Art. de opinión de Francisco José Beltrá Marhuenda (UPyD, comité del Medio Vinalopó)

España es un país que ha perdido sus señas de identidad, gracias a esos políticos de xancleta, que lo único que les preocupa, es y será, llenarse los bolsillos, tomar el pelo a los ciudadanos, aprovecharse de su cargo para beneficiar o maltratar según toque, figurar en los medios de comunicación, subirse los sueldos para después congelarlos, con la aprobación de todos los partidos allí presentes (PP, PSOE, BLOC-IU-Els Verds)

Políticos de Xancleta

«La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho» (Jonas Edward Salk)

Que la llegada del verano, de las vacaciones, de ir a la playa, de la cervecita fría…. es lo mejor que nos puede pasar, es un hecho demostrado, visto como está el país.

También es un hecho, que durante estas fechas, la política está cerrada por vacaciones, como si la crisis, y la falta de trabajo, se pudiesen tomar un respiro.

Quizás pueda ser así, pero quienes no se lo pueden tomar, son los ciudadanos de este pueblo llamado Novelda y seguramente todos los ciudadanos que conforman un país llamado España. Un país que ha perdido sus señas de identidad, gracias a esos políticos de xancleta, que lo único que les preocupa, es y será, llenarse los bolsillos, tomar el pelo a los ciudadanos, aprovecharse de su cargo para beneficiar o maltratar según toque, figurar en los medios de comunicación, subirse los sueldos para después congelarlos, con la aprobación de todos los partidos allí presentes (PP, PSOE, BLOC-IU-Els Verds), y como guinda final al pastel, pedir un superpréstamo a los bancos o a quien corresponda por valor de nada más y nada menos que alrededor de 15 millones de euros, para poder pagar a proveedores (que tengo yo mis dudas que todos vayan a cobrar) con la consiguiente y consabida subida de impuestos que todos vamos a padecer, pero parece no ser noticia de importancia.

Les puedo asegurar que en los próximos meses y años nos vamos a enterar, pero bien, de las consecuencias de una política nefasta e impropia realizada por “políticos” de tres al cuarto. Esto último a lo que hago referencia ha sucedido en Novelda, en mi querido pueblo (cosa que parece ya olvidada por los ciudadanos del mismo y me indigna), pero lo podemos extrapolar al resto de España, esta España de vergüenza, que lo único que está haciendo es, ganarse un puesto con letras de oro, en la lista de países catastróficos y al paso que vamos y viendo quienes nos han dirigido y quienes nos dirigen, la catástrofe se avecina con la virulencia de un gran tsunami. Pues todo esto a lo que hago mención por encima (si profundizásemos más sería para tirarse por la ventana) ocurre en mi pueblo: NOVELDA.

¿Cómo podemos consentir que estos” xancleteros”, se suban los sueldos en tiempos de crisis, que se designen cargos de confianza, para no pegar ni un palo al agua, que obtener el mejor perfil en los periódicos y en los plenos es también un arma de partido, que se gaste a troche y moche sin tener en cuenta las prioridades del pueblo, que no hayamos sido capaces de tener un polígono en condiciones… bueno ya no sigo porque la lista es tan larga como aburrida es la política realizada en este pueblo.

Los ciudadanos parece que hemos olvidado, que somos los únicos que podemos cambiar todo este desaguisado, que estamos legitimados para cambiar, borrar, poner, quitar, cuando las cosas no funcionan, y creo que ha llegado el momento. Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces (y hasta 20 si hace falta) con la misma piedra, ¿por qué digo esto? pues muy sencillo: aún a sabiendas que la política aquí, en este país, no funciona, nos seguimos lamentando, lamentando y lamentando.

Necesitamos un cambio, aires nuevos, gente con ganas de hacer bien las cosas, pero todo esto es muy difícil cuando el interés que prima es el del propio político y el del partido al que sirve, no el verdadero, el que nos atañe a todos. Miremos atrás en el tiempo, los programas políticos, hablan maravillas de todo, y de lo bien que lo van hacer, y digo yo, ¿de verdad y viendo como está todo, nos podemos creer algo?. Lo único claro es que después sólo hacen lo que puede reportarles beneficios personales o hacia su partido.

Los políticos que nos gobiernan juegan con una baza a su favor, creen que las personas de este pueblo y las de los demás pueblos y ciudades no tienen memoria, que las cosas que suceden, en cuanto pasan dos semanas ya se han olvidado. Desgraciadamente estoy de acuerdo con ellos. El olvido es uno de nuestros mayores males.

Por otra parte el consentimiento, parece ser admitido por todos, cuando no debería ser así. Ese consentimiento utilizado por estos políticos de xancleta, debería tener nuestro visto bueno, cosa que no tienen. Quienes deben decidir que cosas son buenas o malas para este pueblo, deberíamos ser nosotros, pero, ese olvido, ese consentimiento, esa falta de interés…. nos lleva al caos más absoluto en el que ahora nos encontramos.

Va a ser muy difícil que nuestras gentes, nuestros negocios, nuestras familias, vuelvan a respirar de igual manera a como lo hacíamos antes, que el proceso de adaptación a las nuevas circunstancias va a ser muy difícil sobre todo aquí, en Novelda, donde todos deberemos aportar nuestro granito de arena, para levantarnos y resurgir de entre las cenizas. Todo tiene un precio y Novelda ya lo está pagando y lo seguirá pagando en el futuro si no empezamos a tomar conciencia y a participar, empezando por pedir responsabilidades.

Espero que todo esto nos haga reflexionar, y no he dicho nada que no sepamos, pero nos invite a luchar por las cosas en las que creemos.

2 COMENTARIOS

  1. cuanta verdad. Efectivamente los ciudadanos NO tenemos memoria.
    Lo peor de todo es que nuestro pueblo al igual que España se ha polarizado
    en los 2 grandes partidos por lo que un cambio a corto plazo parece difícil.
    Pero como nada es imposible, espero que los noveldenses reflexionen y
    abran los ojos a tanto despropósito de los actuales gobernantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí