Paco Serra y Pedro Mora participan en la edición de una guía sobre el “Camino de la Lana”

Este camino comienza en Alicante y enlaza con el camino Francés en Burgos. Una guía muy necesaria y completa sobre qué ver, cómo llegar y cómo completar esta experiencia única que es hacer el Camino de Santiago en cualquiera de sus vertientes.

El Camino de Santiago es, quizás, una de esas cosas que todos tenemos en nuestra lista de «pendientes». Una experiencia enriquecedora espiritualmente que cada año atrae a más adeptos y que supone una grandísima fuente de ingresos para Santiago de Compostela y otras muchas ciudades por las que pasa.

En realidad, «el camino empieza en la puerta de nuestra casa», explicaba Paco Serra, uno de los grandes conocedores del Camino de Santiago junto a su compañero Pedro Mora, con quien ha participado en la confección de la guía del «Camino de la Lana». Este camino poco conocido parte de Alicante y llega hasta Burgos, donde enlaza con el tradicional Camino Francés.

«Tiene un encanto especial, y a lo largo de todo el camino podremos encontrar mucho románico y unos paisajes preciosos», explicaban los dos expertos, que ya lo han realizado varias veces. Además, «conserva la esencia del camino, la amabilidad de sus vecinos y la poca masificación de peregrinos».

En realidad, este camino se basa en la descripción que hizo en su día el cartero real valenciano Pedro Juan Villuga en un pequeño libro de postas. «Esta descripción nos ha servido para componer esta guía», apuntaban. Una guía que cuenta con el patrocinio de la diputación de Albacete y la colaboración de las asociaciones de amigos del Camino de Santiago de Guadalajara, Albacete, Caudete y Novelda.

En ella podemos encontrar marcadas a la perfección cada una de las etapas, con el lugar de partida y de llegada, además de un mapa holográfico, la cantidad de kilómetros que separan cada punto y consejos sobre alojamiento y monumentos que visitar en cada lugar.

«Creo que, a pesar de las nuevas tecnologías, la mayoría de peregrinos siguen prefiriendo una guía física», explicaba Paco Serra, ya que «con ella te aseguras de que no hayan problemas por falta de cobertura o de batería». Pero toda esta información «se completa con hospitalero», añadían. Y es que una parte importante del Camino de Santiago es el lugar donde alojarse. En Novelda, aunque mucha gente no lo sepa, hay un albergue de peregrinos, que se encuentra en la Avenida de la Constitución, 96. Allí, Pedro Mora se encarga de dar la bienvenida a los peregrinos que llegan de todas partes del mundo. «Hemos hospedado a gente de Australia, Rusia, Italia y gran parte de Europa», comentaba. La realidad es que contabilizan alrededor de 60 peregrinos anualmente, una cifra importante teniendo en cuenta que este camino no es, ni de lejos, de los más conocidos. Pero su trabajo va más allá de hospedarlos, ya que «me encanta compartir con ellos todo lo que sé. Se trata de darles lo que antes me han dado a mí», señalaba Mora.

El «Camino de la Lana» se puede hacer en unos 40 días, pero tanto Serra como Mora aconsejan hacerlo en diferentes etapas y en diferentes veces, ya que «sabemos que es muy difícil contar con tantos días de vacaciones que nos permitan hacerlo». De todas formas, «esta es una forma muy buena también de completarlo y de disfrutarlo».

Lo que sí está claro es que «cada camino es diferente», pero la verdad es que «el camino es el mismo, pero el que cambia eres tú», explicaban orgullosos los dos expertos en el Camino de Santiago. Lo mejor, aseguran, es «cuando lo terminas y te encuentras a alguien que has dejado atrás». «Esos abrazos no tienen precio», terminaban.

La guía se puede adquirir por 10 euros en la calle Mayor, 14, pero también ofrecen la posibilidad de enviarla por correo postal, añadiendo 5 euros al precio. Las ventas a Europa se incrementan en 13 euros más.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí