Artículo de opinión de Bernabé Aldeguer Cerdá (Coordinador comarcal Vinalopó Mitjà al Consell Nacional EUPV)

Izquierda real frente a la crisis

Desde que la crisis del sector del mármol comenzó a hacerse efectiva en la comarca del Vinalopó Mitjà, las distintas fuerzas políticas y sus representantes en los ayuntamientos de la comarca, se han lanzado frenéticamente a lanzar mensajes de apoyo que, en ningún momento han logrado la coherencia y la efectividad de las propuestas de EUPV tanto a nivel institucional (Ayuntamientos y Cortes Valencianas) como sindical (con la acogida y apoyo a las reivindicaciones sindicales en su lucha por el empleo en la comarca). En un primer momento, los alcaldes no perdieron la oportunidad de ofrecer todo su apoyo a las peticiones y problemas laborales con reuniones y declaraciones de intenciones tan pomposas y voluntaristas como vacías de contenido y compromiso real.

En la manifestación del 20 de Julio ante el Palau de la Generalitat ningún representante institucional de la comarca, a excepción de los de EUPV, acudió con los trabajadores en contra de la aprobación del ERE de Levantina finalmente aprobado por la Dirección General de Trabajo de la Generalitat Valenciana. En todo momento EUPV ha hecho efectivas propuestas en firme (no sólo gestos), algunas de las cuales salieron adelante en las Cortes Valencianas, como fue la propuesta de declarar la Denominación de Origen de piedra natural valenciana. Esta proposición salió adelante con la abstención del Grupo Socialista (¡!) y el voto a favor de un Partido Popular que a pesar de su voto favorable en Valencia, en Novelda se manifestó en contra de dicha propuesta, ahora en firme gracias a la iniciativa de EUPV.

En la misma línea de veleidades, el PP votó en contra, en las Cortes Valenciana, de la propuesta de EUPV para que se utilice piedra de la comarca en las obras públicas licitadas por la Generalitat Valenciana. Ello iría en contra de la línea seguida por la Generalitat de contribuir a la deslocalización de la industria valenciana, contribuyendo a la destrucción de nuestro tejido industrial, con dinero público e incentivando la pérdida de trabajo y, en su caso, una precariedad del mismo, beneficiando los intereses de unas multinacionales beneficiadas por una internacionalización económica que minimiza costes a base de explotación laboral en otros países incrementando los beneficios y la concentración del capital. No resulta tan fácil, y así ha quedado demostrado, que un partido como el PP, de la noche a la mañana logre mutar su código ideológico defensor de la patronal y devenir en defensa de los trabajadores. La ley del péndulo ha determinado la oscilación de propuestas contrarias e inconsistentes por parte del PP y el resto de partidos, mostrando así un intento falso por rentabilizar esta situación sin más interés ni compromiso, incapaces de sostener una línea de actuación verdaderamente acorde con las necesidades de los trabajadores, que son los que ofrecen el empleo a las empresas, y no al revés, siendo su fuerza la generadora última de toda riqueza.

EUPV está pues, en condiciones de hacer efectiva su solvencia en la solución de los problemas sociales que afectan a esta comarca, con rapidez y efectividad. Condiciones indispensables para toda alternativa real y viable. Dada la gravedad de la situación socioeconómica de la comarca, unida a un estilo de gobierno municipal débil, oscilante, ineficaz y en su caso autoritario y antidemocrático, Cayo Lara realizará la próxima semana (12 de Noviembre) su visita a la comarca para recoger dicha realidad y a la vez grabar en el mapa de la crisis esta comarca, partícipe durante años de una generación de riqueza que ahora se esfuma confirmando el expolio natural y económico a que ha sido sometida y obligándonos a reforzar el tejido social con el compromiso de los trabajadores desde la izquierda real que ha quedado mostrada por EUPV. Con todo, resulta preciso con el liderazgo de EUPV, y utilizando las palabras de Marx y Engels, deslegitimar definitivamente, a quienes “[enarbolan] como bandera el saco de mendigo del proletariado para poner de su parte al pueblo” y conseguir que el pueblo, al situarse tras ellos y ver “en su trasero los viejos escudos feudales”, acabe dispersándose “con sonoras e irreverentes carcajadas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí