Art. de opinión de Armando Esteve (Coordinador UPyD Medio Vinalopó): Un Instrumento anticrisis también en el Alto y Medio Vinalopó

Disfrutamos de un sistema político, que debería permitirnos acabar con los vicios en los que han caído unos partidos, únicamente interesados en succionar de la sociedad los recursos necesarios que les permitan crecer y perpetuarse en el poder, han convertido al ciudadano en un objeto para conseguir sus metas, en lugar de ofrecerse a la sociedad como un instrumento para alcanzar la unión, el progreso y la democracia que todos deseamos.

Se hace imprescindible diseñar, fabricar y utilizar las herramientas que permitan cambiar en profundidad los graves problemas institucionales que en España están agravando, y de que manera, la crisis económica. Con tal fin UPyD celebrará en Noviembre su I Congreso, donde miles de ciudadanos dispuestos a poner su granito de arena y a corresponsabilizarse en la búsqueda de soluciones plasmarán sus propuestas para modificar las leyes que sea menester, sin complejos, con claridad de planteamientos, sin deudas que coarten sus iniciativas, sin miedo a ser etiquetados, sin ataduras al poder.

Como seña diferencial respecto a otros partidos serán los afiliados los que elegirán directamente la dirección del partido, sin cuotas territoriales, todos pueden postularse para formar parte de los órganos directivos, sin avales ni padrinos, presentar las enmiendas que consideren, una fiesta de la democracia para revitalizar el panorama político y rescatar el espacio público del secuestro interesado de los partidos del siglo pasado.

UPyD consiguió, a pesar de estar todavía en pañales, casi medio millón de votos en las europeas, demostrando que son muchos los que consideran necesario el desarrollo de este proyecto.
En el Alto y Medio Vinalopó 1.893 personas han colocado como 3ª fuerza política en muchos municipios al partido más joven de nuestra democracia, en todos los pueblos y ciudades de nuestra comarca ya hay votantes de UPyD, convirtiéndose en alternativa natural de un desdibujado PSOE (tal y como nos sigue demostrando en casos como los acontecidos en Benidorm) lastrado por D. Rodríguez ZP con su caótica gestión económica y peajes nacionalistas; y de un PP acomplejado, que perdido su traje muestra sus vergüenzas y las consecuencias de su gestión local y autonómica.

Un proyecto político de regeneración democrática, transversal, donde las viejas ideas de izquierda y derecha se consideran superadas. Progresista, defendiendo las políticas orientadas a ampliar y mejorar tanto la libertad individual como la igualdad de oportunidades. Laico, constitucionalista e inequívocamente nacional que dice lo mismo en todas partes.

Pero si algo tenemos muy claro es que sólo somos un instrumento con una misión específica en la política española, la de promover un conjunto de reformas institucionales de primera magnitud –reforma de la Constitución (cerrando el modelo territorial) y de la Ley Electoral, medidas legales de regeneración de la democracia como sistema de listas abiertas en las elecciones, etc., todo ello encaminado a una más eficaz salida de la actual crisis económica que en España es un monstruo de tres cabezas:

– una es sin duda de origen financiero y global, esta que fue negada reiteradamente por nuestro gobierno, por lo que sus consecuencias a nivel nacional se agravaron por la tardanza en plantarle cara y por lo disparatado de alguna de las medidas adoptadas como las ayudas sin control a cajas y bancos, plan E, etc

– otra es nuestro caduco modelo productivo,
basado en el boom inmobiliario y escasa productividad. Contra esta ni siquiera se ha intentado hacer nada, rechazando nuestro gobierno emprender cambios en el conjunto de la legislación impositiva y laboral.

– En tercer lugar una crisis institucional que de momento no les interesa reconocer, que ocasiona unos gastos adicionales a un estado empobrecido y sometido al chantaje de gobiernos autonómicos, que manejan más del 36 % del presupuesto, vaciando de competencias y herramientas al estado, fragmentando el mercado interior, creando desigualdades injustas e innecesarias, que van en sentido contrario a lo que desde Europa se pretende. Hemos de incluir en este apartado la crisis en la educación, con unos resultados vergonzosos y que lastrarán sin duda nuestro futuro económico.

Parece ser que para vencer la crisis se empiezan a tomar medidas internacionalmente que conducen a una recuperación del resto mundo, pero aquí nada se hace para decapitar las otras dos cabezas de nuestro monstruo, y los resultados, por desgracia, están a la vista.

La necesidad de un instrumento como UPyD tanto en España como en el Alto y Medio Vinalopó se hace más urgente, pues ningún otro partido está interesado en reconocer la realidad, temen que los ciudadanos les dejen fuera de juego antes de succionar lo que queda en el bote.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí