antepone usted Dios. Si para usted dios es bien ¿Por qué le extraña que yo me salte esa traducción y me vaya a la fuente? Yo , al mal le antepongo directamente su contrario, no le cambio el nombre, le antepongo BIEN.
    Al nº 3 usted se ha lucido y me afirma más en mi convicción.
    Ve usted odio en un relato de amor, repaso los comentarios y sólo usted ve ese odio. Realmente es usted el que odia, el único católico que ha venido a defender su postura, tenemos a dos cristianos defendiendo la suya y ni odian ni ven el odio, pero usted representa todo lo que yo rechazo señor. ¿Quién va a venir señor? ¿El maligno, el coco (al que saludo), el hombre del saco? Ahhh los inmigrantes, ya, los malos de hoy. Si en vez de estudiar SU religión estudiara historia de las religiones llevaría a mi hija a esa clase señor, pero puede que la enseñen a odiar, como a usted, y créame , yo guardo el mismo deseo y por eso actúo así.
    NO QUIERO QUE MI HIJA SE CRUCE CON USTED, no hasta que sea una mujer con la mente consolidada y difícil de manipular.
    Sois muchos, no os voy a nombrar a todos, pero si os doy las gracias por vuestra atención a todos y cada uno, muchas gracias.

  19. hóla ripley ó replay,porque veo que repites el mismo protocolo de cuestionamientos y preguntas ? en formato : » crea controversia y así me enalteceré » para con ciertas personas en diferentes articulos en éste medio expuestos.
    Ripley, ¿ qué le desinquieta de esa anécdota ? la autenticidad del autor.
    ó ¿ el ver que aparecen determinadas palabras en los textos, las cuales a usted le hacen saltar sus alarmas ? y no soporta.
    Dígame,si hay algo malo en ésta anécdota, muestreme qué es y si no hay nada malo…¿ por qué
    te molestas ?
    Por otro lado le anticipo que no me quiero atribuir ninguna posesión de verdad,soy un nuevo bebé respecto al conocimiento y la sabiduría ( la fé viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios ) ( lo más sublime de éste mundo es incomparable con la grandeza de » Cristo » )
    Soy de la opinión : Nunca digas que sabes, porque te preguntarán hasta que no sepas, dí siempre que no sabes y te enseñarán hasta que sepas.
    Por cierto,en qué se basa para pensar que soy teísta o católico en particular ?
    ¿ cual es la definición de teísta y católico en particular para usted ?
    y ¿ por qué deduce que por éste relato soy teísta o católico en particular ?

    un saludo ripley o antonio o juan o….. bueno lo que sí eres es mi hermano en el mundo.

  20. La Santa Madre Iglesia Católica Apostólica y Romana, y casi todos sus siervos (vaya con la palabrita), siempre tuvo (y sigue hoy teniéndolo) el mismo problema: la intolerancia. Como su prima hermana; la musulmana.
    El día en que de verdad, empiece por respetar al distinto, al que no piensa como ellos, será el momento en el que empiece por fin (ya sería hora) a cumplir con los Evangelios y el verdadero mensaje que dicen pregonó Jesús de Nazaret… Personaje (como todos y en todas las religiones) manipulado y utilizado hasta la saciedad por simples y mortales hombres que son al fin y al cabo, quienes dirigen con mano de hierro la susodicha iglesia.
    Se les cae el «chiringuito». Y se les cae por egoístas. En muchos casos por hipócritas y en otros, con una carga cínica insoportable. Han mezclado mensajes primorosos con formas de actuación contradictorias que nada tienen que ver con el los primeros.
    Dicho esto (como dice Doña «Milagros»), no significa que dentro del seno de la Iglesia Católica, existan almas buenas, esas que de verdad están por devoción y vocación hacía el prójimo qué no a quienes representan o amparan sus creencias. Creer de corazón en algo, no significa comulgar con ruedas de molinos como siempre pretende hacer la jerarquía Católica. Ahí radica su mal; esos autoproclamados “Príncipes” de la Iglesia, esos que actúan con soberbia (he aquí una de tantas muestras de hipocresía) esos que se han encumbrado entre privilegios y lujo ostentoso, los que callan ante los desmanes de sus subordinados o compañeros de linaje, ellos son los que han llegado a desprestigiar a esa iglesia que estaba llamada a salvar al mundo y a los que en él habitamos. Todo eso, en pos de mantener sus prerrogativas y forma de entender la vida más allá de lo que el propio sentido común nos indica.

  21. Santiago, la gente buena no hace falta que sea cristiana, lo de einstein, para ser judio, y ya perseguido por las jerarquías del régimen autoritario que vivio y por la iglesia, contesto eso que usted dice, creo que se equivoca, usted y la gente como usted que se creen propietarios de la verdad, y no se dan cuenta que verdades hay muchas pero mentiras….todas las que obliga la iglesia católica. Ha convertido un mensaje de paz y amor al projimo en otra pantomima de su iglesia.

  22. Señora Lola.
    Nadie en este artículo de un ateo ha dicho que los católicos deben intentar desaparecer y si no lo consiguen suicidarse, como dijo el señor Galbis. Nadie ha dicho que quien no fornique por diversión es un ser execrable o antinatural. Nadie ha dicho que su ideología sea nada de nada.
    ¿Y usted pregunta por qué estamos obsesionados?
    !Anda ya!
    Ah, y mucho me temo que no va a saber nada. cuando usted muera se acabó todo. ¿Eso es algo irrespetuoso? A mi me parece muy real señora Lola.

  23. Jajajajajajaja, si usted no dijo nada malo de la catequesis, es que escribe peor de lo que piensa/piensan, o que me cree menos lista de lo que soy, pero bueno, eso con saberlo yo me basta.

    La ‘señora’ casualmente es Licenciada en Historia y antes recibió esas clases de religión en el colegio, en la asignatura de RELIGIÓN de manos de religiosos o teólgos dependiendo del curso en cuestión (para qué mentirle, religiosos también hubo, aunque en lugar de la verdad podría contarle un cuento, jejeje). Por tanto la ‘señora’ ha podido comprobar si la estaban engañando o no posteriormente durante sus estudios superiores cursados en una universidad pública y laica. Dicho lo cual la ‘señora’ no tiene nada que poner en duda de aquello que le enseñaron.

    Por otro lado indicarle que yo no me pongo mala por escribir más allá de cinco líneas, no se preocupe tanto por mi salud, ¡si usted ha escrito un artículo entero!. Corregirle que la catequesis está para enseñar, no para convencer, ya que aquel que no cree, poca catequesis necesita para preparar ningún sacramento que no quiere que forme parte de su vida. Cuando yo hice catequesis, ya creía, tantas veces como la hice.

    Desde luego tuvo que tener muy mala suerte si en aquella primera catequesis de su vida, con tan poca edad, surgió este odio traumático y todo este anticlericalismo vomitado a borbotones entre insultos y desprecios (y no me refiero a ‘este’ finísimo artículo de usted, que ya nos vamos conociendo). Y digo yo que sería la primera y única catequesis, porque más adelante ¿para qué? ¿para sembrar más asco y digerir más rabia? Poco inteligente eso.

    Y, sobre todo, no quiero dejar de decirle que me he reído mucho con lo de «yo lo veo así y usted como le dicen, no pasa nada», ¿no pasa nada? ¡Qué cachondo! Primero, porque yo lo veo como me da la gana (a mí me dieron las herramientas, el resto es algo interior y muy personal, pero claro, usted no tiene ni idea aunque luego hable más del tema que el Papa), y segundo, porque ahora no pasa nada, pero después se cabrea, pero no pasa nada, pero insulta, no pasa nada, pero generaliza y se pone a la defensiva sin que llamen a su puerta, no pasa nada, pero el mero hecho de que alguien crea en Dios le irrita, pero no pasa nada y no puede callarse la boca, no pasa nada, pero deja de lado toda educación y respeto, no pasa nada mientras usted pueda mostrarse irreverente y atacar a placer, aunque no le nombren, aunque no le ataquen, aunque no le llamen, aunque ni siquiera con usted vaya el tema, si tan ateo es. ‘Señor’, mírese usted esa graciosa bipolaridad…

    Y ahora la señorita, que no señora, se despide. No me gusta entretenerme demasiado con lo mismo una y otra vez, y estancarse a mi edad es hasta incompatible. Sé que a usted sí le gustará (al fin y al cabo suelta las mismas chorradas que se soltaban hace 200 años o más sin permitir media crítica o diferencia, dígame si eso no es dogmático). Pero va a tener que respetar que yo avance y deje atrás su bonito «cuento». Además, no me echará en absoluto de menos, tiene a cientos como usted dispuestos a dorarle la píldora y ladrar y ladrar y ladrar. Un cordial saludo.

    PD: LADRAN, LUEGO CABALGAMOS.

  24. Santiago F, totalmente de acuerdo contigo.

    ¿Dios existe Dios no existe?
    Pronto, muy pronto lo sabremos. ¿cuantos años tenemos ya?
    En cuanto a Dios policia. Jamas me han metido miedo con Dios, mas bien Dios es mi Padre, el Padre de todos.
    Por tanto ¿ud tiene miedo a su padre? yo no. Pero si me gusta que este contento conmigo.
    Mi Dios Padre-Madre, no me da miedo, siempre `puedo volver a empezar. Es lo mejor que puede tener nadie.
    Abandonarme en El: ser feliz.
    Y como es Nuestro: ayudar a todos en todo.

  25. Sr Olivares: simplemente me sorprenden mucho estos articulos, parece que estoy en una revista religiosa. Solo era esa llamada de antencion.

    No es irrespetuoso pensar que no cuando uno se muere se acabo, solo triste.
    La Buena Noticia, es para todos. ¿Cual es la Buena Noticia?: que el sufrimiento, el dolor, las injusticias y la muerte no tiene la ultima palabra.
    Leer los Evangelios de cabo a rabo, es algo fantastico. ¿acaso podria perder algo por hacerlo?
    Pienso que hay que leerlo todo.

  26. Pues si, Sr Olivares: me parece una revista religiosa.
    ¿porque me sorprende? me sorprender ir a una lbreria y ver que la mayoria de los tiulos son de temas religiosos, aunque sean en contra. me sorprende que uds esten siempre con estos temas, aunque sea para atacarlos.
    Parece que piden a gritos a Dios, tienen hambre de Dios. Y los comprendo.

  27. Por cierto: aqui enseñan todas las religiones: mire si lo desea ud, puede apuntarse.
    En la facultad de Teologia, San Vicente Ferrer de Valencia. Existe la Catedra tres religiones: donde musulmanes, judios y cristianos, repartes sus clases a todo aquel que quiera apuntarse, y no son muy caras. Incluso, supongo que si alguien quiere ir gratis pude solicitar una beca.
    Tengo amigos musulmanes, y rezo con ellos: al mismo Dios, que solo hay un Dios.
    En mi Facultad de Teologia, habian revistas teologicas y los temas no se alejaban de los que ud expone: si es una revista religiosa. Toca ud temas profundos, y se los pregunta. Es muy importante preguntarse y no quedarse con la fe de niños: debemos adelantar y de hecho lo hacemos, con la ayuda de todos.
    Ud me ayuda a madurar en la fe: gracias

  28. isostenes: ¿quienes son los intolerantes? Porque su comentario parece muy reaccionario hacia los que somos cátolicos. Generalizar nunca es correcto.

  29. A ver señorita historiadora. Cuando yo me cabreo, repito, es cuando un católico me llama anormal, antinatural o me pide directamente que me suicide. Eso es ladrar señorita historiadora, eso.
    Viendo la paz de espíritu que le da a usted la religión señorita historiadora, que derrama su bondad en sus textos, señorita historiadora, me alegro mucho de no pertenecer a su secta, créame.
    Por tanto señorita historiadora disfrute usted de esa paz que dios le da, porque parece que los hombres, (el ser humano), le dan poca.Relájese.
    Continúe usted alimentando los tesoros del Vaticano y mirando los telediarios señorita historiadora, que es lo que dios le pide, y permítame, o no lo haga, por suerte ustedes ya no pueden prohibirme a mi ser y decir que soy ateo, y ahí es donde les viene a ustedes el disgusto, en ¡Qué ya no pueden!, que lleve mi vida como a mi me apetezca jejejej y rece usted por mi alma si quiere, al menos que sea útil su catolicismo, señorita historiadora.
    Sobre lo de las chorradas, señorita historiadora, no se preocupe, si llevan 200 años soltándolas, las suyas llevan 2000.
    Lola.¿Le parece a usted una revista religiosa ahora?

  30. Así es como la iglesia quiere parar el ateísmo, atacando a muerte a los ateos.
    Aqui la señorita historiadora (que no hacía falta que lo recalcaras, a no ser que busques a alguno que te quite esa mala gaita, falta te hace) es un buen ejemplo de ello.
    Felicidades chica, tu actitud solo muestra la realidad, un beso, casto eh, no te emociones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí