A partir de esta madrugada podrás disfrutar de las «Lágrimas de San Lorenzo»,

La lluvia de estrellas fugaces conocidas como Perseidas, tendrá su pico de visibilidad en la madrugada del 12 al 13 de agosto.

 

Las «Perseidas» o como se conocen en España como «Lágrimas de San Lorenzo», es una lluvia de meteoritos de actividad alta (100 meteoros/hora). Tiene lugar cada año entre el 16 de julio y el 24 de agosto, alcanzando este año el máximo de intensidad durante las noches del 11, 12 y 13 de agosto.

Estos fragmentos provienen de pequeñas partículas de polvo desprendidas por los cometas a lo largo de sus órbitas alrededor del Sol. La corriente de partículas, también llamada cola del comenta, se dispersa y cada año es atravesada por la Tierra. A mediados del mes de agosto nuestro planeta cruza la órbita del cometa Swift-Tuttle, que es el responsable de las Lágrimas de San Lorenzo. Este cometa tiene un período de 133 años, y la última vez que pasó fue en 1992 y no volverá a pasar por nuestra órbita hasta el 12 de Julio de 2126. Los «restos rocoso»” que deja a su paso, se distribuyen sobre una órbita elíptica alrededor del Sol y es lo que nosotros vemos.

Los fragmentos se iluminan al incendiarse cuando entran en contacto con la atmósfera y son realmente pequeños, pueden variar del tamaño de un grano de arena al de una canica. Los de mayor tamaño son los que más luminosidad ofrecen. En algunas ocasiones la estela que dejan en el cielo puede permanecer un par de segundos.

Las perseidas reciben este nombre porque su aparente lugar de procedencia se encuentra en la constelación de Perseo. Según la mitología griega, este héroe era hijo del dios Zeus, que bajó del Olimpo en forma de lluvia de oro para poseer a la bella Dánae. Las perseidas ya aparecen registradas en los anales chinos desde hace 2.000 años y en la Edad Media se las conocía en Europa como las lágrimas de San Lorenzo, un mártir que, según la tradición, fue quemado vivo en el siglo III y cuya festividad se celebra el 10 de agosto.

A diferencia de otros fenómenos astronómicos, los meteoros se ven mucho mejor a simple vista. No es necesario el uso de telescopios o binoculares.

Para observar la lluvia de estrellas más popular, y también la más fácilmente observable de las que tienen lugar a lo largo del año, solo es necesario alejarse tanto como sea posible de las luces de las grandes ciudades, que ahogan el brillo del cielo, e intentar estar en un lugar claro y despejado sin edificios, árboles o montañas a la vista. También hay que mirar en dirección noreste (en la dirección opuesta de la posición de la Luna para tener más oscuridad), por encima del Ecuador. Este año el periodo de actividad máxima se producirá entre las cuatro de la mañana y las cinco de la tarde (hora peninsular) del martes 13 de agosto, cuando se calcula que habrá entre 80 y 200 meteoros por hora. Por ello, la mejor noche para la observación debería ser la del 12 al 13 de agosto. Eso sí, la Luna, que estará en fase creciente y ya muy luminosa (el jueves 15 habrá luna llena), dificultará la observación. Uno de los consejos para apreciar mejor las perseidas es, si se tiene paciencia y no se tiene sueño, esperar a que la Luna se oculte (ese día sobre 5.00) y aprovechar el breve periodo de tiempo hasta el comienzo del amanecer.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí