La Polaroid mágica | Guion para una hipnosis de refuerzo del ego o un cortometraje de misterio

Artículo de opinión de José Fernando Martínez, «Charly».

Ahora que estás relajado y en trance, deja que mi voz te guíe por una aventura fantástica. Métete en tu mente inconsciente y permite que ella te guíe, ayude y proteja. Toda tu atención está ahora con mi voz, mis palabras y tu imaginación.

Estás sentado en un sillón de terciopelo verde muy desgastado por las horas de lectura que te gusta disfrutar junto a una ventana que le da luz a tus libros. El momento es perfecto para soñar despierto; una leve llovizna desfigura el verde paisaje que tanto te acompaña en tus soledades. Te rodea la librería de cerezo que has llenado con tus otras vidas, tus lecturas, y las promesas de otros prometedores títulos que te falta por leer. A estos grandes amigos encuadernados les acompañan muchas de las cámaras fotográficas que captaron los mejores momentos de tu vida. Al fijarte en algunas de ellas redescubres una vieja Polaroid que compraste en un mercadillo de Sheffield hace varias décadas. Todavía está cargada y sus fotos han caducado. No importa, sabes que todavía saldrá algo de ellas. Cierras el libro que habías empezado a leer, dejando un lápiz atrapado entre las páginas que has abandonado, y coges la vieja Polaroid. De nuevo te vuelves a sentar en ese sillón que para ti siempre fue una máquina del tiempo imaginaria e “imaginante”.

Sorprendentemente, al dejarla sobre la mesa, comienza a expulsar una foto. Llevaba años esperando a salir. Poco a poco comienza a aparecer una imagen. Parece extraña al principio, pero pronto te resulta familiar. Es una instantánea que se tomó un día que fuiste muy feliz hace años. Yo no quiero saber qué hay en ella, pero tú lo sabes perfectamente y sientes que todo tu cuerpo se estremece al revivir ese momento y tu mente inconsciente baila de alegría. La coges, la miras de cerca, su reflejo en tu cara ilumina una sonrisa que sientes como el repentino deshielo de un lago congelado. Una corriente vibrante y cálida recorre tu cuerpo de los pies a la cabeza en forma de vaivén.

Ahora quiero que guardes esa imagen, échale el ancla, en tu mente inconsciente; y sabes que siempre que te frotes el índice y el pulgar, aparecerá ante ti para proporcionarte alegría.

La Polaroid se ha vuelto a poner en marcha y ha escupido otra foto. Lentamente aparece una imagen muy extraña. No reconoces bien los referentes. Tan solo te reconoces a ti mismo en un ambiente desconocido. Se trata de una foto del futuro, de tu futuro, ya sabes que es una Polaroid mágica. Tu aspecto es exacto al que te gustaría tener ahora y estás realizando algo que siempre soñaste conseguir.  De nuevo te invade una gran dicha. Entonces la cámara expulsa otra foto en la que estás sentado frente a una ventana llena de gotas de agua y rodeado de los libros de tu vida.  Y sientes que es ahora donde toda esa felicidad confluye.  Déjate inundar por ella. Guarda esta preciosa metáfora en tu mente inconsciente para que trabaje por ti mientas duermes, trabajas o amas a alguien.

Cuando cuente hasta seis abrirás los ojos, te sentirás muy relajada. Hoy vas a tener un gran día, y en los venideros siempre podrás controlar el estrés, o aumentar tu bienestar, con solo frotar tu índice y pulgar.

Otras noticias de interés

3 COMENTARIOS

  1. Mi primer viaje, después de mucho tiempo. Increíbles palabras, has conseguido que personalice mi polaroid mágica.

  2. Por un momento me he sentido entre las líneas de Cortázar. Siempre he tenido claro que en mi zona de lectura habría un sillón de terciopelo verde… pero ahora también una Polaroid mágica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,640FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
2,970SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES