El fútbol no descansa en verano

Para quienes aman el fútbol, la palabra descanso se hace complicada de entender. Ni la época veraniega parece ser de total asueto. Para comprobar esto, no hace falta atender solo al fútbol profesional, aquí en Novelda también lo podemos ver en las instalaciones deportivas, pues, aunque no se puede jugar cuando el sol está en su máximo apogeo, por razones climatológicas obvias, sí que podemos ver las características pachangas cuando cae el sol o la pretemporada de nuestro Novelda.

 

Momento de comenzar otras actividades, pero también relacionadas con el fútbol

 

  • Apuestas deportivas
  • Campus deportivos

 

Apuestas deportivas

Todos sabemos que, si nos remitimos a las pretemporadas de los equipos profesionales o incluso amateurs, normalmente comienzan en el mes de julio. Esto hace que también mucha gente, sin jugar al deporte rey, pueda disfrutar de actividades relacionadas. Las apuestas deportivas legalizadas en España permiten disfrutar de buenos momentos apostando en otras ligas de otros países, una vez terminada la española o también a los numerosos campeonatos internacionales de selecciones, bien sea absolutas o de categorías inferiores. 

Incluso en el mes de julio ya podemos apostar por amistosos de nuestros equipos del alma, pues es el mes en el que como decimos empiezan las pretemporadas.

Campus deportivos

En los últimos años también hemos visto como proliferan los campus deportivos o torneos, donde se puede jugar al fútbol y otros deportes, a la vez que se aprende algo más y los jóvenes pasan buenos ratos con sus compañeros de campus. Muchas veces estos campus también son organizados por equipos profesionales o incluso por jugadores reconocidos que también se quitan el “mono” de fútbol enseñando a las nuevas generaciones.

¿Es necesario descansar del fútbol?

Las opciones que os hemos dado son realmente útiles para pasarlo bien y aprender, estando en cercana relación con el fútbol, pero si es cierto que, en algunos casos, sí que viene bien un descanso. Hablamos no solo de los profesionales que están toda la temporada jugando y sometidos a presión, también de los que juegan en otras categorías no profesionales y que sin duda les viene bien descansar algunas semanas.

Igualmente, debemos acordarnos de los padres y madres, entrenadores, directivos y todas las personas que durante el año viven pendientes del fútbol, tanto de competición como del meramente formativo.

Un caso más concreto: los niños

Cuando se habla con los entrenadores de categorías inferiores, sí que todos ellos acostumbran a coincidir en que, por lo menos, durante tres semanas, merece la pena que el niño vaya abandonando la rutina del fútbol.

Hablamos de que, sin dejar de hacer deporte, para mantenerse activo, merece la pena practicar otra clase de disciplina, aunque sea de forma lúdica, algo que en verano no suele ser difícil. Las alternativas son muchas, desde deportes acuáticos, senderismo, jugar a deportes como el tenis o el pádel, etc.

No hay que olvidarse de un deporte tan beneficioso como es la natación, que es de los más completos que hay, por lo que es un clásico en las recomendaciones de los preparadores físicos, hasta para la recuperación de multitud de lesiones. Estando en verano, las opciones son muchas, aunque no tengamos la playa cerca, se puede ir a la piscina, los ríos (tenemos muchos en la región) y así pueden pasar un buen rato, nadando, buceando y pasando estos días de tanto calor haciendo deporte, además de aprovechar la ocasión para refrescarse.

Aunque agosto es un mes referente cuando se habla de vacaciones de verano, han aumentado los que eligen alternar este periodo de asueto entre los meses de julio y septiembre, en los que las aglomeraciones de público no son tan altas. Lo mismo que todos precisamos de un descanso en nuestro día a día para cargar nuestras “pilas”, los chicos y sus entrenadores también precisan de ello.

Estamos pues ante un periodo donde merece la pena que todos continuemos haciendo ejercicio, el que queramos, pero sin la necesidad, equipos profesionales aparte, de tener que jugar al fútbol de forma obligada y por sistema.

El verano, aunque el fútbol no descanse tampoco en estos meses, si que vale para pasar más tiempo con amigos y familiares, de forma que cuando volvamos el 1 de septiembre, seguro que vamos a tener las baterías bien recargadas para un futuro que seguro que será incluso más apasionante que la temporada pasada.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí