Art. de opinión de Luis Beresaluze Galbis

AVE, MAGDALENA

Con tu llegada en la tardecielo del 20 de julio, Novelda se abre y esponja. Desaparecen, los órdenes inmediatos, materiales y urgentes y se consagran los medios últimos y esenciales. Cambian los ritmos. La fábrica deviene catedral, la empresa cofradía y el negocio de todos los días, proyecto evangélico para, aproximadamente, un par de semanas. Según caiga este año el calendario… En que, el pueblo, afanoso y emprendedor, se religa y tiendo a lo alto. La razón se nos hace pasión. El pensamiento, sensación. La idea, amor. Has llegado tú y nos vuelves el alma del revés. Ya no hay urgencias sino regocijo. Cambiamos angustia por relajación. Nos dejamos a ti, al modo sanjuancrucero (“dejeme y olvideme”) y no entre las azucenas olvidado, sino entre los vencimientos, el banco estrecho, la ocasión hostil, ese pan nuestro de cada día, no necesariamente en tiempos de crisis, duro y contingente, que llevar a casa.

Tus jazmines y tus uvas, el olor de la cera, la plenitud de tu desvalimiento, harapienta, pequeño y enorme, apaga el olor del azafrán y el comino, cierra el porche febril y se impone a los salados olores del mercado o al aromático café, de la Glorieta. Vienes tú y todo huele de otro modo. A Evangelio, a sangre santa, a red de pescadores y oficio de escribanos, a sonrisa de Dios y mirra sepulcral, al polvo de la escoba de Marta la hacendosa y a los muertos humores del retornado Lázaro.

Ya no somos el tramado de necesidades físicas, biológicas, sociales, morales, económicas…Nos conviertes en pan y luz, aire y belleza, amor y justicia, fe y esperanza. Nos angelizas por unos días y, sobre todo, en la tarde noche de hoy, en que todos parecemos escuchar otro sonido de la vida, sobre el tambor de la tierra. En la “poqueta nit”, que diría mi mujer, más hermosa de julio. El suelo se nos hace Cielo y Novelda Magdala, conferida por tu sangre paisana y noveldera. Entre la locura brutal de las campanas que no cesan de enviarte besos de aire entre clamor de bronce. Se opera como una transfiguración local, popular, que afecta a todo vecino, que sonríe, abre su alma, es feliz y se siente extrañamente realizado. Cada 20 de julio, cada día como hoy, se opera el milagro.

Llegas y la vida deja de ser una rutina de todo a cien. Todos ríen y Dios llora. Dios llora de emoción, como una lluvia hacia arriba. Y cuando entras en San Pedro, hasta la piedra de la torre se enamora, mientras Jorge Juan mira de reojo y se suma a tus honores, un poco antes del horror de la pólvora, tan impropio de tu magisterio de silencio.

Esta tribu grande y artificial, que sonríe, se torna familia, en torno a una realidad que parece de ensueño. Llegas y somos algo y alguien mas. Nos decimos palabras que dan a otra significación. La Palabra aquella, que era en el principio, entra por la calle Mayor, devenida calle de la Contraamargura por la que vienes a reinar con quien se fue por aquella a ser rey de la Cruz. Y te traen cireneos felices con tu peso, liviandad bíblica hecha enorme en su gracia. Por la calle tan chica que llamamos Mayor, aun mas estrechada por los cañones municipales que apuntan a las rodillas. El se fue por aquella, a morir, acompañado de tí y su Madre y tu vienes por esta y te lo traes contigo, a hacernos vivir mas y mejor, a renovarnos el ánimo por todo un año. Religándonos a tu Amado por el amor a ti. Nos traes a Dios. Él viene contigo. Teologizas el aire. Sacralizas el suelo. Perfumas el alma popular y la impregnas de Cielo. Nos llenas de oración, de fe, de sentimiento. Nos haces más hermanos y mejores vecinos. Maestros de hospitalidad. Expertos en sonrisa. Dios deja de ser un silencio social. Dios está en tí y tú en todos los pechos que te sienten y alientan. Ocupas nuestras conciencias. Te asientas en nuestros corazones. Nada está reprimido. Todo libre y milagroso. Acabas con el misterio e instalas la convicción, el sosiego y la esperanza. Recibirte es un don del Cielo y una gracia efectiva que nos sacude e invade. Hasta el ángel custodio nos da saltos por dentro. Entras tú, vienes tú. María Magdalena, la enamorada de Jesús, la novia del nazareno, la luz de la Biblia, la del frasco y las unciones. La que lo esperó tres días detrás de la gran piedra y ahora nos lo aporta consigo, dentro del corazón de su minima representación, como un nuevo regalo añadido a tu presencia. Tu divina presencia tan ocupada por Dios.

Bienvenida, santa. Ave, maría Magdalena. Esa micción de nuestra seca cuenca del Vinalopó, se cree, por unos días, el Jordán de las bíblicas abluciones. Novelda, nazarena. El Concejo, que te acompaña, un Sanhedrín de gente acordada y San Pedro, la catedral del Reino que no era del César. Todo pasa a ser del Reino de Cristo, que no era de este mundo. La eternidad deja de estar pendiente. Se vive. La traes tú, te envuelve y se contagia.

Jazmín del Cielo, esencia de nardo, belleza de los Libros, hondón de amor, siéntete feliz entre nosotros. Novelda tu casa y cada noveldero tu anfitrión ilusionado, una personal e imponderable dimensión de cariño. Contigo, llega la alegría. Novelda se convierte en una sonrisa. Múltiple, común, solidaria y hermana. La que tú le ofrecías a Cristo, en la intendencia de su vida pública, al final de la jornada. Seguro que tú misma, entre tanta alegría, mirarás a la calavera que traes en la mano izquierda y pensarás, “con esto, lo mejor que se hizo fué sonreír”…

Ave, Magdalena…

4 COMENTARIOS

  1. Como se nota lo que amas a tu Santa, a nuestra Santa, la de toda Novelda, tu pueblo y el mío. El tuyo, de corazón. El mío de convencimiento, de amor, como el tuyo.

    Todos le damos la bienvenida a nuestra querida Santa y como todos los años, la esperaré a la puerta de mi casa para jalearla, quererla más, si es que es posible, y pedirle que nos proteja a todos, a los míos y a los que no lo son, pero los quiero, como quiero a mis amigos, como te quiero a tí.

    Gracias, querido Luis, por tu relato. La Santa, generosa como pocas, nos protegerá un año más. Y van…

    Un abrazo,amigo.

  2. Si Sr. Galbis,hoy es 20 de Julio. Es el día en el que el sentir de la tradición y la devoción del pueblo de Novelda se hace más patente recorriendo ese viejo camino al Castillo psra reencontrarnos una vez más con nuestra Santeta.

    Vamos en romería , todos juntos,abuelos padres,hermanos y nietos,familias enteras, vecinos y foráneos,visitantes y curiosos ,todos cargados de ilusión y esperanza, con nuestras mochilas llenas del necesario avituallamiento para una travesía calurosa en una tarde luminosa de verano, pero con el corazón lleno de esperanza para que nuestras peticiones y deseos más intimos compartidos con nuestra patrona sean atendidos.

    Las gentes más fervorosas un año más se agolparán alrededor de ella hasta tocarla con sus manos pidiendo su protección mientras los móbiles y las cámaras inmortalizan el momento para el recuerdo.
    La Moreneta del Castell bajará con sus mejores galas , rodeada de fieles seguidores, como aquellos apóstoles que seguían a Jesús, portando los frutos de nuestra tierra,esas uvas que nacen del trabajo incansable de los hombres del campo,.con la vara de mando, con sus mejores joyas y abalorios,al son de cohetes y campanas que anuncian su llegada. Ya hemos agotado el recorrido ,estamos en la Plaza Vella y entramos a San Pedro en olor de multitudes bajo la custodia pretoriana del Patronato y la mirada efímera de las autoridades politicas y eclesiásticas del momento.Ya está la Santa entre nosotros. preparémonos para este breve encuentro de amor con su pueblo, seamos generosos con sus ofrendas. dignos y respetuosos con su misa solemne y posterior procesión y volvamos a acompañarla en su vuelta a su morada el primer lunes de agosto.

    Poco tiempo en Novelda para tantas cosas que habría que pedirle a nuestra Santeta en los difícles tiempos de zozobra económica y desilusión social que vivimos. Sobre todo pidamos amor, inconmensurable amor al prójimo, comprensión hacia los demás, tolerancia y respeto hacia las ideas y pensamientos ajenos, sensatez, salud y alegría para vivir la vida, que nos hace mucha falta a todos.Y para los que no lo tengan un poquitín de trabajo y prosperidad que a este pueblo no le vendria nada mal.

    Permítame Sr Galbis que termine mi comentario con una de las novelderías de su esposa que tan cercanas le son, y que creo apareció en el Betania del año 2005: » Sin la Magdalena .al guión de los Evangelios le habría faltado calor humano.habría amor pero no enamoramiento. »
    Si algo estoy seguro contemplar esta tarde del 20 de Julio en esta bajada peregrina es que a nuestra Santa María Magdadena no le faltará el calor humano del pueblo de Novelda.

    Ave D. Luis y felices fiestas.

  3. Gracias, Luis, por este texto que ensalza y adorna, entre otros momentos, uno de los días más esperados (si no el que más) por todo un pueblo y sus gentes: 20 de julio. Porque esta tarde está marcada en el calendario y en el corazón de muchas personas. Amorosas, como tú, de la Santa; febrilmente amorosas. Se agradecen la fe y la fuerza que brota de este artículo, necesarias muchas veces para explicar lo que uno siente en lo más adentro.
    Precioso broche para este ya iniciado tiempo de Fiestas. Que en tus letras, parecieran ganar en prestancia.
    Mil abrazos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí