Carlos Mazón for president

Artículo de opinión de Jesús Navarro Alberola

Las generalizaciones son odiosas, pero ¡sientan tan bien…! Si compramos un mueble en cierta multinacional sueca y nos sale rana, porque nos sobran tornillos o nos faltan tablones, diremos a los cuatro vientos que jamás volveremos a pisar ningún local de esos en la vida. Si un taxista madrileño nos da tres vueltas de más para llevarnos al hotel es que todos los taxistas de Madrid (o del mundo) son unos estafadores. Si el segundo fontanero que llamamos para que nos arregle la fuga se da la vuelta sin encontrar el motivo ni solucionar el problema es que los fontaneros son unos incompetentes. Y así hasta el infinito. De igual forma, en política hacemos lo mismo. Pero con una excepción: los nuestros son los mejores y los contrarios, los peores; hagan lo que hagan unos y otros. Y entonces llega alguien como Carlos Mazón y nos rompe los esquemas.

            Criticar a todos los políticos porque sí no tiene sentido, aunque hay que reconocer que es una costumbre tan nuestra como el vermú de media mañana, las paellas del domingo o las siestas viendo el Tour. Pero políticos buenos y malos hay en todas partes. Fíjense en cómo algunos países que siempre ponemos como ejemplo de férrea firmeza o trabajo sólido, y estoy pensando en Alemania, de la noche a la mañana han pasado a liderar el triste ranking de muertes por coronavirus. Esto demuestra que las severas críticas diarias a nuestros políticos, por la gestión del Coronavirus, están de más. Y es que nadie está a salvo frente a una pandemia de este tipo, sobrevenida en todo el mundo como un tsunami; solo queda confiar en que quienes lleven el timón sepan algo de cartografía.

            Y a mí, Carlos Mazón, el actual presidente de la Diputación de Alicante, me da esa confianza. Tuve la suerte de conocerlo hace unos años y he entablado una estrecha amistad con alguien que está justo enfrente de mis ideas políticas, algo que no pasa a menudo. “Por tu culpa, voy a votar, por primera vez, al Partido Popular”, “¡le repito constantemente”!. Porque yo, que me pilló la Transición en esos años efervescentes de la juventud, soy socialista, pero siempre me he maravillado de esos hombres que supieron dejar atrás odios y rencores no tan lejanos para unirse y construir un futuro digno para España. Carlos me recuerda a esas personas y a esa época, cuando la política era una devoción antes que una profesión, pero en la figura de alguien preparado, joven y que está tambaleando los cimientos de aquellos que solo saben lanzar dardos con los ojos vendados.

            Tiene la habilidad para enfocar los problemas desde un punto de vista empresarial y moderno, lo que en muchas ocasiones choca con su propia ideología, pero no le importa: consigue exponer su postura con tal firmeza que convence a propios y extraños. Y, lo más importante, pone en acción sus ideas. Ya lo hizo en la Cámara de Comercio de Alicante y lo está haciendo en la Diputación, acercándose a quienes son sus adversarios políticos, como Ximo Puig, que también tiene, por cierto, esa misma limpieza y honestidad en la mirada, o incluso a aquellos que quedan en los extremos del arco parlamentario, como Mónica Oltra o VOX. ¡Con decir que hasta en el PP asumen con la boca pequeña que su padrino político venga de Benidorm y tenga un apellido que empieza por Z! Lo mejor es que Carlos no oculta su pasado, como tampoco esconde que quiso ser cantante profesional, con un estilo entre Julio Iglesias y Perales (aunque esto siempre lo negará). Y esa cercanía, esa sinceridad y apertura también deja al traspiés a quienes se atreven a criticarlo.

            Por ello, creo que es imposible pensar que su techo sea solo la Diputación. Diga lo que diga Carlos tanto en público como en privado, es solo cuestión de tiempo. Lo principal es que no tiene prisa, ya que tiene mucho tiempo por delante. Será lo que quiera ser. Y espero, por nuestro bien, que sea así. Lo único que le falta para ser un líder completo son enemigos y todos sabemos que el nivel de una persona se mide por la importancia de los que quieren ponerte palos en las ruedas. Quizá, a raíz de este artículo asomen algunos. Espero, amigo, que no me lo tengas en cuenta.

            En el mundo empresarial, un padre inteligente analiza primero a quién le cede las riendas de la empresa y, por encima de derechos de herencia, piensa en lo que beneficiará a la mayoría. El hereu o, en este caso, la hereu, no es siempre el más adecuado y todos conocemos negocios que se han ido al traste por elegir un futuro inadecuado. En la política debería pasar lo mismo. Tomen nota en la calle Génova.

            Carlos Mazón ha demostrado su valía en estos últimos años, pero aún tiene mucho camino por recorrer. Puede que, incluso, el cap i casal sea solo una transición para algo más grande, como dice nuestro himno, «ofrendar nuevas glorias». El título de este artículo, no especifica de qué será presidente. Ahí lo dejo.

Otras noticias de interés

6 COMENTARIOS

  1. No se si yo votaría a esa persona que tanto y con tanto fervor admiras, en este caso Carlos Monzón. Lo que si tengo claro es que a pesar de estar en otro pensamiento político que comparto contigo desde siempre, no es o no debe parecernos extraño compartir algunos pensamientos o actitudes para bien que nos trasmite esa persona en la que confiamos a pesar de transitar por espacios políticos diferentes.
    Te escribo esta reflexión porque alguien ayer interpretó tu artículo y me llamó poco mas o menos extrañado para decirme que lo leyera y que nuestro Jesús Navarro al que tanto hemos respetado se acababa de cambiar de acera política, que tampoco tendría que ser un hecho ni mucho menos irreparable.
    Yo lo que he entendido es que hay para cada uno de nosotros personas con las que podemos confiar y confiamos por una relación cercana que está afianzada por un mucho de confianza y seguramente de mutua admiración.
    En cualquier caso espero y a pesar de postularte como valedor de Carlos Monzón, que sigas ocupando un lugar en el espacio político que siempre hemos compartido y que por lo menos para mi sigue siendo importante a pesar de las cosas que tenemos que soportar de nuestros actuales representantes.
    Bien por ti al poner la amistad como un bien preciado y defender a las personas con las que confías y te aportan cosas positivas sean del color que sean, y tengan los pensamientos que tengan.
    Siento tener que decirte que a pesar de todo lo que te he dicho yo nunca lo votaré y es triste porque será seguro una peresona muy válida pero sigo siendo un voto ciego de un partido con el que he compartido y comparto muchas de mis ideas y de mi actitud ante la vida.

  2. Por lo que he podido apreciar creo que calificar a Mónica Oltra como extremista y meterla en el mismo saco que la ultraderecha me resulta bastante desafortunado e indecoroso. Al respecto de todo lo demás, nada que objetar.

  3. En efecto, desafortunado e indecoroso tildar a un partido constitucionalista como de extrema derecha y dejar que Compromís se vaya de rositas conociendo el caminito que llevan. Si vamos a ser honestos, vamos a serlo de verdad, vamos a mirar con las gafas de los cristales limpios.

  4. En efecto, no es necesario tildar de nada a la extrema derecha porque ellos mismos se retratan solos. Se me ocurren muchas cosas, pero constitucionalistas seguro que no porque quieren ilegalizar partidos políticos, ¿a eso le llama usted democracia? Si vamos a ser honestos, hay que llamar a las cosas por su nombre.

  5. Es solo una opinión sobre las características que uno ve de verdad en un amigo . Que da la casualidad que es del PP y que después de años de amistad es presidente de la diputación, y además pone en práctica lo que dice . Hoy mismo ha firmado los presupuestos con el acuerdo de Compromís . Lo cual habla por si solo . Y por eso me decidí a escribir y hacer público mi apoyo a personas de este carácter tan dialogante , en un momento de crispación,donde ocurre de todo , menos diálogo y consenso .
    Yo sigo siendo socialista y lo seré hasta la muerte y más allá …. porque lo siento dentro de mi . Y así actuó en mi vida o intento actuar cada día como un socialista .
    Lo de Los extremos de vox es clarísimo y es posible que Monica no , pero su partido Si esta si no extremo , si ladeado bastante .
    Respeto todas las opiniones por supuesto y las agradezco , señal de interés . Sean críticas buenas o malas . Muchas gracias.

  6. No lo conozco personalmente pero he leído y oído hablar bien de él, de su talante negociador y de trabajarse los consensos. Ya era necesario que el partido popular suelte el lastre de todos aquellos antepasados que lo llevaron a una situación muy comprometida. El actual presidente de la Diputación parece que quiere y puede reconducir por el camino de la transparencia y la honestidad a su partido. Por otro lado, como dice Jesús, ha demostrado ser una persona dialogante y de consenso al que le auguro un futuro de grandes responsabilidades en política. Políticos buenos, honrados y eficaces los hay tanto en la izquierda como en la derecha.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,650SeguidoresSeguir
3,100SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES