‘De la mano de mi madre’. Artículo de Opinión de Francisco Penalva Aracil

Tribuna de Opinión de Francisco Penalva Aracil

Es una tarde de invierno y hace mucho frío, mi madre me lleva de la mano a la casa de mis abuelos paternos donde nací, en la otra mano sujeta una bolsa, que seguro que llevaría en su interior mi merienda de pan con chocolate, ovillos de lana y boliños para hacerme un jersey, le gustaba mucho hacerlos así como calcetines. Lleva abrigo y bufanda negros, va de luto porque hacía poco había fallecido la suya que tantas veces la llevo de la mano. Yo tengo cinco años y también llevo abrigo, pantalones cortos y el pelo muy negro como siempre muy bien peinado por ella. Mis zapatos blancos de charol recién limpiados que estarán llenos de barro, por pisar los carriles que dejan las ruedas del carro del vecino Alfredo, que lo entra por el mismo sitio llevado por una mula. Mi madre una mujer muy guapa, como todas las madres, sonríe quizá por el frío.  ¡ Pero eramos tan jóvenes ¡ .

Este gran caserón  cuya estancia principal era un comedor alicatado con azulejos sevillanos, tenía un patio con una jaula gigante llena de pájaros de colores que se pasaban el día cantado, siempre estaba lleno de gente; eran hermanos y familiares de los abuelos que ellos muy generosos los mantenían: La tía Esperanza hermana de mi abuela, encargada de dirigir las tareas del hogar, cuando terminaba el trabajo se sentaba en el cuarto de estar junto a la ventana, a hacer randa. Maria la cocinera, siempre alegre y gastando bromas. El mudo que gesticulaba exageradamente y hacía travesuras; como la de soltar en medio de la iglesia un pañuelo con avispas. O decir con gestos de miedo que se estaba quemando algo, haciendo correr a la gente y luego se reía del engaño. El “orelleta”, le llamaban así porque tenía una oreja mas pequeña que la otra, un trozo de pan. Manolito el manco, un viajante andaluz de la empresa, que cuando volvía de vender especias por su tierra se quedaba con nosotros a pasar unos días, y nos enseñaba a los niños el muñón de su brazo izquierdo, contándonos que de pequeño se chupaba tanto el dedo que un día al despertarse, noto que el brazo le había llegado al codo, entre las risas de todos.

Aparte de  visitas que venían a merendar, pues la abuela casi todos los días hacía madalenas, rollitos de anís y otras pastas.

Los productos del Porche del abuelo se elaboraban en la parte de arriba. Allí las trabajadoras sentadas alrededor de unas largas mesas, entre otras tareas llenaban y doblaban las carteritas de condimento y azafrán, las contaban y empaquetaban en cajas de cartón. Y llenaban los botes de comino, pimienta, canela…, Eran jóvenes y siempre estaban cantando canciones folklóricas de aquellos tiempos. De Juanita Reina, Lolita Sevilla, La Piquer; cuyas letras hablaban de amores imposibles o despechados.

Algún domingo que otro íbamos todos a la Horna, una finca familiar donde pasemos tantos veranos. Las chicas se preparaban para la ocasión con ropa alegre y lazos en el pelo de papel de seda de colores, y labios y mejillas pintados de rojo. Durante el camino saludábamos a todos con gritos y sonrisas.

Una vez allí, jugábamos al escondite y al corro en la era, y después recogíamos leña para hacer el arroz con conejo y caracoles. Al cabo de una larga jornada de diversión, volvíamos al pueblo rendidos pero felices.

En las noches de invierno en aquella casa donde nací que siempre tendré en mi memoria, se encendían troncos en la cocina baja, y al formarse las brazas se asaba carne y verduras para la cena, contando después historietas, anécdotas y  chistes.

Todo fue idílico en aquel lugar tan especial y mágico hasta que murió el abuelo. Al cabo de unos días de su fallecimiento la convivencia entre todos cambio, y cada rincón de la casa ya no era el mismo. La familia vestía de luto riguroso.

El dolor y la desolación por aquella perdida fue irreparable.

                                           Firmado; P&A

Otras noticias de interés

7,727FansMe gusta
2,647SeguidoresSeguir
2,764SeguidoresSeguir
4,500SuscriptoresSuscribirte

últimas noticias

COMENTARIOS RECIENTES